Amantes de la Realeza

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por Hispanoaustriaco el Sáb Abr 04, 2009 7:00 pm

Descendencia de Alfonso XII y Elena Sanz.

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/04/04/espana/1238846011.html

Mª Luisa Sanz de Limantour: 'Soy una Borbón. Que me lo reconozcan'


LA OTRA CRONICA


PRIMER PLANO / MARIA LUISA SANZ DE LIMANTOUR

SOLO RECLAMA PODER APELLIDARSE BORBON

María Luisa vive en Marbella. Se declara gran admiradora de su «sobrino» el Rey. A sus 83 años, ayudada por el abogado García-Montes, reclama el apellido de su abuelo biológico, Alfonso XII

CONSUELO FONT

A finales del año 2006, el famoso letrado Marcos García-Montes recibió una misteriosa llamada telefónica. Se trataba de una mujer con marcado acento francés: «Necesito que hablemos. Es un asunto muy confidencial. Sé que usted puede ayudarme». Pocos días después se presentó en su despacho con dos de sus hijos, Lesli y Patricia. La dama en cuestión era una mujer octogenaria de pelo canoso y grandes ojos azules, parisina de nacimiento, que respondía al nombre de María Luisa Sanz de Limantour. Residente en Marbella y viuda del que fue embajador chileno Alberto Wittik, hubiera podido pasar por otra jubilada de lujo. Sin embargo, su empaque delataba un inequívoco origen aristocrático. Algo que constató el propio letrado cuando la dama le mostró un ejemplar de Crónica de septiembre de 2006, donde se publicaba un amplio reportaje sobre ella: tenía sentado ante él nada menos que a la única nieta viva del rey Alfonso XII.
Aquel monarca que pasó a los anales por su apasionado y trágico amor de juventud con su prima Mercedes. El soberano que, por razones de Estado, se vio obligado a contraer segundas nupcias con María Cristina de Austria, madre de Alfonso XIII.

SU SEGUNDO GRAN AMOR

Pero faltaba un importante eslabón en la dramática historia de este rey: su relación con una afamada cantante de ópera, Elena Sanz, su otro gran amor, posterior a Mercedes, fruto de la cual nacieron dos hijos varones, Alfonso, en 1880, y Fernando, en 1881, a los que las leyes vigentes en esa época privaron de su derecho al apellido Borbón, y de su reconocimiento como hijos de rey.

Según indica García-Montes a La Otra Crónica: «Elena Sanz fue el verdadero amor de Alfonso XII, y contra los sentimientos de un hombre, aunque sea rey, nadie puede pelear. Fruto de ella nacieron dos hijos no sólo consentidos, sino muy deseados por el monarca. Elena fue sin duda la esposa de hecho de Alfonso XII. La amplia documentación que hemos obtenido estos dos años corrobora que fue una relación intensa, reconocida y admitida por el rey e, incluso, por su egregia madre, la reina Isabel II, quien consideraba a los dos niños sus nietos». El citado abogado subraya que su cliente no pretende beneficio personal alguno más que el de «remediar una arbitrariedad histórica».

Con toda la documentación recabada, en el despacho de García-Montes se ha comenzado ya a redactar la denominada «demanda de filiación», que se presentará en los juzgados aproximadamente en el plazo de un mes.

«María Luisa sólo reclama que la justicia le permita llevar el apellido Borbón, que es el que le pertenece, así como los derechos y dignidades protocolarias que le correspondan como nieta del rey Alfonso XII. Se trata de un tema de honestidad que nuestra Casa Real no puede ignorar, ni tampoco los tribunales. Estoy seguro de que, como en los casos del Infante Leandro de Borbón y su fallecida hermana Teresa, se hará justicia».

María Luisa Sanz se declara monárquica y gran admiradora del Rey Juan Carlos, su sobrino-nieto, con quien tuvo una cordial relación en Estoril, donde coincidió con la Familia Real en la década de los 50. «Les guardo un enorme cariño, aunque actualmente no mantenemos relación alguna. Don Juan Carlos me parece un Rey fantástico. Lo último que querría es perjudicarles. Pero he cumplido 83 años y no me gustaría morirme sin reivindicar la memoria de mi padre y su condición de hijo de rey. Soy una Borbón, que me lo reconozcan. Papá sufrió muchísimo por su madre. Esto tiene sobre todo un profundo valor como homenaje a mi padre y a mi abuela, Elena».

ISABEL II, COMPLICE

Nacida en Castellón en 1844, Elena Sanz era hija de un primo del marqués de Cabra, por lo que la familia tenía cierto barniz aristocrático. Se lanzó al estrellato con la compañía de la diva Adela Patti, llegando a compartir cartel en el Teatro Real de Madrid con el tenor Gayarre, y a actuar en la Scala de Milán y en la Opera de Viena.

En esta ciudad tuvo lugar su primer encuentro con el monarca Alfonso XII, quien contaba entonces sólo 15 años, frente a los 28 de la bella cantante. Fue la propia reina Isabel II, admiradora y amiga de Elena Sanz, quien lo auspició para intentar evitar la boda de su hijo con su prima Isabel, hija de su acérrimo enemigo el duque de Montpensier.

El futuro Alfonso XII quedó fascinado por la diva, pero eso no evitó su boda con Mercedes, con la que se casó el 23 de enero de 1878. Como es sabido, Mercedes murió de tifus seis meses después, dejando al rey en estado de desesperación.

Su consuelo llegaría algun tiempo después, cuando se estrenó en Madrid la ópera La Favorita, en la que actuaba Elena Sanz. Cuando la cantante subió al palco a cumplimentar al soberano, éste le pidió la primera cita. La diva sucumbió al amor y abandonó los escenarios.

Pero al año siguiente, en 1879, Cánovas, el jefe de gobierno que propició la restauración de Alfonso XII, le planteó la urgencia de una nueva boda para dar un heredero al Trono. El rey, consciente de sus deberes, respondió con desgana: «búsquenme ustedes la novia».

La elegida fue María Cristina de Habsburgo, sobrina del emperador austriaco, pero no muy agraciada físicamente. Con ella se casó el 28 de noviembre, sin renunciar a su amor por la cantante Elena Sanz, fruto del cual nacería dos meses después, el 28 de enero de 1880, un varón, Alfonso, padre de María Luisa Sanz de Limantour. Al año siguiente nació el segundo hijo, Fernando, que moriría sin descendientes a los 43 años.

La reina María Cristina, que estaba al tanto de todo, lanzó a Alfonso XII un ultimátum: o salía de Madrid la cantante con su «innoble prole» o ella regresaría a Austria, desatando un escándalo. Elena Sanz tuvo que afincarse en París, sobreviviendo con las 5.000 pesetas mensuales que le giraba el rey, y también con la protección de la reina Isabel II y la infanta Eulalia, hermana de Alfonso XII, a cuya casa iba los jueves con sus hijos a tomar el té.

POLEMICA DECISION

La tragedia sobrevino cuando en noviembre de 1885 el rey muere y María Cristina, convertida en regente, retira la pensión a su rival, Elena Sanz, que queda en una situación desesperada. Para sobrevivir toma una polémica decisión, que se concreta en el Acta de París, firmada en 1886, por la que entrega a Fermín Abella, intendente de la Casa Real, 110 documentos, en su mayoría cartas, que acreditan la paternidad de Alfonso XII. Ella y sus hijos se comprometían a no revelar ni reivindicar dicha paternidad y a cambio se les garantizaba una fortuna de 700.000 francos cuando los niños cumplieran la mayoría de edad.

Se encargó la custodia de estos pagarés a Prudencio Ibáñez, banquero de la Casa Real. Pero los avatares del destino castigarían una vez más a los dos hijos naturales de Alfonso XII: Elena Sanz falleció en 1898, y poco después quebró el banco Comptoir, donde estaba depositado el fondo. Cuando Alfonso y Fernando Sanz reclamaron su fortuna, no apareció ni rastro del dinero.

El primogénito, sintiéndose burlado, emprendió en 1907 un pleito contra su hermano, el rey Alfonso XIII, y la reina María Cristina, reclamando su filiación como hijo de Alfonso XII y la parte de herencia que le correspondía. Pero lo perdió. El argumento del juez del Supremo fue que «un monarca no estaba sujeto al derecho común», por lo que no se le podían reconocer hijos fuera del matrimonio.

LAS PRUEBAS

Desde ese momento, Alfonso Sanz decidió borrar su pasado, estableciéndose definitivamente en París, donde se dedicó al negocio del automóvil y se casó con una rica heredera mejicana, Guadalupe de Limantour, de cuya unión nacieron dos hijas, Elena, ya fallecida, y María Luisa, que hoy ha tomado la decisión de reivindicar sus derechos ante los tribunales como nieta del rey Alfonso XII.

¿Qué pruebas piensa aportar para demostrar sus lazos de sangre con el monarca? Según revela García-Montes: «Hemos recopilado testimonios en librerías para bibliófilos y hemerotecas, comprobando que en aquella época la relación era de dominio público. Pero lo más concluyente ha sido rescatar del archivo del Palacio Real el documento original del pleito que en 1907 entabló en el Tribunal Supremo el padre de María Luisa. Allí aparecen documentos, telegramas y cartas recibidos por Elena Sanz tanto del rey Alfonso XII como de miembros de la Casa Real, cuyas firmas y letras fueron cotejadas, que demuestran que el monarca no sólo se interesaba por sus dos hijos, sino que se encargaba de su manutención».

Algo que evidencia, por ejemplo, una de las cartas de Abella a Elena Sanz, a quien se dirige como «estimada amiga», manifestando: «se ha encontrado ya la fecha y cantidad que percibió para los gastos de los estudios de sus hijos, 250 pesetas que corresponden a este trimestre. Si quiere se le gira, o si tiene alguna persona que lo haga efectivo en la Caja de esta Intendencia en su nombre, me lo indica».

Tampoco queda duda alguna de que el Acta de París firmada en 1886 fue real. Elena Sanz entregó entonces los documentos que probaban la paternidad de Alfonso XII a la Casa Real, a cambio de asegurar el porvenir económico de los niños. El testimonio de Pedro Gauna, procurador que actúa en nombre del intendente real, lo demuestra al denunciar que el pleito «supone una pugna en vano por agregar (más dinero) a los tres millones de reales [700.000 pesetas de la época, un obrero ganaba una peseta a la semana] ya percibidos en que se fijó como definitivo precio de la correspondencia íntegra poseída por aquella artista».

Definitiva es la confesión judicial que hace la propia reina María Cristina a 18 de marzo de 1908, que textualmente dice: «[Su Majestad] sólo sabe que a los pocos días de ocurrir el fallecimiento de su marido, Nicolás Salmerón [presidente de la I República] vio a Abella para decirle que aquélla tenía unas cartas del rey Alfonso XII y estaba dispuesta a hacer uso de ellas dándolas a la publicidad y provocando un escándalo. Entonces Abella aceptó comprarlas entregando como precio de ellas tres millones de reales junto con 50.000 pesetas ( ), habiendo la declarante aprobado lo hecho por Abella».

Si no se hubiera tratado de documentos comprometedores, jamás se hubiera pagado una suma de dinero tan elevada.

LA CASA REAL, INFORMADA

Hoy, más de un siglo después, y aprobada la Constitución de 1978, que equipara a los hijos biológicos y naturales, la situación en nuestro país ha cambiado radicalmente. Hasta el punto de que en el año 2003, los tribunales reconocieron a Leandro Ruiz Moragas como hijo extramatrimonial del rey Alfonso XIII, fruto de su relación con la actriz Carmen Ruiz Moragas, reconociéndole el derecho a ostentar el apellido Borbón. Dos años después, otorgaban los mismos derechos a los hijos de su fallecida hermana Teresa, Leandro y Carmen de Burguisser, como nietos de Alfonso XIII.Ante la muerte del progenitor, los tribunales reconocieron en este caso la filiación regia a los nietos, que es también el caso de María Luisa Sanz.

Como deferencia, se han notificado a Zarzuela las pruebas que existen, así como la decisión de interponer la citada demanda.La Casa de Su Majestad no ha puesto traba alguna, limitándose a contestar que se dé «el curso legal correspondiente». Asimismo, se ha comunicado a Leandro de Borbón y a Luis Alfonso de Borbón, duque de Anjou, que tampoco han puesto objeción. Ahora falta la notificación oficial a todos los herederos vivos de Alfonso XIII y Elena Sanz, entre ellos el propio Rey Juan Carlos, el Príncipe Felipe y las Infantas, por si alguno pusiese objeciones.En caso de no haberlas, sólo quedaría el trámite de obtener el reconocimiento vía civil como nieta de Alfonso XII.

Tal como asegura García-Montes: «El proceso que se celebró en 1907 no deja duda alguna de este parentesco. Espero que no exista ningún tipo de traba. Es expreso deseo mío y de María Luisa que no tengamos que vernos obligados a una exhumación de los restos del monarca, que descansan en el pudridero del Panteón de Reyes de El Escorial, porque supondría una dolorosa afrenta a ese gran soberano que fue su abuelo».

Hispanoaustriaco
Su Alteza Serenísima
Su Alteza Serenísima

Mensajes : 421
Fecha de inscripción : 07/04/2008
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por andromeda el Sáb Abr 04, 2009 10:07 pm



Mª Luisa Sanz de Limantour

la única nieta viva de alfonso XII
avatar
andromeda
Administrador

Mensajes : 12245
Fecha de inscripción : 18/10/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por andromeda el Sáb Abr 04, 2009 10:08 pm




Elena Sanz, cantante de ópera y amante de alfonso XII ( abuela de la anterior)
avatar
andromeda
Administrador

Mensajes : 12245
Fecha de inscripción : 18/10/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por andromeda el Sáb Abr 04, 2009 10:15 pm

Conocida fue su relación con la prima donna del Teatro Real de Madrid, la contralto Elena Sanz, con la que el rey tuvo dos hijos. Esta cantante lírica, Elena Armanda Sanz Martínez de Arizala, fue una artista internacional vinculada a la Scala de Milán y a Julián Gayarre con quien estrenó muchos de sus éxitos. Pena que no pasó por la historia por sus giras y representaciones, sino por los motivos personales que se detallaron, y que la obligaron a abandonar prematuramente las tablas.

avatar
andromeda
Administrador

Mensajes : 12245
Fecha de inscripción : 18/10/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por andromeda el Sáb Abr 04, 2009 10:18 pm

A LOS NENES, UN BESO DE TU ALFONSO»


LA TORRIDA RELACION que Alfonso XII mantuvo con la cantante Elena Sanz queda perfectamente recogida en las cartas de amor que el enamorado envía a la madre de sus dos hijos naturales.

CRONICA ha tenido acceso a las cartas que guarda la nueva tía bastarda del Rey

CONSUELO FONT


Elena Sanz, cantante de ópera, y Alfonso XII se conocieron en 1878 tras el estreno de la ópera 'La Favorita'
Idolatrada Elena: siempre que puedo, bien te miro y se me van los ojos detrás de ti y tras ellos, mi corazón y mis sentidos. Mil besos de tu invariable. Alfonso».

Estas arrebatadas palabras reflejan fielmente la pasión de un hombre enamorado. Están escritas a pluma en un papel que el paso del tiempo ha amarilleado. Son un documento histórico. Porque el Alfonso que firma la carta es nada menos que el rey Alfonso XII. Y su destinataria, la cantante de ópera Elena Sanz, su gran amor en la sombra.

Forman parte del tesoro particular que guarda María Luisa Sanz de Limantour. La dama francesa de 81 años, afincada en Marbella, que la semana pasada reveló en CRONICA su identidad de nieta de Alfonso XII. Su padre, Alfonso Sanz, según afirma, fue uno de los dos hijos que nacieron de los amores de este monarca y Elena Sanz. María Luisa subraya el sacrificio que hizo su abuela por el amor del rey. «Lo dejó todo: su carrera, el éxito y la fortuna que empezaba a ganar con el bel canto. ¿Puede haber mayor prueba de amor? Pienso que el rey también estaba enamorado. Fue la mujer con la que mantuvo una relación más larga, y la primera que le dio un hijo».

En un maletín bajo llave, María Luisa guarda celosamente las únicas cartas que se conservan de esta historia de amor. Misivas que muestran a un Alfonso XII entregado a la bella cantante, a quien se dirige como «mi adorada» o «mi idolatrada o Elena». A veces se muestra ardiente: «Te hubiera comido a besos y me pusiste Dios sabe cómo». Otras, impaciente: «Cada minuto te quiero más y deseo verte». Pero también, llano y castizo cuando denomina «la guita» al dinero. En todo caso, las cartas demuestran que dentro de su armazón de rey se escondía un hombre tierno y, probablemente, enamorado.

Elena Sanz Martínez de Arrizala nació en Castellón en 1844. Su padre era primo del marqués de Cabra, por lo que, aunque sin fortuna, tenía cierta pátina aristocrática. Con 10 años ingresó en el madrileño colegio de las Niñas de Leganés, donde aprendió canto, llegando sus dotes a oídos de la reina Isabel II, madre de Alfonso XII, que se convertiría en su más rendida admiradora. Tras estudiar en el Real Conservatorio, entró en la compañía de la diva Adelina Patti, con la que cosechó éxitos por todo el mundo. María Luisa afirma: «Mi abuela fue una gran estrella: actuó en el Teatro Real de Madrid con el tenor Gayarre, en Suramérica tuvo enorme éxito, y llegó a cantar en la Scala de Milán y la ópera de Viena».

En la capital austriaca tuvo lugar su primer encuentro con el futuro Alfonso XII, en 1872. Éste contaba 15 años, y la cantante era una mujer de 28. La cita fue auspiciada por Isabel II -exiliada en París tras ser destronada por la Revolución de 1868- que le pidió: «Visita a mi hijo, que estudia en el colegio Teresiano». Alfonso quedó extasiado ante la diva, como reflejó Pérez Galdós en sus Episodios Nacionales. «Vestida con suprema elegancia, la belleza de la insigne española produjo en la turbamulta de muchachos una especie de estupor».

Parece que la soberana empujo a su hijo a los brazos de Elena para evitar que se casara con su prima Mercedes, hija de la Infanta Luisa Fernanda, con cuyo padre, el traidor duque de Montpensier, había hecho un pacto. De nada valió la treta a la reina. Elena Sanz se fue de gira por Suramérica, de donde regresó madre de un varón de padre, éste sí, desconocido. María Luisa lo confirma: «Sí, es cierto, tío Jorge, era el hermano mayor de mi padre». Y Alfonso cayó rendido ante su prima Mercedes al conocerla. Se casó con ella en la madrileña basílica de Atocha el 23 de enero de 1878, siendo ya rey. Pero Mercedes murió seis meses después de la boda. Alfonso XII se sumió en tal desesperación, que sus allegados temieron que cometiera una locura.

Su consuelo llegó gracias al estreno de la ópera La Favorita en el madrileño Teatro Real, en la que actuaba Elena Sanz. Cuando subió al palco a cumplimentar al monarca, renació la fascinación de éste. Alfonso XII se convirtió en su fiel seguidor, como atestigua otra de las cartas, donde dice: «Idolatrada Elena: mucho gusto he tenido en verte todos los días en estas funciones».

¿Echó de nuevo Isabel II a Elena Sanz en brazos de su hijo? María Luisa así lo atestigua. «Alfonso estaba desolado y a la reina le alegró que recuperara la ilusión. Ahora, no sé si hubiera llegado a apoyar una boda entre ambos, en aquel tiempo los reyes se casaban con miembros de familias reales».

Elena Sanz acabó sucumbiendo al amor del rey, abandonando los escenarios. Alfonso XII, loco de pasión, aprovechaba cualquier resquicio para ver a su amante, como demuestran sus cartas. «Amor mío, mañana miércoles 15, a las 11 menos cuarto, espero estar en tus brazos». Hay una escrita en el soporte de una foto, donde aparece el sello P. M. Hebert. Fotógrafo de SSMM. En ella de despide «hasta el próximo día que cacemos en furtivo, amor mío». La foto, donde aparece un inédito Alfonso XII con atuendo de caza, preside hoy el salón de la vivienda de María Luisa.

Al año siguiente, en 1879, sobre la pareja planean las primeras sombras. Cánovas, jefe de Gobierno que propició la Restauración, plantea al Rey la urgencia de una nueva boda para dar un heredero. Consciente de sus deberes, Alfonso XII accede a su pesar. «Me casaré si me buscan ustedes novia». La elegida fue María Cristina de Habsburgo, sobrina del emperador de Austria, inteligente, pero poco agraciada. Se casaron en Madrid ese 28 de noviembre, mientras su romance con Elena Sanz seguía viento en popa. Dos meses después, el 28 de enero de 1880, la cantante dio a luz un niño, al que puso Alfonso. Era el padre de nuestra protagonista, María Luisa.

LA SEÑORITA «X»

Aunque nació en París, fue un secreto a voces, del que la prensa se hizo eco. El diario La Publicidad informó. «Hace unos días, la señorita X dio a luz en París un niño. Se asegura que el acta de nacimiento, hecha en presencia de un embajador, se ha redactado de forma que el recién nacido sería llamado a recoger la sucesión al trono». Cierta o no la noticia, María Luisa asegura: «Había gente que al ver a mi padre, que era entonces un niño muy pequeño, gritaba ¡Viva el Rey!».

La reina María Cristina no lograba alumbrar un varón. Tuvo dos niñas seguidas, las infantas Mercedes y Teresa. Alfonso XII, decepcionado, vivía en una encrucijada: por una parte, su amor por Elena y el ansiado varón, que no podía subir al trono. Por otra, su deber como rey. Una compleja situación que se refleja en sus escritos. «Adorada Elena: perdón si anoche te hice tanto sufrir. Varias veces me desperté pensando en ti y lleno de remordimientos».

Después de tener a Alfonso, la cantante regresó a Madrid, donde en febrero de 1881 nació su segundo vástago. Otro varón, Fernando, para desgracia de María Cristina. En plena lactancia del bebé, la reina lanzó un ultimátum: o salía de Madrid la cantante con su innoble prole o ella regresaría a Austria. Elena Sanz tuvo que afincarse en París con sus hijos, sobreviviendo con las 5.000 pesetas mensuales que le mandaba el rey. No siempre puntual. «Querida Elena: hasta hoy no te he podido remitir lo que va adjunto porque cerré el mes con deudas y sin un cuarto», se excusaba en una carta.

Dicen que la pasión del monarca perdió fuelle con la distancia. O quizá por la tuberculosis, que acabó con su vida el 25 de noviembre de 1885 con 28 años. María Cristina, embarazada del futuro Alfonso XIII, se convirtió en regente y retiró la pensión a Elena Sanz. Para sobrevivir tomó una difícil decisión: en el Acta de París, firmada en 1866, entregó a un representante de la Casa Real 110 documentos, en su mayoría cartas, que acreditaban la paternidad de Alfonso XII. A cambio se garantizó a sus hijos 31.000 francos en un depósito de deuda exterior, que podían retirar en su mayoría de edad, convertidos en 700.000. De su custodia se encargó Prudencio Ibáñez, banquero de la familia real.

Sin embargo, tras morir Elena Sanz en 1898, el banco que custodiaba los títulos quebró. Cuando los hermanos reclamaron su fortuna, no había nada. Según María Luisa, «la reina y ese banquero Ibáñez les quitaron todo. Lo malo es que mi abuela firmó documentos donde quedaba despojada de todo, incluso del título de conde de Valencia que Alfonso XII concedió a mi padre».

En 1907, Alfonso Sanz, padre de nuestra protagonista, inició un pleito reclamando su filiación como hijo de Alfonso XII, pero lo perdió. El juez dictó que «un monarca no estaba sujeto al Derecho común». Es decir, no se le podían reconocer hijos fuera del matrimonio. A partir de ahí, decidió borrar su pasado. Fue director de Peugeot en París. Y su matrimonio con la hija de un millonario mexicano, Guadalupe de Limantour, le colocó en la órbita de la alta sociedad. Jamás quiso recordar sus orígenes. María Luisa recuerda «Mi padre sufrió mucho por su madre. Veía que la habían despreciado y engañado». También se negó a tener relación alguna con la familia real. «Salvo con Isabel II y su hija, la Infanta Eulalia, no quiso saber de nadie. Don Jaime, hermano de don Juan, quiso verle pero mi padre le daba largas». A punto estuvo de producirse un encuentro entre el rey Alfonso XIII, ya exiliado, y Alfonso Sanz. «Llamó la infanta Eulalia para decir que la cita se cancelaba. Supongo que Alfonso XIII no se atrevió a enfrentarse con mi padre».

Han pasado muchos años, y en María Luisa no han hecho mella viejos rencores. «No quiero hacer daño a la Familia Real. Sólo pido que se me reconozca quién soy, y llevar el apellido Borbón. Es mi derecho. Las cosas no son como antes». En España, la justicia reconoció por vez primera a un bastardo, Leandro de Borbón, como hijo de rey. Un portavoz de Zarzuela ha comentado a CRONICA, a raíz del reportaje donde María Luisa dice ser nieta de Alfonso XII: «La Casa de Su Majestad nada tiene que decir. Todo ciudadano es libre de ejercer sus derechos para demostrarlo, como hizo don Leandro. Hay que recordar que la Casa de Su Majestad jamás se opuso».



--------------------------------------------------------------------------------
«DIME SI NECESITAS GUITA»

La correspondencia de Alfonso XII con Elena Sanz se prolongó durante seis años (1878-1885, año en que fallece el rey). María Luisa Sanz conserva ocho de esas cartas, que su padre guardaba en un cofre.

IDOLATRADA ELENA: Cada minuto te quiero más y deseo verte, aunque esto es imposible en estos días. No tienes idea de los recuerdos que dejaste en mí. Cuenta conmigo para todo. No te he escrito por la falta material de tiempo. Dime si necesitas guita y cuánta. A los nenes un beso de tu (firma) Alfonso.

ELENA MIA: Qué monería de retratos y cómo te lo agradezco. El chico hace bien en agarrarse a lo mejor que tiene y por eso le va a gustar tocar la campanilla. Tú estás que te hubiera comido a besos y me pusiste Dios sabe cómo. Daría cualquier cosa por verte mas no es posible. Recibe un abrazo, (firma) Alfonso.

QUERIDA ELENA: Hasta hoy no te he podido remitir lo que va adjunto porque cerré el mes con deudas y sin un cuarto. Me castigo por el retraso, según verás, remitiéndote 500 pesetas de plus. Seré más exacto en adelante. Me alegro de que el nene esté bueno. Mil besos de tu (firma) Alfonso.
avatar
andromeda
Administrador

Mensajes : 12245
Fecha de inscripción : 18/10/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por andromeda el Sáb Abr 04, 2009 10:28 pm

Hijos de Elena Sanz y Martinez de Arrizala:


Alfonso Sanz y Martinez de Arrizala 28.01.1880
Fernando Sanz y Martinez de Arrizala 28.02.1881

______________________________________________

1. Alfonso Sanz y Martinez de Arrizala (* Madrid 28.01.1880;
+ 1970). Casado con Guadalupe Lymantur y Mariscal:

1.a. Elena Sanz y Lymantur. 1949 casada con Robert Borgs (o Borges)

1.a.1 Bruce Borgs (n. 1953, NY)
1.a.1.a. Un hijo.
1.a.2. Warren Borgs (n. 1957)
1.a.2.a. Un hijo.

1.b María Luisa Sanz y Lymantur.
«Mi hermana tenía más recuerdos de familia que yo, sobre todo fotos que mi padre conservaba de Alfonso XII, y de mi abuela. También cartas y documentos. Lo guardaba todo en su casa de campo de Conneticut, que se quemó a finales de los años 80. A mí no se atrevían a decírmelo. Se perdieron tantos recuerdos».
1944 casada con Alberto Wittig

1.b.1 Priscilla Wittig (n. 1945, Paris). Casada con Gonzalo Garcia Bawson (en Chile).
1.b.1.a. Priscilla Garcia Wittig (Tutum). Estudia Periodismo.
1.b.1.b. Alejandra Garcia Wittig. Estudia Bellas Artes.

1.b.2. Patricia Wittig (n. 1946, Paris). Casada con Luis González López de Carrizosa (Jerez)
1.b.2.a. Pablo Gonzalez Wittig
1.b.2.b. Marcos Gonzalez Wittig
1.b.2.c. Bruno Gonzalez Wittig
1.b.2.d. Moira Gonzalez Wittig
1.b.2.e. Leslie Wittig (n. 1954? Chile)
1.b.2.f. Jennifer Wittig (n. Portugal),
1.b.2.g. Jaime Wittig (n. Portugal)
avatar
andromeda
Administrador

Mensajes : 12245
Fecha de inscripción : 18/10/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por andromeda el Sáb Abr 04, 2009 10:29 pm



María Luisa Sanz y Lymantur.
avatar
andromeda
Administrador

Mensajes : 12245
Fecha de inscripción : 18/10/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por andromeda el Sáb Abr 04, 2009 10:45 pm

Sólo Elena Sanz logró anestesiar el dolor de Alfonso XII cuando el rey, a punto de enloquecer, se desplazaba a diario al panteón de El Escorial para llorar ante la tumba de la reina María de las Mercedes, su prima y esposa durante apenas cinco meses, muerta a los dieciocho años.

Y es que Elena fue una persona especial, tanto por su maravillosa voz de contralto, dúctil y con una tesitura inusual entre las voces españolas, como por ser «elegantísima, guapetona, de grandes ojos negros fulgurantes, espléndida de hechuras, bien plantada...», según Pérez Galdós, e impactante según Emilio Castelar: «Quien haya visto en su vida a Elena Sanz no podrá olvidarla».

Nacida en 1844 en Castellón de la Plana, su familia se traslada a Madrid y Elena ingresa en el curioso Colegio de las Niñas de Leganés, que ofrecía una esmerada educación para niñas pobres y hermosas porque, consideraba, eran las más expuestas a perder la virtud. Su voz destacó enseguida en el coro hasta el punto de llegar a oídos de Isabel II, que se convirtió en su protectora.

La rueda de la fortuna gira y en 1872 la reina vive exiliada en París, su hijo Alfonso estudia en un colegio vienés y España celebra orgullosa la carrera triunfal de la Sanz que, recién llegada de América, actúa en el Teatro Imperial de Viena y visita por cortesía al joven Borbón, un adolescente vivaz y políglota de quince años encantado de conocer a la popular diva de la ópera, trece años mayor que él.

Ya rey y viudo, Alfonso es prácticamente obligado a inaugurar la temporada del Teatro Real y allí acontece la primera escena de una pasión que dejaría dos hijos -Alfonso y Fernando- y alejaría a Elena de la ópera para convertirse en «la otra» e instalarse en una lujosa vivienda parisina regalada por su amante. El hijo mayor nació en 1880, dos meses después de las segundas nupcias de Alfonso con María Cristina de Habsburgo, quien tuvo que ver cómo su suegra amadrinaba al nieto ilegítimo y se refería a Elena como «mi nuera ante Dios».

Un libreto sin duda difícil para ambas mujeres que, ironías del destino, cerraron un trato tras la prematura muerte del rey por tuberculosis en 1885: Elena vendió las cartas amorosas a la Corona para mantener el estatus de sus hijos y María Cristina las aceptó para preservar el de sus hijas y su hijo póstumo, el futuro Alfonso XIII.
avatar
andromeda
Administrador

Mensajes : 12245
Fecha de inscripción : 18/10/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por andromeda el Sáb Abr 04, 2009 10:45 pm

Y si se le conceden los derechos que le corresponden a Maria Luisa Sanz de Limantour, se convertiría en Maria Luisa Borbón de Limantour, hija de Alfonso de Borbón Sanz, hijo mayor de Alfonso XII y por tanto, heredero dinástico del Rey y hermano mayor del que fuese rey legítimo Alfónso XIII.

Entonces después de tanto lío de reyes y sus infidelidades matrimoniales, Maria Luisa, debería ser actualmente la reina de España, si su abuelo AlfonsoXII, antes de morir, hubiese reconocido como hijos legítimos, a los nacidos de su relación con Elena Sanz.
avatar
andromeda
Administrador

Mensajes : 12245
Fecha de inscripción : 18/10/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por pedro el Lun Abr 06, 2009 5:34 pm

Very Happy Eso no puede ser. Pase que a esa señora se le reconozca ser quien es y que se le conceda el derecho de llevar el apellido de su abuelo. Pero esa señora no tiene por que tener ningún derecho al trono ni llevar ningún tratamiento especial.
Todo el mundo tiene derecho a llevar el apellido de su padre o de su abuelo, como en el caso de Leandro de Borbón, pero lo que no comparto es que estas personas reinvindiquen tambien un tratamiento especial. Son descendencia que sus antepasados tuvieron fuera de sus matrimonios y fuera de una relación oficial. Pienso que deben de considerarse como algo privado pero no dinasta.
Me parece muy bien lo que hizo Alberto II de Mónaco que reconoció a los hijos que tuvo con una camarera americana y con una azafata de Togo. Pero el príncipe dejó claro que no tendrían derechos al trono.
No me parece correcto lo que hace Leandro de Borbón que va por ahí autotitulandose "
infante de España"
, él es Leandro de Borbón por que su padre era Alfonso de Borbón. Me parece bien que lleve el apellido que le corresponde. Pero él no es infante de España, nació de una relación que su padre tuvo al margen del Trono y al margen de España.

pedro
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 2636
Fecha de inscripción : 22/02/2008
Localización : Dublín (Irlanda)

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por andromeda el Lun Abr 06, 2009 11:29 pm

ah, claro que no. eso es lo que dicen si su padre la hubiese reconocido, pero si todos los reyes hubiesen tenido que reconocer a todos lo hijos ilegítimos....................uffffffffffffffff! lo que faltaba ya.

me imagino que le darán el apellido, igual que hicieron con leandro, pero nada mas.

menudo personaje el leandro, jajajaajjajjaajj
avatar
andromeda
Administrador

Mensajes : 12245
Fecha de inscripción : 18/10/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por Helena el Mar Abr 07, 2009 12:22 am

Pobre Leandro, él no tiene culpa de las trastadas de su padre y hay que entenderlo, en España somos muy duros con él. El único a quien recriminar algo es al rey Alfonso XIII, no al hijo. Le conozco bien personalmente y es más Borbón en su físico que pocos en esa famila. Lo que sucede con Leandro es que, como buen Borbón, borbonea muchooo!!!

Helena
Non

Mensajes : 10690
Fecha de inscripción : 21/07/2007
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por pedro el Mar Abr 07, 2009 2:26 am

@Helena escribió:Pobre Leandro, él no tiene culpa de las trastadas de su padre y hay que entenderlo, en España somos muy duros con él.
Very Happy Yo no pienso que seamos duros con él, es que a él le gusta mucho pavonearse y recordar a todo el mundo de quien es hijo. Me parece muy bien que este orgulloso de su padre pero podía ser más discreto. Leandro prefirió tener un reconocimiento público y por ello perdió el reconocimiento privado. En tiempos de los condes de Barcelona él se trataba con la familia real y tanto Don Juan de Borbón como la infanta Doña María Cristina lo trataban como un hermano. Pero él quería más, quería un reconomiento público de quien era. El reconomiento lo ha conseguido pero perdió su relación con la familia real. Ahora se autototitula infante y su difunta hermana también es infanta para él. Debería ser un poco más realista y un poco más discreto.

pedro
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 2636
Fecha de inscripción : 22/02/2008
Localización : Dublín (Irlanda)

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por andromeda el Mar Abr 07, 2009 9:13 am

pobre leandro? por qué?
nosotros no somos duros con él, ha sido él el que ha ido por las televisiones, a programas "
del corazón"
a contar su vida y algunas veces ha tenido poco estilo y altanería. se le ha subido a la cabeza ser un borbón. no hace falta que lo vaya demostrando a la mínima ocasión.
es divertido a veces, pero......................... me gustaría que fuese un poco mas discreto.

su físico borbón es innegable. sólo con verle la cara bastaba para que se le reconociese el apellido.
avatar
andromeda
Administrador

Mensajes : 12245
Fecha de inscripción : 18/10/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por Helena el Mar Abr 07, 2009 10:27 am

Pedrito, el Rey se portó muy mal con Leandro. El Conde de Barcelona le pidió a don Juan Carlos un título para su tío, cualquier título marques, conde, lo que fuera y de esa manera Leandro no hubiera ni pedido el apellido Borbón, pero se cansó de esperar toda su vida y se cansó del ninguneo. A la muerte de su hermano supo que su sobrino lo ignoraría siempre y actuó en consecuencia. Leandro es hijo de quien es y no es su culpa, la culpa es de Alfonso XIII.

Detesto eso de perdonarle todo al rey solo porque sea rey. Bueno a los Borbones españoles se les suele perdonar todo, pero si es otra Casa Real se le da caña por todos los sitios.

Es cierto que Leandro pavonea... es un Borbón... y eso es típico en ellos, al menos en España, ¿a que sí? Ir de infante no es más que una provocación, él sabe bien que no lo es porque no es hijo de la Reina, pero disfruta la reacción que provoca y hace bien. Me molestan las injusticias con los hijos ilegítimos. Suerte que a Paola no le interesa para nada su padre, eso ha salvado a nuestro titular. En cambio, Leandro, educado en España y en el mito Borbón, pues piensa distinto.

Andro, tú sabes muy bien como son los Borbones españoles... a ti y a Pedro no tengo nada nuevo que deciros Laughing Laughing Laughing, venga, que vosotros no sois de otro país Laughing Laughing Laughing

Helena
Non

Mensajes : 10690
Fecha de inscripción : 21/07/2007
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por pedro el Mar Abr 07, 2009 2:26 pm

@Helena escribió: Suerte que a Paola no le interesa para nada su padre, eso ha salvado a nuestro titular.
Very Happy ¿Quién es la susodicha Paola?

pedro
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 2636
Fecha de inscripción : 22/02/2008
Localización : Dublín (Irlanda)

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por plantagenet el Mar Abr 07, 2009 2:47 pm

En su juventud el rey tuvo una amante llamada Olghina de Robilant quin dice ser madre de una hija del rey. No se si es esta a quien se refiere Helena

plantagenet
Su Alteza Serenísima
Su Alteza Serenísima

Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 01/12/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por Helena el Mar Abr 07, 2009 2:52 pm

Tal cual dice la inglesa Plantagenet Very Happy Pedrito de mi alma, no te me enfades, no te me enfades, porfa!!!! que te quiero mucho, mi zar de todas las rusias!!!!! Pero todos conocemos que para callar a Olghina y su libro "
Reina de corazones"
hubo que apoquinar mucho.

Lo curioso es que criticamos a los los reyes en el pasado por sus hijos ilegitimos, cuando sí se ocupaban de ellos y les daban titulos y bienes, y en esta época "
tan libre"
en que se ocultan tanto los vástagos fuera del matrimonio, nos ponemos de parte de los reyes y no de los que no tienen culpa de nada. No lo entiendo.

Helena
Non

Mensajes : 10690
Fecha de inscripción : 21/07/2007
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por MANTUANAXXI el Mar Abr 07, 2009 5:22 pm

No sabía que existía un nuevo verbo y sinónimo: Borbonear (yo borboneo,tu borboneas,el/ella borbonea,nosotros borboneamos,vosotros borboneais, ustedes borbonean) para indicar lo que por estos lares se dice "
echón"
"
pretencioso"
"
bocón"
"
asomado"
y un largo etc. ¡De Helena también se aprende lingüistica! ja,ja,ja...Saludos.
:badgrin: :badgrin: :badgrin:

MANTUANAXXI
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 28/12/2008
Localización : Caracas

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por Juanb el Mar Abr 07, 2009 5:25 pm

Pues aunque no lo crean, conozco a la hija de esta señora que reclama el apellido Borbon y por la simple razón de que el marido de una de sus hijas es amigo de mis padres desde la juventud.

En efecto, Priscilla Wittig (con g y no k como se ha escrito), es casada con el chileno Gonzalo García (de quien su segundo apellido, el materno, en Chile se estila así, es Rawson y no Bawson), quien en primeras nupcias se casó con la hija del embajador de Turquía en Chile.

Viven a pocas cuadras de mi casa. La señora en cuestión se iba a radicar en Chile pero su marido (Wittig) murió al poco de llegar y ella volvió a España.

Los he tratado poco ya que mis padres retomaron la amistad cuando regresaron a Chile a vivir (antes vivían en España y creo que incluso en África ya que García era ejecutivo de una multinacional) y yo ya me había casado, por lo que no son amigos que les he conocido mi vida entera. Son agradables, sencillos, simpáticos y hacen una tortilla de papas divina de la muerte, como dicen por allá. Pensé que querían mantener ésto con más discreción ya que hace unos años la noticia se filtró en Chile pero no se hizo más aspavientos.

Pedir, eso si, un tratamiento especial, por vía judicial me parece un despropósito, pero concuerdo con Helena que si Juan Carlos hubiese sido más inteligente y les hubiese cedido un condado o marquesado, vamos una cosa poca que implicitamente se reconozca públicamente el orígen regio de ellos, aunque ilegítimo, no tendrían estos problemas ahora.

Es verdad que mientras estuvo vivo el conde de barcelona había mejor relación con estas "
ramas"
familiares. Se saludaban y mantenían mejor contacto... pero vamos si a Alfonso de Borbón, que tenía más pergaminos que Leandro y quien fue UNO de los SOLO dos testigos de su familia para la sucesión a título de rey, el rey le quita hasta el don... qué puede esperar el resto.

Sólo el infante Carlos, se ha visto beneficiado (de rama segundona además).

Juanb
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 5176
Fecha de inscripción : 26/08/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por Helena el Mar Abr 07, 2009 8:10 pm

Mantua, borbonear se emplea para describir la conducta "
cachonda y campechana"
de los Borbones, solo a ellos les pertenece, jejejeje

Helena
Non

Mensajes : 10690
Fecha de inscripción : 21/07/2007
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por andromeda el Mar Abr 07, 2009 8:21 pm

ya sabemos quien es juan carlos, no????????????? para que decir mas........................... Rolling Eyes Rolling Eyes Rolling Eyes Rolling Eyes Rolling Eyes Rolling Eyes Rolling Eyes Rolling Eyes Rolling Eyes Rolling Eyes
avatar
andromeda
Administrador

Mensajes : 12245
Fecha de inscripción : 18/10/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por pedro el Jue Abr 09, 2009 2:22 am

@Helena escribió: Very Happy Pedrito de mi alma, no te me enfades, no te me enfades, porfa!!!! que te quiero mucho, mi zar de todas las rusias!!!!! Pero todos conocemos que para callar a Olghina y su libro "
Reina de corazones"
hubo que apoquinar mucho.
Very Happy Pero si yo no me enfado, a mi personalmente me da lo mismo que los Borbones tengan por ahí 2 millones de bastardos. Tener amantes era y es el pasatiempo favorito de las testas coronadas y los Borbones tienen fama de pendones, recordemos a la ninfómana de Isabel II, o a su hijo y su nieto, de los cuales hemos hablado. El conde de Barcelona y el Infante Don Jaime continuaron la tradicción familiar como estoy seguro que la ha seguido el actual rey.
En lo que no estoy de acuerdo es en considerar a esos bastardos como infantes de España. Yo pienso que ser infante de España no es cualquier cosa.

pedro
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 2636
Fecha de inscripción : 22/02/2008
Localización : Dublín (Irlanda)

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por Helena el Jue Abr 09, 2009 3:30 pm

De acuerdo, ser infante de España no es cualquier cosa, como tampoco lo es ser hijo de un rey de España por muy bastardo que se sea. Crecer sabiendo que en tus venas corre la sangre de tantos siglos de historia, pues merece cuando mínimo un reconocimineto, como hizo Carlos V con don Juan de Austria. ¿Por qué en nuestros tiempos no se hace lo mismo? Vale que don Juan era hijo natural y no adulterino, pero habido fuera de una unión religiosa y el piadoso Felipe II no tuvo empacho en reconocer a su medio hermano. Es aquí donde nadie ve la diferencia de alturas y miras entre las enanas monarquías burguesas y pacatas de nuestros tiempos y las regias del pasado.

¿Os vais a callar ante mi observación?

Helena
Non

Mensajes : 10690
Fecha de inscripción : 21/07/2007
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por Rosy el Jue Abr 09, 2009 3:46 pm

@Helena escribió:Es aquí donde nadie ve la diferencia de alturas y miras entre las enanas monarquías burguesas y pacatas de nuestros tiempos y las regias del pasado.

¿Os vais a callar ante mi observación?

No Helena, no nos vamos a callar. Es más, aprendí a ver esa diferencia de la que hablas aquí, en el Foro. Aprendí que las monarquías e imperios del apsado no son solamente Regias por el tiepo en el cual existieron, son Regias por las acciones, por sus pensamientos que no son como los de ahora. Y la verdad, fueron mucho más sensatos y cuerdos que aquellos que hoy, pretenden vendernos.

Ya verás que pronto vienen más foristas por aquí, que tampoco guardarán silencio...

Rosy
Administrador

Mensajes : 22698
Fecha de inscripción : 24/06/2008
Localización : Quito

http://www.realeza.foros.ws

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes de la Realeza

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.