La Primera Guerra Mundial

Página 9 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Helena el Dom Oct 03, 2010 7:49 pm

ALUCINANTE Y UNA VERGÜENZA!


Último pago de las indemnizaciones de la Primera Guerra Mundial‏


'Aprendí de niño que el Tratado humillaba a Alemania, y lo hemos pagado 92 años'

ALEMANIA | Último pago de las indemnizaciones de la Primera Guerra Mundial

'Aprendí de niño que el Tratado humillaba a Alemania, y lo hemos pagado 92 años'
Colas para conseguir pan en Alemania tras el fin de la Primera Guerra Mundial. | Bundesarchiv


Así se contrajo una deuda histórica
Francia ha sido el país aliado más beneficiado por las reparaciones
La hiperinflación de 1923 llegó a extremos insostenibles
Rosalía Sánchez | Berlín
Actualizado sábado 02/10/2010 18:26 horasDisminuye el tamaño del textoAumenta el tamaño del textoComentarios 342 Los alemanes no eran conscientes de que seguían pagando reparaciones de guerra correspondientes al Tratado de Versalles de 1919 hasta que un diario nacional desvelaba esta semana que el último pago, de 69,9 millones de euros, quedaría definitivamente saldado este domingo, 3 de octubre.

La cantidad había sido aprobada en los Presupuestos Generales de 2010, pero como tantas otras letras pequeñas que no se debaten y a las que no se da publicidad. "
No es cierto que no fuera información pública, sencillamente es un asunto que se ha llevado con la debida discreción"
, justificaba un funcionario del Bundesbank en la televisión. La noticia ha causado sorpresa y poco disimulada insatisfacción.

En las calles, los ciudadanos manifestaban primero su asombro y, acto seguido, la amargura que quedó en el pueblo alemán por una imposición de reparaciones percibidas entonces como injustas y que, a juzgar por las reacciones, ha dejado huella hasta hoy en los corazones alemanes. "
Yo aprendí de niño, me lo enseñó mi maestro en la escuela, que el Tratado de Versalles fue una humillación para Alemania, y hemos estado pagando hasta ahora, durante 92 años. Pero eso sí, somos muy amigos de los franceses..."
decía con ironía un transportista de Colonia con pocas simpatías por los vecinos galos.

"
Es evidente que el Tratado de Versalles fue moralmente traumático para los alemanes, como lo es que las dificultades que aquella inmensa deuda causó a la economía sirvieron después de base para el descontento y la desesperación que llevaron a muchos a votar a Adolf Hitler"
, reconocer Heldried Spitra, directora del Departamento de Historia de ARD.

'Me niego a que Alemania cargue con toda la culpa'
Pasados 92 años, parece claro que en los alemanes quedó marcado el discurso que el entonces ministro de Exteriores alemán, Brockdorff-Rantzau, lanzó como arma arrojadiza al francés Clemenceau cuando le fue expuesto el contenido de la cláusula 231, en virtud de la cual el Tratado de Versalles identificaba a Alemania como única culpable de la guerra:

"
Pudimos sentir el odio cuando entramos en esta sala. Ustedes esperan que aceptemos toda la culpa de la guerra. Si esa afirmación saliera de mi boca sería una mentira. Alemania y el pueblo alemán están firmemente convencidos todavía de que hicieron una guerra defensiva y yo me niego aquí con mayor vehemencia a que Alemania cargue con toda la culpa. Cuando empezaron ustedes a hablar de compensación en pocas palabras les pedí que recordaran que tardaron ustedes seis semanas en entregarnos su armisticio y otros seis meses más después para formular sus términos de paz. Cientos de miles de ciudadanos inocentes alemanes, mujeres y niños que han muerto de hambre desde el 11 de noviembre de 1918 porque continúa el bloqueo, fueron llevados a la muerte deliberadamente después de su victoria y después de tener más que garantizada su seguridad. Les pido que piensen en ellos cuando hablen de conceptos como el de culpabilidad y castigo"
.

Francia ha sido el país aliado más beneficiado por las reparaciones económicas, que, además de la reordenación territorial, incluían la entrega de todos los barcos mercantes de más de 1.400 toneladas de desplazamiento y la cesión anual de 200.000 toneladas de nuevos barcos, además de la entrega anual de 44 millones de toneladas de carbón, 371.000 cabezas de ganado, la mitad de la producción química y farmacéutica, la totalidad de cables submarinos, etc., durante cinco años.

En cuanto a las multas, se exigió el pago inmediato de 132.000 millones de marcos-oro alemanes, cifra que Alemania no podía pagar puesto que doblaba sus reservas internacionales, y que aumentarían posteriormente hasta rondar los 300.000 millones de marcos oro.

Para afrontar los pagos, la República de Weimar se endeudó hasta lo indecible y así fue cómo comenzó la galopante inflación que dio paso al hambre y a la desesperación, una experiencia histórica que explica el rigor con el que Alemania impone hoy en la UE políticas que mantengan la inflación a raya.

Un dólar por 4.200 millones de marcos
"
La hiperinflación de 1923 llegó unos extremos insostenibles para el pueblo alemán. Un dólar pasó a tener un valor en aquel año de 4.200 millones de marcos, el litro de leche, una barra de pan o un paquete de tabaco superaban los millones o billones de marcos. Además, los precios cambiaban constantemente a lo largo del día, los días en los que los trabajadores recibían su sueldo tenían que llevárselo a casa en carretilla e ir comprando algo por el camino porque sabían que, al día siguiente, todo aquel dinero no serviría para gran cosa"
explica Spitra.

"
Por este motivo, millones de alemanes quedaron arruinados y la desesperación se apoderó de ellos llegando en muchos casos al suicidio, mientras Francia presionaba para seguir cobrando y llegó a invadir, en 1923, la cuenca del Ruhr, para garantizar los envíos de carbón"
.

Alemania, finalmente ahora, consigue cerrar ese doloroso capítulo de su historia, del que parece haber sacado dos lecciones fundamentales: nunca más guerra y nunca más inflación.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/01/internacional/1285943039.html

Helena
Non

Mensajes : 10690
Fecha de inscripción : 21/07/2007
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Dom Oct 03, 2010 9:38 pm

Noventa y dos años....

"
La hiperinflación de 1923 llegó unos extremos insostenibles para el pueblo alemán. Un dólar pasó a tener un valor en aquel año de 4.200 millones de marcos, el litro de leche, una barra de pan o un paquete de tabaco superaban los millones o billones de marcos. Además, los precios cambiaban constantemente a lo largo del día, los días en los que los trabajadores recibían su sueldo tenían que llevárselo a casa en carretilla e ir comprando algo por el camino porque sabían que, al día siguiente, todo aquel dinero no serviría para gran cosa"
explica Spitra.
Encima, la hiperinflación, también genera unos costes de más, lo que los macroeconomisas denominan : coste de suela de zapatos y costes de menú, es decir por un lado la obligación que le produce al consumidor la necesidad constante de tener que gastar dinero para que no pierda valor al día siguiente y asegurarse el poder seguir consumiendo, y por otro lado los costes que suponen para el productor/vendedor, el cambio continuo de los precios en los productos ( en general,algo tan simple como cambiar el letrerito donde va marcado el precio) de manera constante. Es desesperante una situación como esta. Lo quiero reseñar porque creo que la parte económica y en especial el problema de la inflación en es algo que si seguimos adelante podremos analizar con más detenimiento y va muy parejo a los temas que vendrán después, pero ahora vamos a seguir el orden del hilo.

Helena citó:
Es evidente que el Tratado de Versalles fue moralmente traumático para los alemanes, como lo es que las dificultades que aquella inmensa deuda causó a la economía sirvieron después de base para el descontento y la desesperación que llevaron a muchos a votar a Adolf Hitler"
, reconocer Heldried Spitra, directora del Departamento de Historia de ARD.
Lo que me hace pensar que el Tratado fue una parte importante del caldo de cultivo de la segunda guerra mundial, donde después a Japón le pasaría lo mismo que a Alemania, si me equivoco, que me corrijan..

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Lun Oct 04, 2010 4:47 pm

LAS SANCIONES ECONOMICAS DEL TRATADO DE VERSALLES:

KEYNES ESTABA ALLÍ

¿Se obligó a Alemania en los tratados de paz a afrontar en concepto de reparaciones de guerra unos pagos excesivos? La respuesta afirmativa tiene una trascendencia innegable en la historia europea del siglo XX, porque las sanciones constituirían el factor fundamental en los desequilibrios de la economía continental y, por otra parte, en el orden político fueron el caldo de cultivo del nacionalismo revanchista.

El gran economista Keynes formó parte de la representación británica en la Conferencia de París y fue mandatario del ministro de Hacienda en el Consejo Supremo Económico. Dimitió de ambos puestos cuando consideró excesivas las sanciones. Su libro, terminado en noviembre de 1919, constituye el clásico por excelencia en la crítica de las sanciones desde el punto de vista económico. Veamos sus razones.

Una cuestión de principio:

En primer lugar, un aspecto moral. En la nota que entregaron los aliados al gobierno alemán el 5 de noviembre de 1918 como condición para la paz se hablaba solo de daños civiles: «Alemania dará compensación por todo el daño causado a la población civil...». Además esta nota intentaba aclarar los puntos de Wilson, en los que se alude al daño en territorio invadido. Por tanto, entiende Keynes que no estaban comprendidos y no podían reclamarse los daños generales de guerra. Resultaba además discutible que se pudiera exigir a Alemania el pago por las destrucciones causadas por sus aliados, puesto que la nota aliada habla de agresión «alemana», cuando pudiera haber hablado de agresión de «Alemania y sus aliados».

El problema del cálculo de las reparaciones

Aun incluyendo otros tipos de reparaciones, de carácter militar, se presenta el problema de su cálculo. La grandeza terrible de las destrucciones dificultó cualquier estimación precisa;
los gobiernos aliados se inclinaron por presentar balances muy abultados. Bélgica sufrió graves destrucciones pero su riqueza, según la evaluación oficial del ministerio de Hacienda de 1913, impide suponer que fueran justas las cifras que presentó. De mayor volumen fueron las destrucciones en Francia, no obstante sus reclamaciones fueron exageradas, puesto que el enemigo no ocupó más que el 10% de su superficie territorial y la zona de verdadera devastación no excedía el 400. Keynes cifra en 500 millones de libras el daño físico y material de las comarcas ocupadas, en lo que coincide con un francés, Pupin, autor de un estudio sobre la riqueza de Francia antes de la guerra, quien estima el monto de las destrucciones entre 400 y 600 millones de libras. Sin embargo, Dubois, en nombre de la comisión de presupuestos de la Cámara francesa, las calculó en un mínimo de 2.500 millones de libras, y Loucheur, ministro de Reconstrucción Industrial, en 3.000 millones. Keynes calcula que el total de las destrucciones, sumando las de Bélgica, Francia, Gran Bretaña y los otros aliados, debió de ser aproximadamente de 2.120 millones de libras, a las que habría que sumar pensiones a familias destruidas, con lo cual podría llegarse a los ~.000 millones de libras, pero en todo caso quedaría muy lejos de los cálculos aliados, que además exigían onerosos intereses por el pago de las cantidades aplazadas.

Capacidad de pago de Alemania Un tercer aspecto que debe ser considerado, es la capacidad de pago de Alemania. Porque si Alemania sólo saldara mediante pagos pequeños, de alrededor de 150 millones de libras anuales, al interés compuesto la deuda no dejaría de aumentar. Y debería en 1936 una cantidad superior a la de 1920. Keynes contabiliza cuidadosamente todas las partidas: oro, barcos, valores extranjeros, etcétera. Además entiende que habría que descontar el valor de las propiedades alemanas existentes en los territorios entregados;
por ejemplo en Alsacia y Lorena.

De su examen minucioso deduce que la capacidad de pago del vencido ha disminuido drásticamente. «Es evidente que la capacidad de pago de Alemania de preguerra para pagar un tributo anual al extranjero se ha visto disminuida por la pérdida casi total de sus colonias, de sus relaciones ultramarinas, de su marina mercante y de sus propiedades en el extranjero;
por la cesión del 100% de su territorio y de su población;
de un tercio de su carbón y de tres cuartos de su mineral de hierro;
por la muerte de dos millones de hombres en la mejor edad de la vida;
por el hambre de su pueblo durante cuatro años...». Concluye que 2.000 millones de libras es la cifra máxima a la que Alemania puede hacer frente. Y los aliados ponían por entonces, en 1919, los mínimos en 8.000 millones.

Keynes concluye, entre sugerencia y queja, que si los aliados fomentaran el comercio y la industria alemana durante un período de cinco años la nación reconstruida estaría en condiciones de impulsar la economía continental y hacer frente a sus obligaciones. En coincidencia con Keynes numerosos autores alemanes trataron de demostrar que era imposible pagar las reparaciones y que en cualquier caso sumirían al país vencido en la pobreza. En la primera nota dirigida a los aliados se aseguraba que el pago condenaría a millones de alemanes a la inanición. Incluso las transferencias unilaterales de mercancías desequilibrarían el comercio internacional. En el terreno neutro de la economía coincidía un vencedor lúcido con los vencidos.
www.portalplanetasedna.com

John Maynard Keynes, 1883-1946
Primer Barón Keynes, fue un economista británico, cuyas ideas tuvieron una fuerte repercusión en las teorías económicas y políticas modernas, así como también en las políticas fiscales de muchos gobiernos.
Planteó superar la Gran Depresión en su libro de 1936 titulado "
Teoría General sobre el empleo, el interés y el dinero."

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Lun Oct 04, 2010 4:50 pm

Estimadas Laura y Helena:

Os agradezco que recuperéis este tema. Yo, por ahora, no voy a poder participar por motivos que Helena ya conoce...
Pero algún día os daré una sorpresa capaz de quebrar los cimientos del foro y que alterará las convicciones de muchos de nuestros foristas. Saludos cordiales

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por glorisabel el Lun Oct 04, 2010 4:56 pm

Distinguida Archiduquesa Pimpinela:

Me ha dejado usted con los pelos de punta . . . Shocked Shocked Shocked

glorisabel
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 8254
Fecha de inscripción : 07/06/2008
Localización : San Juan, Puerto Rico

Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Lun Oct 04, 2010 5:12 pm

Gracias, Alteza, yo hago lo que puedo, es una forma de aprender, en todo caso, si me lío, que me modere Helena.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Lun Oct 04, 2010 6:25 pm

Tranquila, Laura, que lo haces muy bien. Y tú, Glori, vas a tener que preparar las sales.
Un abrazo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Helena el Lun Oct 04, 2010 6:34 pm

Intentaremos proseguir a la espera de Pimpinela. Me voy a leer el post dejado por Laura con calma, a ver si retomamos en serio este hilo. Has tenido muy buena idea, Laura.

Helena
Non

Mensajes : 10690
Fecha de inscripción : 21/07/2007
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Lun Oct 04, 2010 10:48 pm

Esto no tiene desperdicio :

Keynes (1883-1946)

“Si lo que nos proponemos es que, por lo menos durante una generación Alemania no pueda adquirir siquiera una mediana prosperidad;
si creemos que todos nuestros recientes aliados son ángeles puros y todos nuestros recientes enemigos, alemanes, austríacos, húngaros y los demás son hijos de del demonio;
si deseamos que, año tras año, Alemania sea empobrecida y sus hijos se mueran de hambre y enfermen, y que esté rodeada de enemigos, entonces rechacemos todas las proposiciones generosas, y particularmente las que puedan ayudar a Alemania a recuperar una parte de su antigua prosperidad material. (...).
Si tal modo de estimar a las naciones y las relaciones de unas con otras fuera adoptado por las democracias de la Europa occidental, entonces, ¡que el Cielo nos salve a todos¡ Si nosotros aspiramos deliberadamente al empobrecimiento de la Europa central, la venganza, no dudo en predecirlo, no tardará.”

J. M. Keynes. Las consecuencias económicas de la paz. 1919.

Ya se que los profesores de universidad tienen libertad de cátedra, pero, después de un año de casi soñar con este señor, (este verano pensaba comprarme un perro y ponerle su nombre, y lo digo con respeto y en un sentido cariñoso, porque lo voy a tener presente el resto de mi vida) hoy me entero de que estuvo en Versalles. ¿Que más me da saber el funcionamiento de la oferta y de la demanda agregada, la economía del bienestar, el análisis de los fallos de mercado y toda una seríe de teorías que no me van a servir para nada si no me cuentan lo más importante y lo que realmente vale la pena?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Mar Oct 05, 2010 7:14 pm

Buenas tardes:

Me gustaría determe un poco más en Versalles, ( a fin de cuentas no tenemos prisa) y antes de seguir avanzando dar un repaso a las personalidades más destacadas que formaron el acuerdo de Paz, espero no dejarme a nadie :

GEORGE CLEMENCEAU: (1841-1929) político y periodista francés, artífice junto con Estados Unidos y Gran Bretaña del Tratado de Versalles.
Clemenceau nació el 28 de septiempre de 1841, en Mouilleron - en - Pareds, en la Vendée. Estudió medicina aunque proto comenzó a interesarse por la política y el periodismo. En 1865, durante la Guerra Civil estadounidense se trasladó a EEUU, donde eseñó francés y equitación en Stamford (Connecticut) y trabajó como corresponsal de guerra para "
Paris Temps"
. En 1869, tras regresar a Francia, empezó a ejercer la medicina, pero no tardó en verse implicado en los acontecimientos que llevaron al derrocamiento de Napoleón III.

JOHN MAYNARD KEYNES (1883-19469), económista británico. Creo ya hemos hablado lo suficiente. Las propuestas de Keynes tuvieron gran influencia y respaldaron la política del New Deal del Presidente Franklin Roosevelt, incluidas las oficinas de empleo, que crearon trabajo en obras públicas para los desempleados.

DAVID LLOYD GEORGE, Político liberal, fue uno de los más notables estadistas británicos de la primera mitad del siglo XX. Ejerció como ministro de Hacienda desde 1908 hasta 1915, e inspiró la legislación que sentaría las bases del Estado de bienestar en Gran Bretaña: estableció pensiones de jubilación, un seguro médico nacional y un seguro de desempleo. Continuó su carrera política como ministro de Municiones;
depués de 1916, fue primer ministro de un gobierno de colalición y desempeñó una gran labor, brillante en ocasiones, guiando a su país en la I Guerra Mundial. Su firme postura en la Conferencia de Paz de París de 1919 dio origen a tratados que ampliaron considerablemente el Imperio Británico. Negoció el acuerdo que permitió la constitución del Estado Libre de Irlanda en 1921, pero este asunto provocó su dimisión debido a que los conservadores le retiraron su apoyo en el gobierno de colación.

THOMAS WOODROW WILSON
Woodrow fue el 28ª presidente de los Estados Unidos. Se le considera como una de las figuras más destacadas de la historia de su país. Antes de ser presidente dirigió la Universidad de Princepton y más tarde desempeñó el cargo de gobernador de Nueva Jersey. En enero de 1918, Wilson esbozó su programa de paz en los denominados Catorce puntos, que pedían la autodeterminación nacional, el fin del colonialismo y una Sociedad de Naciones como organismo internacional mantenedor de la paz. Los Catorce puntos no sólo despertaron las esperanzas de los liberales en todo el mundo, sino que además contribuyeron a finalizar la guerra, al procurar las condiciones bajo las cuales Alemania pidió en noviembre de 1918 el armisticio.
Al acabar el conflicto Wilson viajó a Europa dedicando seis meses agotadores a las negociaciones culminaron en lal Conferencia de Paz de París con la firma del Tratado de Versalles.

También me gustaría poder repasar los artículos más vinculantes del tratado de versalles:

Art. 45 En compensación a la destrucción de las minas de carbon del norte de Francia, Alemania cece a Francia la propiedad entera y absoluta de las minas de carbón situadas en el Sarre.

Art. 80 Alemania reconoce y respetará estrictamente la independencia de Austria.

Art. 81 Alemania reconoce la completa independencia del Estado checoslovaco y las fronteras de este Estado, tales como serán determinadas por las Potencias aliadas y los Estados interesados.

Art. 87 Alemania reconoce la completa independiencia de Polonia.

Art. 116 Alemania renuncia, en favor de las principales Potencias aliadas y asociadas, a todos sus derechos y títulos sobre sus posesiones del ultramar.

Art. 162. El Gran Estado Mayor alemán y cualesquiera otras formaciones similares serán disueltas y no podrán ser reconstruidas bajo ninguna forma.

Art. 171 Son igualmente prohibidas la fabricacición y la importación en Alemabnia de carros blindados, tanques o cualquier otro ingenio similar que pueda servir a fines bélicos.

Art. 173 Todo servicio militar obligatorio será abolido en Alemania.

Art. 231 Los gobiernos aliados, exigen y Alemania adquiere el compromiso, de que sean reparados todos los daños causados a la población civil de los países aliados y asociados y a sus bienes.

Conclusión positiva: llegar a un acuedo para lograr la paz.
Conclusión negativa: El caso de Alemania es muy complicado, creo que lo único que se consigue con ello es encender más los ánimos y abrir las puertas a más conflictos.

Fuente : Apuntes UIB
Mañana más.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Miér Oct 06, 2010 5:08 pm

La Sociedad de Naciones debe mucho al entusiasmo del presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, que reservó a su pacto constitutivo un lugar de honor como primera parte del tratado de paz. De esta manera, el tratado transcendió a la idea de nacionalismo (incluso el imperio británico había estado representado por los países concretos situados dentro de su órbita, entre ellos la India). También tracendió la propia idea de Europa;
el hecho de que veintiséis de los cuarenta y dos miembros originarios de la Sociedad fueran países no europeos fue un signo que anunciaba una nueva era. Por desgracia, debido a algunos problemas internos con los que no contaba Wilson, Estados Unidos no se unió a la Sociedad.

De la misma manera que no asistió a la conferencia de Paz Rusia no estuvo presente en la constitución de la Sociedad. Probablemente, la primera fue la más importante de las dos. Los acuerdos políticos en base a los cuales se iba a conformar la siguiente etapa de la historia europea se alcanzaron sin consultar con Rusia, a pesar de que en Europa del este esos acuerdoPs implicaban el etablecimiento de fronteras cuya configuración era vital para los intereses de Rusia. Es verdad que los líderes bolcheviques hicieron todo lo posible para que se les excluyera. Estaban convencidos de que los paises capitalistas querían derrocarlos y se dedicaron a difundir propaganda revolucionaria, con lo que empozoñaron sus relaciones con la potencias más importantes. En realidad, tanto Wilson como el primer ministro británico, Lloyd George, eran más flexibles -e incljuso mostraban cierta simpatía- en su trato con Rusia que muchos de sus colegas y compatriotas. Por otro lado, el pimer ministro francés Clemenceau, era un ácerrimo bolchevique y contaba con el apoyo de muchos ex combatientes e inversores de su país;
el Tratado de Versalles fue el primer gran acuerdo de paz alcanzado por los líderes de unos países conscientes en todo momento del peligro de decepcionar a sus electores. Pero con independencia de a quien haya que achacarle la responsabilidad, la realidad es que Rusia, el país europeo que potencialmente tenía un mayor peso en los asuntos del continente, no fue consultada en la construcción de la nueva Europa.
Se habían depositado grandes esperanzas en este convenio. En muchos casos, éstas no eran realistas, pero debe decirse que, a pesar de sus manifietas imperfecciones, la historia ha censurado excesivamente un tratado que, en muchos aspectos fue un buen acuerdo. Su fracaso se debió a razones que, en su mayor parte estaban fuera del control de las personas que lo firmaron. En primer lugar, la época dela hegemonía política mundial europea había pasado a mejor vida, y los tratados de 1919 poco podían hacer para garantizar el futuro fuera de Europa. Las antiguas potencias imperiales estaban ahora demasiado debilitadas como para actuar con eficiacia en el interior del continente, con lo que poco o nada podían hacer fuera del mismo, de hecho algunas habían desaparecido por completo. La poderosa Alemania, para cuya derrota fue necesaria la intervención de Estados Unidos, había quedado en una situación de aislamiento forzoso. Rusia no tenía interés en contribuir a la estabilidad de Europa. El aislamiento de una de estas potencias y la incapacidad de la otra por causa de su ideología dejó a Europa a merced de sus propios mecanismos insufieciente. Al comprobar que no estaballaba la revolución en Europa, Rusia se centró en sí misma;
cuando el presidente Wilson dio a los ciudadanos de Estados Unidos la oportunidad de intervenir en el mantenimiento de la paz de Europa, éstos la rechazaron.

Las dos decisiones son comprensibles, pero como consecuencia de ellas se mantuvo la ilusión de que Europa era autónoma, lo cual no era verdad y, por lo tanto, ya no podría en lo sucesivo afrontar aisladamente sus problemas. Por último, la debilidad más grave del acuerdo estaba en la fragilidad económica de la nueva estructura a la que daba forma. Era en este aspecto donde sus términos presentaban mayores dudas: desde el punto de vista económico, en muchos casos no tenía sentido la autodeterminación. Pero tampoco es fácil imaginar en base a qué podría ignorarse el principio de autodeterminación. Ochenta años después del nacimiento, en 1922, de un
Estado Libre Irlandés, aun subsiste el problema irlandés.

Discurso de Wilson defendiendo la Sociedad de Naciones
“El artículo X golpea a la raíz de la guerra. El artículo X es una afirmación de que los objetivos que se han buscado en todas las guerras imperialistas son en adelante cosa del pasado para todas las naciones ambiciosas en el mundo.

"
Me hubiera sentido muy solo, compatriotas, y me hubiera sentido muy mal si, sentado en la mesa de la paz en París, hubiera pensado que estaba exponiendo mis propias ideas. Lo creáis o no, conozco el peso relativo de mis ideas, se que están relacionadas con los principios morales de mis compatriotas, y en la mesa de negociaciones de París no propuse nada que, en mi conocimiento, no encarnara los principios morales de los ciudadanos de Estados Unidos...

¿Qué hay de nuestras promesas a los hombres que murieron en Francia? Dijimos que iban allí no ha probar el valor y el poder de América o su preparación para otra guerra, sino para que asegurarse de que nunca habría otra guerra así... En este caso, me dirijo a los niños, mis destinatarios son la siguiente generación. Ellos no saben que promesas y lazos asumí cuando envié a nuestros ejércitos de Estados Unidos al suelo de Francia, pero yo las sé, e intento cumplir mis promesas con los niños;
ellos no serán enviados a una aventura semejante.“

Pueblo, Colorado
19 de Septiembre de 1919

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Miér Oct 06, 2010 6:24 pm

1. Prohibición de la diplomacia secreta en el futuro.


2. Absoluta libertad de navegación en la paz y en la guerra fuera de las aguas jurisdiccionales.

3. Desaparición de las barreras económicas.

4. Garantía de la reducción de los armamentos nacionales.


5. Reajuste, absolutamente imparcial, de las reclamaciones coloniales (...).

6. Evacuación de todo el territorio ruso, dándose a Rusia la oportunidad para su desarrollo.

7. Restauración de Bélgica en su completa y libre soberanía.

8. Liberación de todo el territorio francés y reparación de los perjuicios causados por Prusia en 1871.

9. Reajuste de las fronteras italianas de acuerdo con el principio de nacionalidad.

10. Desarrollo autónomo de los pueblos de Austria- Hungría.

11. Evacuación de Rumania, Serbia y Montenegro, concesión de un acceso al mar a Serbia y arreglo de las relaciones entre los Estados balcánicos de acuerdo con sus sentimientos y el principio de la nacionalidad.

12. Seguridad de desarrollo autónomo de las nacionalidades no turcas del Imperio Otomano.

13. Polonia, Estado independiente, con acceso al mar.

14. Asociación general de naciones, a constituir mecfiante pactos específicos con el propósito de garantizar mutuamente la independencia política y la integración territorial, tanto de los Estados grandes como e los pequeños.

La propuesta del presidente Wilson. 1918.


Woodrow Wilson, 28ª Presidente de los Estados Unidos.



Wilson con su esposa e hijas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Miér Oct 06, 2010 6:33 pm



Firma del Tratado de Versalles





Sala de los Espejos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Miér Oct 06, 2010 8:15 pm



El soldado de la derecha con bigote oscuro es Adolf Hitler, cuando era soldado en el ejército alemán, el perro también era de Hitler. 1016. Curiosa foto.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Miér Oct 06, 2010 8:52 pm



La mujer de Napoleon III exliada en Ingalterra acoge a soldados ingleses en su casa

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Helena el Jue Oct 14, 2010 11:10 am

Los mensajes que faltan de estos foros han sido pasados a la Casa de Rusia, que es el sitio para discutir la revolución bolchevique. Allí los encontraréis bajo ese título.

Helena
Non

Mensajes : 10690
Fecha de inscripción : 21/07/2007
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por pedro el Vie Oct 15, 2010 3:56 am

Helena escribió:ALUCINANTE Y UNA VERGÜENZA!


Último pago de las indemnizaciones de la Primera Guerra Mundial‏


'Aprendí de niño que el Tratado humillaba a Alemania, y lo hemos pagado 92 años'

ALEMANIA | Último pago de las indemnizaciones de la Primera Guerra Mundial

Very Happy Es asombroso que después de 92 años Alemania todavía termine ahora de pagar las reparaciones económicas por la Primera Guerra Mundial. Es ridículo y asombroso, te quedas con la boca abierta.

pedro
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 2636
Fecha de inscripción : 22/02/2008
Localización : Dublín (Irlanda)

Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Helena el Vie Oct 15, 2010 10:18 am

Es una vergüenza total que explica muchas, pero muchas cosas. Y el miedo de Europa a Alemania que sigue, a pesar de todo, a pesar de la reunificación, a pesar de sus dos guerras perdida, siendo la más fuerte. Será que saben pensar mejor, pero son menos taimados y no impera tanto el mercado como para ingleses y americanos.

Helena
Non

Mensajes : 10690
Fecha de inscripción : 21/07/2007
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por sebastopol el Dom Nov 14, 2010 11:23 am

:-) a mí también me ha sorprendido mucho que alemania tuviera todavía que pagar un plazo de las compensaciones económicas de la primera guerra mundial, 92 años después, creo que es un poco humillante para alemania y parece demasiado estricto.

sebastopol
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 2048
Fecha de inscripción : 22/09/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Jue Nov 25, 2010 6:41 pm

EL VAGON DE FOCH


Por primera vez un gobernante alemán participó este miércoles en París en las ceremonias conmemorativas del armisticio del 11 de noviembre de 1918, que puso término a la Primera Guerra Mundial con la derrota del ejército germano. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, saludó el “gesto histórico y amistoso” de la canciller Angela Merkel por aceptar su invitación dos días después de haber celebrado juntos en Berlín el vigésimo aniversario de la caída del Muro.

Los participantes guardaron un minuto de silencio a las 11 horas y 11 minutos del día 11 del mes 11, momento exacto en el que hace 91 años entró en vigor el Tratado del Armisticio. El documento fue firmado por el mariscal francés Ferdinand Foch y el ministro de Estado alemán Matthias Erzberger el 11 de noviembre de 1918 en un vagón de tren en el bosque de Compiègne, a unos 90 kilómetros al norte de París.
Tras escuchar La Marsellesa y el himno alemán, una vez pasada revista a tropas de los dos países, Sarkozy y Merkel realizaron una ofrenda floral en la tumba del soldado desconocido y reavivaron la llama que arde bajo el Arco de Triunfo. De aquella contienda devastadora, en la que Francia perdió entre 1914 y 1918 el 10% de su población activa masculina, ya no quedan combatientes supervivientes pues el último ‘poilu’, Lazare Ponticelli, falleció en marzo de 2008 a los 110 años de edad.

Tampoco se conserva el vagón 2419-D donde se firmó aquel 11 de noviembre el armisticio. Durante la Segunda Guerra Mundial, Hitler se tomó revancha e hizo que los franceses firmaran su rendición en el mismo vagón de Compiegne el 22 de junio de 1940. Después los alemanes se lo llevaron como trofeo de guerra, así como la inscripción de piedra donde se hacía alusión a la capitulación. Poco antes de que acabara la contienda, las SS se encargaron de su destrucción, ante el temor de que se les hiciera firmar la rendición en él por segunda vez.

En noviembre de 1918, buscando un lugar tranquilo y aislado, no muy alejado del cuartel general aliado de Senlis ni del frente de batalla, el tren del mariscal Foch y el tren de la delegación alemana fueron encaminados a un claro cerca de Reahondes, en las inmediaciones del bosque de Compiegne. El vagón 2419-D del tren del mariscal Foch sirvió de lugar de las negociaciones y de la firma del armisticio de la Primera Guerra Mundial.

El 2419-D pertenecía a una serie de 21 vagones- restaurante de lujo, que por encargo de la Compagnie Internationale des Wagons-Lits (CIWL) fabricó en 1912 la empresa Societé General des Ateliers de Sain Denis, y que pretendía destinar a las líneas del interior de Francia. Eran vagones de lujo, de la Serie 2400, con dos bogies de dos ejes, revestidos de madera de teca, y dotados de amplias ventanillas, que permitían una gran luminosidad durante el día. El grupo encargado, comprendía los números del 2403 al 2424. El 2419-D es entregado el 20 de mayo e inicia sus servicios, el 4 de junio del mismo año, en el recorrido Paris- Montparnasse- Saint Briens (Bretagne).

El 7 de Octubre de 1918, el Ministerio de la Guerra francés solicita a la CIWL diversas unidades, para la formación de un tren especia, destinado al Alto Mando. La CIWL ordena a los talleres que preparen los vagones- restaurante 2418 y 2419, el cama 1888, y el coche-salón nº 2343, así como dos furgones. Pero se reclama a la CIWL que habilite uno de los vagones como despacho y sala de reuniones, para ser utilizado por el Mariscal Foch. El 2419-D es transformado en una confortable sala de reuniones, a la que se le dota de una mesa de 2’5 mtros x 1’5 metros , con diez sillas, mapas geográficos, aparatos de comunicaciones, secretaría y otros detalles propios de un despacho militar.

Veinte días después de que se hiciera el encargo, y en medio de un gran secreto, el tren especial sale de talleres, dirigiéndose por vías no habituales hacia Compiegne, situándose en una antigua zona de maniobras sita en el bosque de Rethondes, muy cerca de Compiegne, y en la que aún quedan utilizables dos vías paralelas. Días después llega a la zona la delegación alemana encabezada por el secretario de Estado, Ezberger, al que acompañan el ministro plenipotenciario conde Oberndorf, el general Winterfeld, y el capitán de navío Vaselow. Los emisarios alemanes suben al vagón 2419, dando comienzo a las negociaciones, que tras cuatro días finalizan a las 5 de la mañana del 11 de noviembre. El Mariscal Foch, asistido por el General Weygand, y en presencia de los Almirantes Weymiss y Hope, firma, con la delegación alemana, el cese de las hostilidades, que será efectivo a las 11 de la mañana de ese mismo día y mes.

La CIWL dona el 2419-D al Museo del Ejército el 4 de agosto de 1919 que ubica en Los Inválidos el vagón convertido ya en un monumento histórico y en cuyo interior, se coloca una placa, en la que consta: “Vagón del Mariscal Foch en el que se firmó el armisticio del 11 de Noviembre de 1918, donado al Estado por la Compagnie des Wagons Lits”. El vagón, instalado en un patio interior a la intemperie, fue sufriendo un lento deterioro, hasta que en 1924, tras múltiples protestas del público y de las instituciones, un millonario norteamericano corre con los gastos de restauración y su traslado al lugar donde se efectuó la firma. Tres años más tarde, se construye en Compiegne un edificio especial para albergar el 2419-D. En presencia del Mariscal Foch, el general Weygand, y el almirante Hope, se descube una placa que reza “Este edificio que alberga el vagón en el que se firmó el armisticio del 11 de noviembre de 1918, que ha sido construido gracias a la generosidad de un amigo de Francia, el señor Arthur Henry Flemming, de Pasadena, California, Estados Unidos de América”.


Almania y Francia vuelven a enfrentarse en una guerra años después. Tras un arrollador avance del Ejército alemán, el Gobierno francés se vé forzado a pedir la paz en 1940 . Un nuevo armisticio pone fin a las hostilidades entre ambos países;
pero los papeles han cambiado: Los vencedores son los alemanes y los vencidos, los franceses.

Unidades especiales alemanas se desplazan al claro de Rethondes, y proceden, tras volar la fachada de la edificación que contenía el vagón 2419-D, a colocarlo en el punto exacto en que se encontraba el 11 de Noviembre de 1918. Hitler quería resarcirse de aquella humillación y obliga a los franceses a desplazarse al claro de Rethondes.

En la mañana del 22 de Junio de 1940, nuevamente se reúnen dos delegaciones. Por parte alemana acuden Adolf Hitler;
el mariscal Goering, el almirante Reader, Rudolf Hess y Von Ribbentrop, acompañan al Jefe del Alto Mando de las Fuerzas Armadas, el coronel general Keitel, que presidirá la delegación, y sus ayudantes. Por parte francesa, preside el general Huntziger, al que acompañan, el embajador Noel, el vicealmirante Le Luc, el general Parisot, el general Bergeret, y como intérprete, el ministro plenipotenciario Paul Schmitd.

Una vez escenificada la firma Alemania toma posesión del vagón 2419-D como trofeo de guerra, y el Alto Estado Mayor de la Wehrmacht lleva a cabo las medidas necesarias para el transporte por carretera y su exhibición en Belín. Fue instalado en el centro de la Plaza Lustgarten, frente al antiguo Museo de la Ciudad, donde quedó expuesto al público, que en gran número acudía a ver aquella reliquia y trofeo, que además contenía el original del ‘Tratado de Versalles’ de 1919.

Posteriormente, el vagón se llevó a las cocheras de la Estación de Anhalt, en el mismo Berlin, aunque por razones de seguridad se traslada a una importante base de la Wehrmacht, en pleno bosque de Turingia. Hitler encarga a las SS de su custodia y traslado a lugar seguro tras los bombadeos que se producen en la zona. En un primer momento, es llevado a la estación de Sperenberg, pero en febrero de 1945, la proximidad del frente hace necesario trasladarlo a la estación de Rhula, situándolo en una vía de estacionamiento, camuflado cubierto con un toldo. El avance del enemigo obliga nuevamente a las fuerzas de las SS que lo protegen a trasladarlo a Ohrdruf, pero la proximidad de las tropas americanas, (que ocupan Ohrdruf el 4 de Abril), obliga nuevamente a trasladarlo, esta vez a Crawinkel, situándolo en una vía secundaria que se encuentra en una zona boscosa. Las SS reciben, finalmente, la orden de destruirlo, por lo que se internan en el bosque y proceden a su voladura y posterior incendio. El 11 de abril de 1945, los americanos ocupan Crawinkel y encuentran algunos restos del 2419-D.

Terminada la guerra, el Gobierno francés se dirige a la CIWL, para ver la posibilidad de sustituirlo. La empresa, inmersa en pleno proceso de “reconstrucción”, rastreaba la pista de su material desperdigado por medio mundo y trató de localizar algún WR de la misma serie. Tras una búsqueda por Finlandia, Grecia, Rumania, Bélgica, Marruecos, Turquía, y hasta China, se encontró el WR 2439, en un estado de chasis y estructura pasable, ya que los revestimientos interiores y exteriores, al ser de madera, prácticamente habían desaparecido. Tras un meticuloso trabajo, siguiendo los planos originales, de los talleres de la CIWL salió un renovado 2419, que la empresa entregó a las autoridades francesas. El 11 de noviembre de 1950, en el reconstruido edificio sito en la también restaurada explanada de Compiegne, se instala con todos los honores el vagón del armisticio.

Fuente: "
Treneando"
(todo sobre trenes)
Llevo meses busando este tren.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Jue Nov 25, 2010 6:43 pm



El vagón de Foch

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por glorisabel el Dom Dic 05, 2010 3:49 pm

Yo no sé si ésto se ha mencionado en este hilo del foro, pero si lo fue, no lo recuerdo.

Woodrow Wilson no era un político - era un académico. Fue presidente de Princeton
University (una de las más prestigiosas de EUA) de 1902 a 1910. El el único presidente
de EUA que ha ostentado un grado doctoral (Ph.D.). Lo más curioso de todo es que
era disléxico.

Wilson fue electo Presidente en 1912, y se mudó a la Casa Blanca con su esposa,
Ellen Louise Axson, y sus tres hijas. Ellen era una mujer enfermiza, y falleció en 1914,
un año después de convertirse en Primera Dama. En 1915 Wilson se casó con Edith
Galt, una viuda.

El 25 de septiembre de 1919 Wilson sufrió un derrame cerebral (ictus) severo, que le
dejó la mitad del cuerpo muerto, le afectó la capacidad de hablar, y además le hizo
mucho daño en otras áreas del cerebro. La esposa decidió ocultar a todos la severidad
de la enfermedad de su marido, para que él siguiera siendo el Presidente, y ella
la Primera Dama. Recordemos que nos encontramos en una época en la cual la figura
del Presidente era sumamente respetada, y no existían los paparazzi. Edith dio órdenes
de que todo papel dirigido al Presidente tenía que pasar por las manos de ella, y ella
se los haría llegar a Wilson, que no debía ser "
molestado"
por otras personas. Luego,
devolvía los papeles, supuestamente aprobados o no por el Presidente, pero la firma
o iniciales que aparecían en los mismos era la de ella, imitando la letra de Wilson.
De vez en cuando, al Presidente lo amarraban a un carruaje, y lo paseaban junto con
la esposa por Washington, para que todos vieran lo "
bien"
que se encontraba. Edith Galt
Wilson se convirtió así, para todos los efectos, en la única "
mujer Presidente"
que ha
tenido los EUA.

Después de la muerte de Wilson en 1924, se encontraron entre sus cosas cartas y papeles
importantísimos referentes a la Liga de las Naciones. Edith no había tenido tiempo de
leerlos, o la capacidad para entenderlos. Wilson no pudo presentarse ante el Congreso,
para defender el ingreso de EUA en la Liga de las Naciones, debido a su enfermedad.
Tal vez si EUA hubiera ingresado en la Liga la historia hubiera tomado un giro diferente.
Una Liga de las Naciones fuerte hubiera podido ponerle freno a la ambición desmedida
de Hitler. Tal vez no hubiera ocurrido la Segunda Guerra Mundial . . . Bueno, éstas son
elucubraciones mías, pero con soñar no se pierde nada, ¿verdad?


glorisabel
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 8254
Fecha de inscripción : 07/06/2008
Localización : San Juan, Puerto Rico

Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Dom Dic 05, 2010 4:51 pm

No estaba en el hilo Gloria, y es intersantísimo. Hoy en día Wilson no hubiera podido ocultar su enfermedad. (Hay unas fotos más hacia atrás que puse hace unos meses, ¿se trata de la primera o de la segunda mujer?, está Wilson con su familia sentado en el porche de su casa).

Con respecto a poder evitar una guerra, esta es una elucubración que todos un día u otro planteamos ¿qué hubiera sido del destino de un país si tal o cual dirigente hubiera hecho aquello así o de aquella otra manera? ... quien lo sabe. . . yo tengo la tendencia a pensar que todo está escrito y que por mucho que nos esforcemos no podemos evitar estas cosas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por glorisabel el Dom Dic 05, 2010 5:08 pm

En la foto de Wilson con su familia, la que aparece es la primera esposa.

glorisabel
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 8254
Fecha de inscripción : 07/06/2008
Localización : San Juan, Puerto Rico

Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Invitado el Jue Dic 09, 2010 5:45 pm




Gloria, aqui está Edith Bolling Galt, controlando, sutilmente, todo lo que caía en la manos de su esposo Woodrow........

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Primera Guerra Mundial

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 9 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.