¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por Julio Blackaller el Mar Jul 03, 2012 8:55 pm

¿EL SR. JUSTO ARMAS Y MAXIMILIANO DE ABSBURGO ERAN LA MISMA PERSONA?
Julio Alfredo Blackaller Rodríguez.

Dice una nueva leyenda que el archiduque Maximiliano sedicente emperador de México, no fue fusilado en Querétaro, como señala la historia, pues era masón igual que el presidente Juárez y por ello se permitió su fuga;
después emigró a la República del Salvador, ahí residió con el nombre de Justo Armas y dirigía un negocio de banquetes y en el cual utilizaba una vajilla que había sido de Maximiliano y que estaba marcada con la fecha 15 de mayo de 1867 (fecha de la aprehensión del archiduque en Querétaro).
En 1916 unos embajadores plenipotenciarios fueron a San Salvador a ofrecerle el trono austriaco. También se dice que cuando murió el Sr. Armas a los 104 años de edad en 1936 el Arq. Rolando Déneke vino a México y “descu-brió la trama”:
Dice la leyenda;
“En ese tiempo ya existía la fotografía —reflexiona al respecto Déneke-. se trataba de una ejecución importante, de un personaje importante, debía haber fotografía... pero me llamó mucho la atención que no hubiera ninguna...”
Un relator señala;
“El Arquitecto salvadoreño Déneke, estuvo en México realizando investigaciones con el apoyo de la Fundación María Escalón de Núñez, pero no encontró una prueba contundente de que Maximiliano hubiera sido fusilado. Más al contrario, cada descubrimiento que se sumaba a su acopio de información le hacía pensar con mayor fuerza que la ejecución del derrocado emperador fue fingida.” Agrega que la madre de Maximiliano no reconoció el cuerpo de su hijo.
También Déneke mandó hacer una prueba grafológica en una carta de Maximiliano y escritos del Sr. Armas, la cual asegura fue positiva;
un examen de la estructura de los huesos de la cabeza y cara de los dos personajes que efectuó una experta extranjera dio resultados que demostraban la identidad de los dos personajes y una prueba de ADN “…en una prestigiosa universidad” que no dio resultados porque la muestra tomada del cuerpo del Sr. Armas “estaba contaminada…”.
A.- El concepto de historicidad y la narración fidedigna de hechos:
Antes de entrar a analizar la leyenda que arriba se indica es necesario diferenciar los hechos históricos de los que no lo son:
En primer lugar debo decir que una parte importante del modernismo renacentista nació en el siglo XV, poco después de la caída de Constantinopla, cuando Lorenzo Valla secretario del papa Nicolás V publicó sus conclusiones acerca de la falsedad de la supuesta “Donación de Constantino” documento que se encuentra en el “Archivo Secreto” del Vaticano. (Hoy se puede consultar en: http://asv.vatican. va/es/visit/pnob/doc_don_constantino.htm) y plasma la leyenda de que la colina del Vaticano y sus edificios fueron donados al papa Silvestre I en el año 350 por el emperador Constantino. (El papa San Silvestre I murió en el año 335 y el emperador Constantino murió en el año 337, por lo tanto no pudo haber tal donación en el año 350).
El Sr. Valla demostró que dicha “donación de Constantino” se había falsificado en el siglo IX por orden del papa León IV.
Desde entonces la Iglesia considera falsas las “donaciones de Constan-tino” (En L. PASTOR, VER BIBLIOGRAFÍA) ya que en el siglo IV Roma tenía menos de 100,000 habitantes a diferencia de su esplendor en la era clásica cuando había tenido un millón y medio de pobladores, ya no era capital y estaba casi abandonada, pues la nueva capital occidental del Imperio Romano era Ravena y la capital oriental era Constantinopla.
Los papas simplemente tomaron los edificios que nadie reclamaba, hacía más de 70 años que no tenían dueño, además efectivamente Constan-tino mandó construir la primera basílica de San Pedro y la entregó a la Iglesia.
A partir de que se demostró la falsedad de las “donaciones de Constan-tino”, se fue acabando el oscurantismo medieval que implicaba vivir en una abrumadora “realidad” llena de leyendas, mitos y cotidianos falsos “milagros”.
La Iglesia consideró pecado mortal divulgar “milagros” falaces y ridículos como por ejemplo;
“encontrar las llaves” que se le habían perdido una beata ancianita, por intercesión milagrosa de una supuesta “Santa Rita de Palermo” (no reconocida por la Santa Sede, pero si por el obispo local), cuando que una simple inspección en la tumba de la pretendida santa demostró que en ese lugar solo estaba sepultado el esqueleto de una cabra.
La gente no hizo mucho caso de esa prohibición, pero se fue sentando el precedente que ha rendido algunos frutos a lo largo de los siglos.
Durante la edad media se gestaron tremendos embustes en beneficio de algunos vivales, tal fue el caso de las “astillas” de la Santa Cruz que vendían los ex cruzados a su regreso de “Tierra Santa” y que cuando se hizo el inventario en el siglo XVI alcanzaron un peso total de casi 4 toneladas (CRISTO NO HUBIERA PODIDO CARGAR TAL CRUZ). También existen 3 lanzas que se dice;
“-fueron usadas por el soldado romano Longinos para atravesar el pecho de Jesucristo en la Cruz”, aunque nadie ha dicho que el Redentor fue lanceado 3 veces, por tres lanzas distintas.
Se dice metafóricamente que el “Renacimiento” es tal porque volvió a nacer el imperio de las musas de la antigüedad grecolatina y entre tales musas estaba Clío, que era la diosa de la Historia.
A partir del Renacimiento, la Historia se construye con documentos, hallazgos arqueológicos, paleontológicos, antropológicos y/o con algunos otros documentos que se puedan cruzar. El conocimiento científico sobre los pueblos que no tenían lenguaje escrito, se llama Prehistoria.
Tal es el caso de los aztecas que no tenían idioma escrito, aunque existían los códices con su muy peculiar forma de narrar de modo gráfico.
Con la destrucción de los códices que hicieron;
el cihuacoatl Tlacaelel en el siglo XV, para evitar que se supiese que los aztecas tenían un origen muy humilde y el arzobispo Zumárraga en el siglo XVI, para evitar que se difundiera la religión de Huitzilopochtli (que reclamaba sacrificios humanos), se quedó sin fuentes históricas todo un país de 20 millones de habitantes.
Se empezó a reconstruir la historia azteca en la segunda mitad del siglo XVI cuando hubo personas que poseían el idioma náhuatl tanto hablado como escrito (en signos latinos que implantaron los frailes españoles), es decir los “nahuatlatos” que eran los poseedores cultos de la lengua náhuatl.
Fray Bernardino de Sahagún, OFM era un nahuatlato de alto perfil que recogía los datos históricos a partir de testimonios de los habitantes de tres ciudades;
México, Tlaltelolco y Tepepulco, mismos que comparaba y solo consideraba que había un dato histórico cuando coincidían las versiones.
Sahagún entrevistó a miles de personas a lo largo de 45 años y em-pleando únicamente datos validados escribió su libro “Historia general de las cosas de la Nueva España”.
Los relatos que no tienen apoyo documental o testimonios verificados y documentados, no pueden ser considerados históricos, se les llama leyendas y son material para entretenimiento, pero no para demostrar hechos verídicos ocurridos en el pasado.
Ahora bien si en un relato no se establecen las categorías irreductibles de tiempo y espacio de algún hecho, resulta que o es mentira o pertenece a la esfera de la “Eternidad” en la que no hay principio ni fin y ni tampoco dimensio-nalidad espacial, por tanto no tiene tamaño, no tiene centro y tampoco tiene orillas, según un precursor del pensamiento científico moderno, fray Giordano Bruno, O.P. quien explicó su concepción filosófica y por ello lo mandaron quemar vivo en el año 1600. Galileo Galilei, que pensaba igual que fray Giordano, al conocer la muerte del dominico se retractó y por ello lo dejaron vivir recluido por la Santa Inquisición hasta su fallecimiento en el año 1642.
Las leyendas, las novelas y los cuentos se basan en desinformación diciendo;
“Hace muchos, muchos años…, en un lugar que no quiero acordar-me…, había una vez….etc., etc.” Tal es el caso del escrito sobre la supervi-vencia de Maximiliano, pues le falta precisión de tiempo, lugar y circunstancias.

B.- Análisis del relato sobre la supuesta supervivencia de Maximiliano:

1.- Testigos de la muerte de Maximiliano.
1.1.-Empieza diciendo el relator que no hubo testigos del fusilamiento, ni fotografías, de la muerte de Maximiliano, lo cual es falso, pues solo la brigada del general Jesús Díaz de León que formó el cuadro de ajusticiamiento, en torno al paredón estaba integrada por 4,500 militares que estuvieron presentes ese día 19 de junio de 1867 . Así consta en el “Memorándum sobre el proceso del archiduque Fernando Maximiliano de Austria elaborado por los CC. M. Riva Palacio y R. Martínez de la Torre”, ellos fueron dos de los cuatro abogados defensores del archiduque, dicho memorándum estaba dirigido al emperador de Austria y a la madre de Maximiliano, (VER “EL SITIO DE QUERÉTARO”, EN LA BIBLIOGRAFÍA).
1.2.-También hay fotografías relativas al fusilamiento, más una fotografía del cadáver en Querétaro y otra en México, D.F. (Lamentablemente por este medio no es posible “colgar fotos” pero si me mandan un mensaje a mi e-mail;
jablackaller@hotmail.com a la vuelta les mandaré una galería de fotos).
1.3.-Otros testigos fueron los miembros del piquete de fusilamiento que estaba mandado por un joven teniente llamado Aureliano Blanquet que muchos años después y ya siendo general fue cómplice del coronel Félix Díaz y del general Victoriano Huerta en la traición y asesinato del presidente Francisco I Madero, durante la decena trágica del 9 al 19 de febrero de 1913. Pues bien Aureliano Blanquet y los soldados de su sección fueron testigos y actores de la muerte del archiduque, su testimonio está documentado.
1.4.-También fueron testigos;
el cocinero de Maximiliano que era el húngaro Josef Tüdös, el ayuda de cámara austriaco Grill y el fotógrafo belga Aubert (quien tomó varias fotografías que están depositadas en el “Museo Real del Ejército” en Bruselas e hizo un dibujo del fusilamiento) ellos fueron europeos que acompañaron al archiduque a su destino en el Cerro de las Campanas en la mañana del día de su fusilamiento, según escribió el doctor Basch;
médico del archiduque que no quiso ir a verlo fusilar y que solo esperó el cadáver y escuchó las narraciones que hicieron Tüdös y los otros. (VER BASCH, EN LA BIBLIOGRAFÍA).
También esos relatos quedaron plasmados en el libro que escribió la princesa Agnes Salm-Salm ,(VER SALM-SALM EN LA BIBLIOGRAFÍA) espo-sa de un oficial de Maximiliano y también en el libro que escribió el joven José Luís Blasio, (VER BLASIO EN LA BIBLIOGRAFÍA) secretario privado del archiduque que estaba en Querétaro el día del fusilamiento, este joven fue personalmente a Viena a relatarle a la archiduquesa Sofía la muerte de su desafortunado hijo, porque Maximiliano se lo había suplicado encarecidamente un día antes de morir.
1.5.-Además está el testimonio de los confesores de los 3 fusilados de ese día:
El padre Soria que era el confesor del archiduque lo acompañó al “Cerro de las Campanas” y lo vio morir. Asimismo fue testigo el canónigo Ladrón de Guevara que era el confesor del general Miguel Miramón y estuvo en el lugar y el momento del sacrificio de los tres condenados a muerte. También fue testigo el confesor del fusilado general Tomás Mejía.
Tales testimonios quedaron recogidos en el libro de Arrangoiz. (VER ARRANGOIZ, EN LA BIBLIOGRAFÍA)
1.6.-Fueron testigos de la muerte de Maximiliano el hermano y la cuñada de doña María de la Concepción Lombardo, esposa del infortunado general Miguel Miramón que como ya se dijo murió junto con él.
Ambos le relataron a la viuda de Miramón todos los pormenores del triste suceso, pues ella no estaba en Querétaro el 19 de junio de 1867, había ido a San Luis Potosí, acompañada de la princesa Salm-Salm a suplicar a Juárez por el indulto de los tres sentenciados. El relato que le hicieron a la viuda de Miramón a su regreso a Querétaro trece días después quedó plasmado en el libro que ella misma escribió. (VER LOMBARDO, EN LA BIBLIOGRAFÍA).
1.7.-Testigos que no escribieron nada pero que vieron lo que ocurrió esa mañana del 19 de junio de 1867, fueron los queretanos que estuvieron presentes en el fusilamiento de Maximiliano, aproximadamente 400 personas del pueblo, suficientes para establecer evidencia de su muerte pues convivió con ellos por 4 meses y era notoriamente conocido en la ciudad.
Todos estos que he citado fueron testigos directos que vieron fusilar al archiduque, muchos de ellos conocían a Maximiliano y no podían confundirlo con otro individuo, pues en todo el territorio nacional no había persona alguna parecida;
por su raza, color de pelo y barba, complexión y rasgos faciales (especialmente su notorio prognatismo que era ocultado parcialmente por la barba dorada), ni de su alta estatura, máxime que se dio el caso de que el cadáver no cupo en el ataúd de pino que se llevó al cerro, destinado a trasladar de regreso a Querétaro el cuerpo del fusilado y el carpintero desclavó la tabla terminal de dicho catafalco para que por el hueco salieran las piernas del príncipe austriaco.
Todos los testigos dijeron que antes de su fusilamiento y frente al pelotón, Maximiliano dijo;
“-Perdono a todos, ruego que también me perdonen a mí y ojalá que mi sangre beneficie al país. ¡Viva México, viva la independencia!”, (VER CONTE CORTI, EN LA BIBLIOGRAFÍA) estas palabras fueron pronunciadas con su característico acento extranjero que era inconfundible, además los testigos aseguraron que al recibir la descarga, el príncipe se desplomó pero no murió y exclamaba;
“-¡Hombre, hombre!”, que era una frase que él decía frecuentemente cuando algún asunto no le parecía y también vieron que cuando el sargento Manuel de la Rosa le dio el tiro de gracia en el pecho (el archiduque había pedido que no le dispararan en la cara), se incendió el chaleco que llevaba y Tüdös se abalanzó sobre el cuerpo para apagar el fuego. ¿Cómo olvidar tales detalles y cómo dar testimonio plural y sin contradicción si tales hechos no hubieran ocurrido?
2.- Testimonios de personas que vieron el cadáver del archiduque Maximiliano, aunque no lo vieron morir.
2.1.- Un testigo de que existía el cuerpo de Maximiliano fue el médico que hizo la autopsia y embalsamamiento del cadáver del archiduque, el Dr. Vicente Licea quien firmó la “tesis de embalsamamiento” y que al otro día fue arrestado por orden del presidente Juárez, pues el Dr. Basch se quejó porque dicho facultativo aventó juguetonamente los intestinos de Maximiliano, se burló del cadáver y se “lavó las manos” en el agua con sangre resultante del aseo del cuerpo, jactándose que era muy voluptuoso lavarse con la sangre de un príncipe y además sustrajo un mechón de pelo y otro de la barba que se apropió. Su testimonio acerca de la identificación del cuerpo está plasmado en los documentos relativos a la respectiva autopsia que él firmó.
2.2.-También fue testigo, tanto del fusilamiento como de la existencia del cadáver el coronel Miguel Palacios, que junto con el coronel Villanueva eran los jefes de la guardia del archiduque, desde que se le trasladó en calidad de preso al convento de Capuchinas hasta que regresó a Querétaro el cuerpo y se depositó en la celda que ocupó en vida Maximiliano, en dicho claustro.
Este coronel conocía perfectamente al príncipe pues se le ordenó que lo tuviera con guardia de vista y él hacía personalmente uno de los tres turnos de la guardia todos los días desde el 21 de mayo al 19 de junio de 1867. (EN SALM-SALM, VER BIBLIOGRAFÍA)
El coronel Palacios fue testigo de la autopsia y embalsamamiento del cuerpo del archiduque, por encomienda especial del general Mariano Esco-bedo, comandante en jefe de las fuerzas republicanas en Querétaro.
Fue dicho coronel quien ordenó que se trajeran los ojos de la imagen de la Virgen Dolorosa que estaba en la catedral de Querétaro, para ponérselos al cuerpo del archiduque. (NOTA.-Los ojos de un cadáver no se pueden embalsamar, por eso siempre se sustituyen).
Otro testigo de la autopsia y preparación del cuerpo fue el Dr. Riva de Neyra, médico jefe del Ejercito Republicano del Norte que presenció los estudios y preservación, por orden de Escobedo.
Como le quitaron mechones de barba al cadáver, quedó parcialmente expuesta la mandíbula prognata del príncipe, al respecto no hay espacio para el engaño, todos sabían que Maximiliano tenía ese defecto congénito y no encontrarlo hubiera alarmado a los testigos.
2.3.-Estuvo en la autopsia el fotógrafo Aubert (también estuvo en el Cerro de las Campanas a la hora del fusilamiento, como arriba lo señalo), él fue quien tomó las fotografías al cadáver y también recogió el corazón del príncipe y lo preservó en un frasco de vidrio en alcohol de 90° G.L. cerrado con un tapón esmerilado. (EN DESTERNES, VER BIBLIOGRAFÍA)
2.4.-Está asimismo el testimonio del Dr. Basch a quien no se le dejó participar en la autopsia y embalsamamiento del archiduque, pero que si estuvo presente como testigo instrumental en dichos procedimientos a petición del embajador de Prusia. Tal testimonio consta en el libro que escribió dicho médico austriaco que conocía a Maximiliano desde cuando era niño. (EN BASCH, VER BIBLIOGRAFÍA)
2.5.-Como el primer embalsamamiento fue fallido, se ordenó un segundo procedimiento de preservación que llevaron a cabo en la ciudad de México los doctores Agustín Andrade, Rafael Ramiro Montario y Felipe Buenrostro. Ellos también fueron testigos de que existía el cadáver de Maximiliano.
2.6.-Otros testigos que vieron el cadáver del príncipe fueron;
el Lic. Juan José Baz, gobernador del D.F., el médico Ignacio Alvarado y el presidente Benito Juárez que fueron a ver el avance del 2° embalsamamiento del cuerpo de Maximiliano en la capilla del hospital de San Andrés, en la ciudad de México, en la noche del 6 de noviembre de 1867. Juárez no conoció en vida a Maximiliano, pero el Señor Baz si lo conocía muy bien y dejó plasmado su testimonio en un discurso ante el Congreso de la Unión, muchos años des-pués cuando era diputado y luego lo reprodujo en uno de sus libros. (EN BAZ, VER BIBLIOGRAFÍA)
2.7.-También fueron testigos que vieron el cadáver del archiduque, cuando fue entregado por el gobierno mexicano a los representantes de la familia Absburgo;
el conde Tegetthoff y los ayudantes de campo del empera-dor de Austria;
Von Goal y Hennebig, ellos levantaron una acta circunstanciada del reconocimiento del cuerpo y de la diligencia de entrega que se efectuó a las cinco de la mañana del día 12 de noviembre de 1867, en la capilla del hospital de San Andrés en México, D.F. y que fue escoltado por un destacamento de 300 soldados de caballería del Ejército Mexicano hasta Veracruz, en donde lo recibió el día 25 de noviembre el almirante Tegetthoff (hermano del conde), quien hizo otro reconocimiento del cuerpo antes de embarcarlo en la fragata Novara de la armada austriaca, el día 26 de noviembre de 1867.
Es importante señalar que los hermanos Tegetthoff conocían perfecta-mente al archiduque Maximiliano, pues fueron sus camaradas de estudios y el almirante tomó el mando del Novara después de que lo dejó Maximiliano cuando fue nombrado gobernador general del Reino Lombardo-Veneto en 1856. (EN DESTERNES, VER BIBLIOGRAFÍA) No debemos olvidar que Maximiliano era oficial de marina.
2.8.-Las historiadoras Suzanne Desternes y Henriette Chandet, en su libro “Maximilien et Charlotte” publicado en 1964 y que fue su tesis doctoral en la Universidad de París, narran que el cuerpo de Maximiliano llegó a Viena por ferrocarril vía Trieste, en la noche del 17 de enero de 1868 y fue trasladado al palacio de Hofburg, sede del gobierno austriaco, acompañado por un destaca-mento de húsares de la guardia imperial que portaban antorchas, ahí espera-ban la archiduquesa Sofía y sus tres hijos quienes recibieron el cuerpo de Maximiliano, de inmediato la archiduquesa: “Viendo a través del pequeño cristal el pálido rostro de su favorito se arroja llorando sobre el ataúd. No se oye nada más que sus gemidos que desgarran el silencio...” (IBID IDEM. Pág. 424.)
Yo no conozco ningún documento en que se diga que la madre de Maximiliano haya dicho que ese no era su hijo. ¿Existirá tal documento?;
si alguien lo tiene, que lo muestre.
2.9.-En la capilla ardiente en Hofburg estuvieron presentes muchas personas que conocían perfectamente a Maximiliano, como fueron el secretario Blasio y el Dr. Basch que acompañaron al cuerpo desde México;
el conde Heinrich Bombelles que había sido el preceptor de Maximiliano y que por lo tanto lo conocía desde que era niño;
el Sr. Eloin, ex jefe del gabinete del archiduque en México;
el embajador del dizque “Imperio Mexicano” ante la corte de Viena, don Gregorio Barandarián y el ex secretario mexicano Ángel Núñez. Ninguno de ellos dijo que el cadáver no era del príncipe.
También estuvo toda la corte imperial de Austria, los hermanos del príncipe;
el emperador Francisco José I y los archiduques Luis Víctor y Carlos Luis, sus primos los archiduques Rainiero, Carlos Salvador, Guillermo, José y Leopoldo;
su amigo y cónsul en Viena, Sr. Herzfeld, su prima y cuñada la emperatriz Sisy, su tía la princesa Ludowika Wittelsbach, los tres cancilleres de Hungría, Croacia y Transilvania, todos los ministros imperiales y muchas, pero muchísimas personas más que conocían a Maximiliano perfectamente bien y no podrían ser engañados.
2.10.- Desde luego que hay un rasgo fisonómico inconfundible a nivel mundial y reconocible por todas las personas, este es su notorio prognatismo, herencia patrimonial de todos los Absburgo, ninguno de los presentes en esa capilla ardiente se podría engañar, pues tal defecto era reconocible al instante.
Yo entiendo que mucha gente dirá que toda vez que existe la versión de que Maximiliano no era hijo del archiduque Francisco Carlos de Austria, sino de del duque Franz Reichstadt, es decir Napoleón II, no debería ser prognata, pero quizá esas personas olvidan que, en todo caso, su pretendida abuela paterna, si el aguilucho fue su padre, sería la emperatriz María Luisa que era miembro “pour sang” de la familia Absburgo y por esa línea pudo haber heredado el prognatismo que es una tara genética de esa ilustre familia.
Maximiliano, independientemente de las líneas consanguíneas de origen Absburgo por las cuales heredó el prognatismo, ciertamente lo padecía.
3.- Pruebas documentales de que el archiduque Fernando Maximi-liano estuvo preso en el convento de Capuchinas, en la ciudad de Querétaro, del 21 de mayo a la madrugada del 19 de julio de 1867.
3.1.-Los documentos que escribió Maximiliano en su última prisión, fueron una multitud de cartas a diversas personas y despachos de telegramas dirigidos al presidente Benito Juárez, relativos a varios pedimentos como fueron;
permiso para que los embajadores europeos ante su supuesta corte y sus defensores defeños Martínez de la Torre y Riva Palacio pudieran atravesar el cerco de la ciudad de México, impuesto por el comandante del “Ejercito Republicano de Oriente”;
Gral. Porfirio Díaz e ingresar a la ciudad de Querétaro tomada por los ejércitos del norte, centro (segundo ejército de norte) y del occidente al mando de los generales;
Mariano Escobedo (quien además era el comandante en jefe de la plaza), Vicente Riva Palacio y Ramón Corona, respectivamente.
También pedía Maximiliano ampliación de los plazos del proceso, cambio de tribunal que lo tendría que procesar, la liberación de los generales y oficiales de su ejército que estaban detenidos, etc. Casi todos esos oficios están escritos de puño del Dr. Basch, pero hay algunos de la mano del príncipe;
eso sí todos están firmados por el archiduque y nunca nadie ha dudado de la autenticidad de la firma, ni tampoco de la letra de Maximiliano.
3.2.- También escribió Maximiliano un extenso memorándum asesorado por sus defensores queretanos;
Lic. Eulalio Ortega y el Lic. Vázquez y fue enviado al general Escobedo, comandante en jefe de las operaciones de los ejércitos republicanos sobre la ciudad de Querétaro;
en dicho escrito se establecen las principales líneas de su defensa, este documento es de su puño y letra y fue agregado al memorándum que después dirigieron los defensores “defeños” Mariano Riva Palacio y Rafael Martínez de la Torre al emperador Francisco José I (VER “EL SITIO DE QUERÉTARO”, EN LA BIBLIOGRAFÍA)
3.3.-Maximiliano escribió otras cartas dirigidas al Gral. Mariano Escobe-do, la última el 18 de junio de 1867, en la que le pide que escoja buenos tiradores y que por favor no le disparen a la cara.
3.4.- También escribió durante el periodo del 21 de mayo al 19 de junio de 1867, multitud de cartas de despedida dirigidas;
al papa, a la princesa Carlota, al emperador Francisco José I, a sus hermanos los archiduques Carlos Luis y Luis Víctor, al príncipe Auersperg, al conde Bombelles, al conde Handiz, a la baronesa Binzer, al barón Walter, al profesor Bilimek, al capitán Pierrón, a Gutiérrez Estrada, a la princesa Iturbide, a los ministros Ramírez y Escudero, a los generales y oficiales de su ejército, que estaban presos en el convento de Teresitas, en Querétaro (carta escrita a las once de la noche del 18 de junio, es decir 8 horas antes de morir), etc. (EN CONTE CORTI, VER BIBLIOGRAFÍA)
Todas estas misivas fueron dictadas a Basch y firmadas por Maximi-liano, por lo que hacen prueba plena de que ambos estaban en su celda hasta la madrugada del 19 de junio, pues las letras y firmas son irrefutables.
4.- ¿Realmente fue masón el príncipe Maximiliano?
Este terreno es muy resbaloso, por lo que solo me remito a lo que al respecto, en forma de interrogante y tomando como base algunos rumores y decires señalan Desternes y Chandet en su libro ya citado . Aclaro que no sostienen nada en firme, pero se supone que Maximiliano era masón y tenía el grado 19º en esa obediencia, aunque no se indica en que ciudad y en que logia fue iniciado.
5.- ¿El presidente Benito Juárez perdonó a Maximiliano porque ambos eran masones?
En México se venera al licenciado Juárez, como uno de nuestros máximos héroes, fue el 2° padre de la patria y además el H. Congreso Nacional de la hermana República de Colombia le otorgó el título de “Benemérito de las Américas”, convalidado por los gobiernos de casi todo el continente americano, pero debo decir que Juárez era muy severo y no se conoce ningún caso en que el entonces primer magistrado de la Nación hubiera indultado a persona alguna sentenciada a la pena de muerte, ni siquiera a alguno de sus camaradas fraternos de las logias masónicas, fue por eso que mandó fusilar como traidores que lo fueron, al general Tomás O’Horan y al ex gobernador del estado de Nuevo León, don Santiago Vidaurri, que eran archi masones.
Además por simples sospechas de traición respecto de la conducta del general José María Patoni (también masón), quien era ex gobernador del estado de Durango y que en alguna ocasión salvó la vida del presidente Juárez, lo mandó asesinar un grupo de personas adictas a don Benito Juárez en forma ruin, cobarde y artera. (EN FERNÁNDEZ RUIZ, VER BIBLIOGRAFÍA).
Recordemos;
Maximiliano fue fusilado después de haber sido sentencia-
do por un tribunal militar, en su juicio se cumplieron todas las formalidades del procedimiento y el archiduque dispuso de 4 abogados defensores, Juárez no podía intervenir sin atentar contra la autonomía del tribunal. Negó el indulto.
Entre los argumentos que dieron el presidente Juárez y su ministro Lerdo de Tejada para desatender las súplicas de indulto que le hicieron llegar: Víctor Hugo, José Garibaldi, el gobierno de Estados Unidos, las trescientas damas de San Luis Potosí, la princesa de Salm-Salm, doña María Concepción Lombardo de Miramón, quien llorando suplicó, etc., etc.,…, entre dichos argumentos, repito;
estaba la observación acerca del conocido carácter ambivalente del archiduque austriaco que curiosamente era tremenda y obsesivamente celoso de la defensa de su;
“honor personal y familiar” y su pretendido;
“… derecho al Trono de Moctezuma”, otorgado por el supuesto;
“…voto unánime de la Nación Mexicana…”, pero también era una persona que, en todo lo demás, cambiaba de parecer de la noche a la mañana, estas dos características;
decía Juárez, pueden volver a poner en peligro a México, pues nadie podría garantizar que un buen día no se presentase nuevamente en las costas mexicanas, él o algún miembro de su casa imperial, al frente de otro ejército extranjero en demanda de su supuesto trono imperial mexicano. (EN VIGIL, VER BIBLIOGRAFÍA)
En abono a la anterior consideración, recordemos que el 9 de abril de 1864, estando Maximiliano en Miramar renunció formal y solemnemente a sus derechos hereditarios al trono imperial de Austria-Hungría;
“…porque venía a México, su nueva patria, a ocupar el trono al que tenía derecho, como descen-diente de Carlos V…” y que después en 1866, en plena guerra que sostenía su hermano el emperador de Austria en contra de Prusia, mandó Maximiliano pliegos a sus embajadas en Europa manifestando que dicha renuncia formal era nula pues;
“… se le arrancó con violencia y fuerza irresistible”, según él. (EN ARRANGIOZ, VER BIBLIOGRAFÍA)
Por todo lo anterior podemos decir que existe la presunción fundada de que Juárez no perdonó a Maximiliano y que además no existe prueba alguna de que lo hubiera hecho.
Desde luego que, como lo he mostrado arriba, existen múltiples pruebas de que el archiduque Fernando Maximiliano José de Absburgo-Lorena y Wittelsbach, 2º agnado del imperio austrohúngaro murió fusilado a las 7:05 hs. del día 19 de junio de 1867, en la cima del pequeño “Cerro de las Campanas” en la ciudad de Querétaro.
Hoy en ese cerro hay un parque de esparcimiento para las familias, una capilla laica conmemorativa de tan infausto suceso, que mandó pre construida el emperador de Austria Francisco José, un pequeño museo de sitio, una estatua monumental del Lic. Benito Juárez (20 metros de alto) y en las faldas de esa loma está la Universidad Autónoma del Estado de Querétaro.
En la base del cerro está un obelisco en el preciso lugar en que fue hecho prisionero el archiduque por el general Echegaray, el día 15 de mayo de 1867 a las ocho de la mañana;
es la esquina del hospital del ISSSTE y está frente a la puerta del Instituto Tecnológico Regional de Querétaro.
6.- ¿Eran Justo Armas y el príncipe imperial de Austria Fernando Maximi-liano José, una misma persona?
6.1.-Bueno, aquí se denota que una afirmación así solo puede producir desinformación, pues el propio relator que analizamos dice:
“En ese tiempo ya existía la fotografía —reflexiona al respecto Déneke —. Se trataba de una ejecución importante, de un personaje importante, debía haber fotografía... pero me llamó mucho la atención que no hubiera ninguna...”
Si existen tales fotografías.
6.2.-Lineas más abajo se dice;

“No hubo piedad, y después del supuesto fusilamiento, el empe- rador Francisco José de Austria, hermano de Maximiliano, pidió el cadáver a México. En su lugar, recibió una fotografía”.
Y agrega (n):

“Ante la insistencia austriaca, México puso como condición para devolver el cadáver, que Francisco José reconociera la soberanía mexicana. Lo hizo, pero México se limitó a mandar una segunda foto, sorprendentemente con la imagen de un cadáver distinto al de la primera.”

¿Pues no que no hubo fotos?, ¿En qué quedamos?;
pregunto yo, además es obligación del postulante mostrar las fotografías que dice que mandó el gobierno mexicano, especialmente porque según él son distintas, asimismo debe indicar el archivo en que están guardadas, si quiere gozar de credibilidad.

Luego aparece un párrafo que solo se puede calificar de “POCO CLARIFICADOR”, mismo que a la letra dice:
“El Arquitecto salvadoreño Déneke, estuvo en México realizando investígaciones con el apoyo de la Fundación María Escalón de Núñez, pero no encontró una prueba contundente de que Maximiliano hubiera sido fusilado. Más al contrario, cada descubrimiento que se sumaba a su acopio de informa-ción le hacía pensar con mayor fuerza que la ejecución del derrocado empera-
dor fue fingida.”
Vale interrogarnos, sin que se considere una falta de respeto:
¿Cuándo vino a México el Arq. Déneke?, ¿Qué fuentes de información se allegó?, ¿Con quién habló? ¿Qué pruebas buscó? ¡Es obligación del postulante mencionar esas circunstancias!
¿Cuáles fueron los;
“…descubrimientos…” que sumó;
“…a su acopio de información…”, mismos que;
“…le hacía pensar con mayor fuerza que la ejecución del derrocado emperador fue fingida.” (Sic.)
¿Cuál es su;
“…acopio de información…”? ¡Debería exponerla!
Si alguien se propone realizar un trabajo historiográfico de gran formato, en relación con un evento tan relevante en la vida de México y que redundó en Francia en la caída del emperador Napoleón III y desde luego alcanzó una gran notoriedad en Europa debido a que las noticias del fusilamiento de Maximiliano llegaron a París el día 31 de agosto de 1867 y al otro día fue la entrega de los premios de la “Feria Mundial de París”, a la que estaban invitados emperadores, reyes y multitud de príncipes, archiduques, duques, condes, marqueses, etc., etc. Y que se vio desariada porque al arribar los emperadores de Francia al Campo Marte, los jerarcas invitados abandonaron en masa el evento, en protesta por la participación de la casa reinante de Francia en la muerte del 2º agnado del imperio austriaco;
quien pretende hacer eso, insisto;
debe tener una verdadera capacidad investigativa, que no aparece en la especie, pues no se revelan los resultados de tal investigación, ni sus métodos, ni sus fuentes, ni nada de nada.
6.3.-En cuanto a los estudios grafológicos, los de comparación de los huesos del cráneo y de ADN, resultan tan inciertas las tomas de muestras que es muy difícil concluir en sentido alguno:
6.3.1-No se dice qué carta de Maximiliano se empleó en la prueba grafológica, de qué fecha, quién era el destinatario, en que archivo se encuentra y si es autógrafa o escrita de otra mano y solo firmada por el archiduque, no se describe cómo se compararon las firmas o rasgos de la escritura, o las rúbricas de firma, etc. No se indica con qué manuscrito de don Justo Armas se comparó. Tampoco se habla de la composición de las tintas ni de los materiales primarios del papel, aspectos muy importantes para verificar las fechas.
6.3.2-En cuanto a la prueba de comparación de los puntos sobresalientes de los huesos del cráneo, en la cara del sujeto, no se indica que fotografías de Maximiliano se usaron, quien certificó su autenticidad de las fotos, de qué fecha son, en que archivo están, etc.
Dice el relator del investigador que fue necesario allegarse de una científica de fama universal para la realización de tal estudio, pero con el prognatismo de Maximiliano, que hubiera aparecido en el rostro del Sr Armas, a lo mejor ni hubiera sido necesaria tanta ciencia para sentar una duda razonable en favor de la identificación de ambos personajes, sin embargo ni el relator ni el investigador indican esa obvia señal facial, lo que me permite suponer que no están enterados de ella. (EN LA GALERIA DE FOTOS QUE OBTUVE SE MUESTRA QUE MAXIMILIANO Y EL SR. ARMAS SON DIFERENTES PERSONAS, PUES DON JUSTO NO ERA PROGNATA Y MAXIMILIANO SI, además Maximiliano tenía la nariz afilada y don Justo la tenía roma, los implantes de las orejas de Maximiliano están más bajo que los de don Justo, además las orejas de don Justo son más grandes que las de Maximiliano, la forma de la cabeza de Maximiliano es alargada y la de don Justo es braquiocefálica, el espacio naso/labial de Maximiliano es casi dos veces más largo que el de don Justo, las cejas de Maximiliano son pobladas, muy marcadas y circulares y las de don Justo son semi rectas, medianamente pobladas y de línea poco precisa, etc.).
6.3.3.-La prueba de ADN tiene aspectos que no se han considerado, como son, que se señala que la muestra para comparación se obtuvo de la Sra. Elizabeth Habsburgo de Mithofer, ante esa afirmación debo decir lo siguiente:
-la única prueba del ADN posible en restos mortales osificados o embalsamados de más de 70 años (tal es el caso del Sr. Armas, muerto en 1936) es la del material mitocondrial y tal material solo se puede comparar con el de familiares que desciendan por la rama femenina del sujeto en estudio. (Puede haber prueba contrastante directa entre los restos del Sr. Armas y el cuerpo del archiduque Maximiliano que yace en la cripta de los Capuchinos, en la ciudad de Viena, Austria y también una prueba comparativa de ambos cuerpos con los restos de la archiduquesa Sofía.)
-Ahora bien Sofía casada con el archiduque Francisco carlos de Absburgo, madre de Maximiliano y Ludowika la mamá de Elizabeth, esposa de Francisco José I eran hermanas e integrantes de la casa real de Baviera es decir de la familia Wittelsbach, así que “Max” y Sisy” eran primos hermanos además de ser cuñados:
Por tanto los hijos de Sofía y los de Elizabeth, hija de Ludowika reúnen la doble característica de llevar el apellido Absburgo-Lorena y además ser de la casa Wittelsbach por vía materna;
junto con los hijos de su prima Agustina de Baviera que se casó con otro Absburgo. (Abajo se indican).
Luis Víctor, María Ana Carolina y un niño que nació muerto;
hijos de Sofía Wittelsbach no tuvieron hijos pero pueden proporcionar muestras cadavéricas operantes, también puede hacerlo el archiduque de Carlos Luis, pero no sus hijos y demás descendientes como fueron;
Carlos I el último emperador de Austria y su estirpe así como los hijos y demás descendientes del archiduque Francisco Fernando asesinado en Sarajevo en 1914 (por su muerte empezó la Gran Guerra) ya que no son de la casa Wittelsbach por vía materna. También puede proporcionar muestras válidas el cadáver del emperador Francisco José I.
Sofía (1855-1857), Gisela (1856-1932), Rodolfo (18858-1889) y María Valeria (1868-1924) cuyas muestras de ADN si son operantes, fueron los hijos del emperador y Elizabeth Wittelsbach. En cuanto a Rodolfo solo tuvo una hija de su matrimonio con la princesa Estefanía de Bélgica que se llamó Isabel María, pero las muestras de ADN de esta princesa y las de sus descendientes son inoperantes pues su madre no fue miembro de la casa Wittelsbach, pero si los hijos de Gisela y María Valeria. Sofía no tuvo descendencia pués murió en la infancia.
-También se pueden tomar muestras cadavéricas operantes a los hijos y la esposa de José Augusto, primo segundo de Maximiliano, pues se casó con la princesa Agustina de Baviera;
tales hijos fueron Francisco José y Ladislao que también llevan el apellido Absburgo y descienden por la rama femenina de los Wittelsbach.
Se ignora si el único hijo conocido de Maximiliano, que fue engendrado en Cuernavaca con la hija de su jardinero;
Concepción Sedano y Languizano, tuvo hijos, pues el joven que llegó a vivir en París bajo ese nombre al parecer era un impostor. (VER DAVILA DE, EN LA BIBLIOGRAFÍA), además por no ser descendiente de la familia Wittelsbach por vía materna, su muestra sería inútil.
-Pues bien, resulta que Elizabeth de Habsburgo de Mithofer (que fue la persona con la que se contrastó el ADN del Sr. Armas) no viene de la rama familiar Wittelsbach por vía materna, según tengo conocimiento, aunque a lo mejor estoy equivocado, (Ver: HYDE, GRIBBLE, FAUCHER Y FÜRSTENWÄR-TER EN LA BIBLIOGRAFÍA). Yo veo que el entroncamiento entre Maximiliano y Elizabeth Absburgo de Mithofer es por la rama masculina, es decir por los Absburgo-Lorena, no por la casa real de Baviera (familia Wittelsbach) y no se puede hacer una comparación de ADN mitocondrial.
Por supuesto se pueden hacer pruebas con todos los Wittelsbach emparentados con Maximiliano por vía materna.
Además no se dice quiénes fueron los testigos de la exhumación que reconocieron el cuerpo del Sr. Armas, ni quién levantó el acta de exhumación. ¿Qué en la República del Salvador se puede exhumar un cadáver sin intervén-ción de las autoridades? ¡No lo creo!, por lo demás ¿Qué “prestigiosa universidad europea” efectuó el estudio? Tampoco dicen qué clase de “contaminación” puede tener la muestra ósea que se empleó que fue capaz de nulificar los resultados. No se menciona el protocolo de investigación y la publicación científica en donde se propalaron los resultados. (FALLAS GARRAFALES).
Para usar un caso empleado por el autor del escrito en análisis, veamos el de la archiduquesa Anastasia Romanov.
Sus restos, que estaban sin embalsamar, fueron quemados parcialmen-te, contaminados con gasolina, ácido sulfúrico, cal viva y fango durante 85 años y sin embargo al compararlos con una muestra que donó el duque de Edimburgo, esposo de Isabel II de Inglaterra, que es pariente por vía materna de los hijos del Zar Nicolás II, la identificación fue positiva, pues los mitocondrios considerados para el estudio se encuentran en la parte interior de los huesos y por ello son altamente resistentes a las condiciones extremas;
incluso se han efectuado exitosamente identificaciones en momias egipcias de casi cinco mil años de antigüedad, mismas que están embalsamadas con substancias muy agresivas.
6.4.- Por otro lado, solo por vía de ejemplo de afirmaciones temerarias, analizaré el aserto relativo a la llegada de unos “embajadores plenipoten-ciarios“, a la República del Salvador, para invitar a don Justo Armas a ir a tomar posesión del trono imperial austriaco en medio de la tremenda “Gran Guerra” (1914-1918).
A este respecto;
no se dice la fecha de su llegada, no se dicen sus nombres, no se dice ante qué sede o gobierno eran “embajadores”, no se dice cuándo presentaron sus cartas credenciales, no hay acta circunstanciada de tal “extraordinario ofrecimiento”, ni se establece quién lo hacía;
¿El emperador de Austria?, ¿El parlamento austriaco (Bundestag)?, ¿El gobierno ministerial de Austria?, ¿El estado mayor Austriaco?
6.5.-Otro ejemplo:
¿Don Justo Armas se llamaba así porque;
fue;
“justo por las armas” (¿fusilado?) como dice el relato o por qué fue recogido por una familia de Tampico que se apellidaba Armas, pues también así lo dice el propio relato? ¿Qué familia es esa, dónde vive, etc.? Las versiones son confusas.
6.6.- Un último ejemplo de afirmación gratuita, sin documentos, sin fechas precisas, sin registro alguno;
es la trompicada aseveración de la existencia de la dichosa vajilla, que al final nada prueba, pues vajillas hay muchas y la fecha de la aprehensión de Maximiliano;
15 de mayo de 1867, que se dice estaba grabada en ella, se puede deber a multitud de circunstancias. Aunque la tal vajilla fuese auténtica, pudo haber sido comprada por sus últimos tenedores.
No fueron ni Maximiliano ni Carlota quienes mandaron grabar esa fecha en tal vajilla, pues el primero abandonó la ciudad de México el 13 de febrero de 1867 rumbo a Querétaro, además desde antes de su intentada abdicación y huida hacia Orizaba, el 21 de octubre de 1866, Maximiliano ya no vivía en el alcázar de Chapultepec, pues después de la partida en julio de 1866 de Carlota a Europa, el archiduque se fue a vivir con su amante Concepción Sedano a su finca de Cuernavaca “El Olvido” y después cuando retornó a la ciudad de México el 3 de enero de 1867 presionado por los jerarcas del Partido Conservador se fue a vivir a la Hacienda de la Teja y de ahí trasladó su residencia al Palacio Nacional el 31 de enero de 1867, de donde partió para Querétaro, como arriba lo indiqué, en ninguno de esos traslados lo acompañó la referida vajilla, pues viajaba solo en una pequeña diligencia (EN BLASIO, VER BIBLIOGRAFIA). Finalmente el 15 de mayo de 1867 el archiduque quedó preso en Querétaro.
La princesa Carlota salió de la ciudad de México para Europa el 9 de julio de 1866 y después de un tortuoso periplo por Saint Nazarie, París, un viaje por ferrocarril en el norte de Italia y Miramar llegó a Roma. Luego estuvo recluida víctima de su locura desde octubre de 1866 en los siguientes lugares:
La noche del 30 de septiembre al 1º de octubre de 1866, ya gravemente afectada de sus facultades mentales, durmió en el Palacio Apostólico del Vaticano (única mujer que oficialmente ha pasado la noche en ese lugar en toda la historia de la Santa Sede, desde que se implantó el celibato sacerdotal), luego estuvo unos días en un convento de monjas clarisas en Roma, después vivió unos meses en Miramar. (EN GOFFIN, VER BIBLIOGRA-FÍA).
Al llegar a Bélgica la ubicaron en el castillo de Laeken en Bruselas hasta 1868, después la trasladaron al castillo de Tervuerén y cuando éste se incendió, la trasladaron el 5 de abril de 1879 al castillo de Bouchot en donde murió el 17 de enero de 1927, mientras que la referida vajilla tal vez permanecería en México, desde luego no estaba con la princesa Carlota, pero si hubiese estado pues no creo que la casa real de Bélgica la hubiera vendido o regalado clandestinamente a don Justo Armas. Por lo demás no hay ninguna constancia de que tal vajilla hubiera sido trasladada a Europa. (IBID IDEM).
El desgraciado matrimonio nunca regresó a México, D. F., ni volvió a tener control sobre sus bienes ubicados en esa ciudad.
Aquí termino este apunte provisional para el análisis de la falta de histori-cidad del documento que se alude, vean las fotos que estoy dispuesto a enviarles como arriba se indica.
ATTE.
Julio Alfredo Blackaller Rodríguez.
Bibliografía:
ARRANGOIZ, Francisco de Paula de, “México desde 1808 hasta 1867.”,
Editorial Porrúa, S.A., Colección “Sepan cuantos…”, Núm. 82
México, 1977.
BASCH, (Dr.), “Maximilien au Mexique”, Paris, 1889.
BAZ, Juan José, “Discursos pronunciados en el Congreso General”, Imprenta
del gobierno mexicano, Palacio Nacional, México, 1875.

BLASIO, José Luis, “Maximiliano íntimo, El emperador Maximiliano y su corte”,
Paris, 1905.
CONTE, Corti Egon Caesar, ”Maximiliano y Carlota”, traducido del alemán por
Vicente Caridad, Fondo de Cultura Económica, México, 1944.
(Publicado originalmente en alemán bajo el título;
“Die
TragöideeinesKaisers: Maximilan von Mexiko”, Viena, 1924.)

DÁVILA de, ESTA O., “Paradis in Mexico, Morelos and his capital Cuernavaca,
México, 1937.

DESTERNES, Suzanne y Henriette Chandet, “Maximiliano y Carlota“, traducido
del francés por Adolfo A. de Alba, Editorial Diana, S.A., México, 1968.(Publicado originalmente en francés bajo el título: ”Maximilien et Charlotte” por Libraire Académique Perrin, Paris, 1964.) Fue la tesis doctoral de las autoras.
“EL SITIO DE QUERÈTARO”, Libro Núm. 81 de la colección;
“Sepan
cuantos…”, Editorial Porrúa, S.A., México, 1979.
ENCICLOPEDIA DE MÉXICO, Director;
José Rogelio Álvarez, Editorial
FAUCHER, de Saint Maurice, “Notes pour servir à l’historie de l’empereur
Maximilien », Quebec, 1889.
FERNÁNDEZ, Ruíz, Jorge, “Juárez y sus contemporáneos”, UNAM, Coordina-
ción de Humanidades, México, 1986.
FÜRSTENWÄRTER, “Kaiser Maximilian von México“, Viena, 1910.

FUENTES, Mares José, “Miramón, el hombre”, Editorial Joaquín Mortiz,
México, 1974.
- “La emperatriz Eugenia y su aventura mexicana”, El
Colegio de México, México, 1976.
GOFFIN, R., “Charlotte, l’impératrice fantôme », París, 1937.
GRIBBLE, Frank, “Life of emperor François Joseph”, Londres, 1914.
HYDE, H. Montgomery, “Mexican Empire – The History of Maximilan and
Carlota of Mexico”, New York, 2007.

LOMBARDO, María de la Concepción, “Memorias de una primera dama”,
Editorial Porrúa, México, 1980. Edición facsimilar de la 1a
edición, publicada en Barcelona, 1917.

MARTÍNEZ de la TORRE, Rafael y Mariano Riva Palacio, “Memorándum sobre
el proceso del archiduque Fernando Maximiliano de
Austria”, México, 1867., se encuentra en el Archivo de
Estado de Austria, en Viena. Editado en México en el Núm.
81, “El sito de Querétaro”, de la Colección;
“Sepan
cuantos…” Editorial Porrúa, S.A.

MATEOS, José María, “Historia de la masonería en México”, Gran Logia del
Valle de México, México, 1884.

MUÑOZ y Pérez, Daniel, “Lic. don Benito Juárez”, Dirección General de
Prensa, Memoria, Bibliotecas y Publicaciones, Recinto de
homenaje a Juárez, Palacio Nacional, México, 1964.

PASTOR, Ludovico, “Historia de los papas desde fines de la edad media. Com-
puesta utilizando el archivo secreto pontificio y otros mu-
chos archivos”, Gustavo Gil editor, Barcelona, 1911.

SALM-SALM, Agnes, (princesa), “Ten years of my life”,Londres, 1876.

VIGIL, José M., “México a través de los siglos, Tomo V;
La Reforma”, J.
Ballescá y Compañía, Barcelona, 1889.

Julio Blackaller

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por matteo_mattei el Mar Jul 03, 2012 9:16 pm



No se si era el emperador Maximiliano de Mexico... pero el parecido con el principe Rodolfo de austria es indiscutible...

hay otra teoria, que dice, seria el principe juan o johann salvator de toscana, que murio en alta mar con su esposa, una cantante de opera ingles. el naufragio nunca fue encontrado...



Juan salvador de toscana.

matteo_mattei
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 1226
Fecha de inscripción : 25/07/2011
Localización : roma

Volver arriba Ir abajo

Justo Armas tampoco se parece al príncipe Rodolfo

Mensaje por Julio Blackaller el Vie Jul 13, 2012 7:29 pm

Ahora que pude ver las fotografías que muestras de Justo Armas y el archiduque Rodolfo, veo que se parecen algo, pero la nariz de don justo es abultada y la de Rodolfo es afilada, también me parece recordar que se ha dicho de don Justo apareció en San Salvador en 1870 y el príncipe Rodolfo murió (o ¿desapareció? , aunque su cadever está en la gruta de los capuchinos y hasta le hicioeron la autopsia al cadaver) más de 10 años después

Julio Blackaller

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por Helena el Vie Jul 13, 2012 7:51 pm

y el príncipe Rodolfo murió (o ¿desapareció? , aunque su cadever está en la gruta de los capuchinos y hasta le hicioeron la autopsia al cadaver) más de 10 años después

Julio, Julio, no, no, que me altero… jejeje.

El archiduque Rodolfo no desapareció y no le hicieron la autopsia diez años después… No, no, no.

Rodolfo de Habsburgo murió en el pabellón de caza de Mayerling, en las afueras de Viena. Oficialmente fue un suicidio, pero todo parece indicar que fue un asesinato político. Su cadáver ESTÁ en la Cripta de los Capuchinos sin lugar a la menor duda.

Rodolfo sólo tuvo una hija de su matrimonio con Estefanía de Bélgica: Elisabeth, la archiduquesa roja. Los otros hijos adjudicados son rumores sin fundamentos.

Para mayor información sobre la vida del heredero austriaco te recomiendo

Jaque al Emperador
de María Bastitz

www.altera.net

También lo puedes encontrar en amazon.es

Es lo único publicado sobre su vida en castellano.

Y puedes entrar en estos hilos en “Mayerling: el principio del fin”.

Saludos cordiales.

Helena
Non

Mensajes : 10690
Fecha de inscripción : 21/07/2007
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Helena, tienes razón, mi mensaje era en realidad irónico

Mensaje por Julio Blackaller el Sáb Jul 21, 2012 10:46 pm

Estoy de acuerdo en que el príncipe Rodolfo no desapareció sino que murió en Mayerling, junto con la condesa Veretza, también entiendo que al parecer lo mandó asesinar el emperador Francisco José I pues lo consideraba un rival peligroso.

El emperador tenía el alma negra y fue uno de los que lanzaron a Maximiliano a venir a México, para quitarselo de enfrente pués el revolucionario Deak exigía la reinstalación del parlamento en Hungría y Palmerston y La reina de Inglaterra Victoria le propusieron a ese lider en agosto de 1861 que impulsara la candidatura de Maximilano como rey de Hungría, para lograr sus anhelos libertarios.

Mi pregunta tenía únicamente el propósito retórico para demostrar que el célebre Justo Armas no era el archiduque Maximiliano, ni tampoco el príncipe Rodolfo, quien sabe quien sería el Sr. Armas, yo creo que era el mismo, como por lógica se entiende.

A lo mejor el orígen misterios de don Justo Armas fue un cuento que inventó algún vivales para obtener el patrocinio de la Fundacíón Escalón y viajar por todo el mundo dizque investigando. [size=12][

Julio Blackaller

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por Helena el Dom Jul 22, 2012 4:42 pm

Estoy de acuerdo en que el príncipe Rodolfo no desapareció sino que murió en Mayerling, junto con la condesa Veretza, también entiendo que al parecer lo mandó asesinar el emperador Francisco José I pues lo consideraba un rival peligroso.

El emperador tenía el alma negra y fue uno de los que lanzaron a Maximiliano a venir a México, para quitarselo de enfrente pués el revolucionario Deak exigía la reinstalación del parlamento en Hungría y Palmerston y La reina de Inglaterra Victoria le propusieron a ese lider en agosto de 1861 que impulsara la candidatura de Maximilano como rey de Hungría, para lograr sus anhelos libertarios.

Salgo de viaje y no regreso hasta dentro de una semana, pero a mi regreso, si te apetece, debatimos sobre esto.

Sólo decirte que es ABSOLUTAMENTE FALSO que Francisco José I fuera el asesino de su hijo y si un hombre no tenía el alma negra fue justamente el Emperador de Austria, honesto y cabal donde los hubiera. La historia no se basa en rumores, sino en investigación y lecturas abundantes sobre los temas que nos interesan.

En Internet puedes encontrar muy buenas biografías, detalladas y objetivas sobre Francisco José y su reinado, en inglés, francés, alemán y húngaro.

Helena
Non

Mensajes : 10690
Fecha de inscripción : 21/07/2007
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por Julio Blackaller el Miér Jul 25, 2012 8:28 pm

HELENA, nuevamente coincido contigo;
la Historia se construye con documentos, no con rumores,esa es mi tesis y por eso inicié mi participación en este foro pues considero un gran fraude el tratar de decir que el archiduque Maximiliano no murió en Querétaro el 19 de junio de 1867. Versión que empezo a propalarse rápidamente por toda la red

En cuanto al comportamiento del emperador también trato de ser muy objetivo, pero está documentado que:

1.-La sorda rebelión que existía en Lombardía Venecia,despues de la derrotadel reino de Piamonte, no era gratuita, la tiranía con que se gobernaba desde Viena a ese reino era brutal y sangrienta.

2.-Precisamente los intentos de Maximiliano (cuando era gobernador general del reino Lombardo Veneto) por humanizar el régimen, fueron los que provocaron que el emperador lo cesara y al poco tiempo empezó la guerra por la liberación de ese reino (1859) por oparte de Francia y Piamonte contra Austria, misma guerra que perdió el emperador Francisco José.

3.-El descontento popular en Hungría se debía a la brutalidad con que el emperador reprimía a los líderes liberales y a los estudiantes.Además casí al inicio de su reinado !848) el emperador suprimió el parlamento y derogó la constitución pues de esta manera estaba en posibilidad de sostener su sistema dictatorial de gobernar ese reino, Austria era gobernado en forma más liberal y humana que Hungría.

4.- Cuando yo dije que el emperador tenía el alma negra,me refería específicamente a:

4.1.- Que a unos cuantos días de que los emperadores de Francia Napoleón III y Eugenia de Montijo el día 1° de septiembre de 1861,le pidieran por telégrafo desde Biarritz al pro monarquista mexicano José María Gutierrez Estrada que propusiera a la casa imperial de Austría que el archiduque Fernando Maximiliano José aceptara el ofrecimiento al trono de México e inmediatamente, sin pensar en más y aun sin haber contestadoalosmonarcas franceses envió alministro de Negocios Exteriores a Miramar para hacerle saber al su hermano que existía el ofrecimiento y lo impulsó a aceptar.

4.2.- Poco despues el emperador le dijo a su hermano en la entrevista que tuvieron en Viena que la casa imperial de Austria no lo apoyaría e incluso el monarca informó a sus embajadas (especialmente a la situada en Estados Unidos) esa circunstancia, con lo cual debilitó terriblemente su posición.

4.3.-Es cierto que el emperador también le dijo a su hermano que solo debería aceptar si contaba con el apoyo de dos potencias navales y con la aprobación del pueblo mexicano, pero esto resultó una pantalla para la maquinación de expulsar "
elegantemente"
del reino a su hermano, porque apesar de que nunca Maximiliano contó con el apoyo de otra potencia que no fuera Francia y que todo mundo sabía que las "
Actas de Adesión de los pueblos y comarcas mexicanas"
que recibió Maximiliano eran falsas el emperador continuó alentando a Maximiliano para que partiera a México.

4.4.-Pronto se fue descubriendo cual era el verdadero propósito del emperador al incitar a Maximiliano a ir a México, pues a dos semanas de que la delegación mexicana le ofreciera el trono al archiduque y cuando este ya había firmado un contrato de emprestito para sostener su gobierno mexicano,le pidió la renuncia a su caracter de 2° agnado del imperio Austriaco y de sus dercehos a todos los tronos que eso implicaba. Sabía el emperador que ya firmado el contrato de financiamiento con la casa Roschild y puestos en el mercado de valores de Londres y París los títulos de dicho empréstito,le iba a ser imposible abandonar su proyecto imperial,fue por ello que le informó ese mismo día que si no firmaba la renuncia exigida;
el emperador como jefe de la casa de Absburgo-Lorena le negaría la autorización para aceptar el trono mexicano.

Finalmente Maximiliano aceptó renunciar a sus derechos de agnación el 9 de abril de 1864,un día antes de aceptar eltrono mexicano y a 4 días de partir para México.

4.5.- Es importante aclarar que nunca a ningún miembro de lacasa Absburgo se le había pedido que renunciase a sus derechos sucesorios,cuando aceptasen un trono extranjero y que además quien podría haberlo hecho era el parlamento austriaco, no el emperador. Francisco José hizo esa exigencia aprovechando el temperamento ilusorio de su hermano y asustándolo con la amenaza de que el parlamento seopondría al viaje de Maximiliano. (La obligación moral de Francisco José, como hermano, si no como soberano era proteger a Maximiliano en la defensa de sus derechos).

4.6.- Cuando en 1866 el imperio mexicano resultó imposible de sostenerse y Maximiliano alegó la nulidad de la renuncia a sus derechos sucesorios en Austria y su inención de regresar a Austria, el emperador le informó que no se le permitiría entrar al imperio Austriaco, ese fue uno de los principales motivos que tuvo el archiduque para no abdicar en México y quedarse a tratar de defender su indefendible imperio, en cuyo intento perdió la vida.

TODO ESTO ESTÁ DOCUMENTADO, los documentos se encuentran en el Archivo de Estado de Austria en Viena, Conte Cortí los reproduce en su libro "
La Tragedia delImperio de Maximiliano"
, que en español se ha denominado simplemente "
Maximiliano y Carlota"
, si bien es cierto que una parte de ese archivo se quemó en un bombardeo de la Fuerza Aérea Norteamericana a Viena, la mayor parte existe y además estan los documentos que constulo Conte antes de esa contingencia y que reproduce textualmente en esu libro.

Pasando al caso del príncipe Rodolfo, todos los historiadores señalan que el príncipe estaba distanciado de su padre porque tenía ideas de gobierno más liberales que él.

Está documentado que cadáver del príncipe y el de su acompañante tenían golpes y tajos de sable (no es lógico que un suicida tuviese esas lesiones) ni tampoco que las tuviera la condesa, pues se supone que no murió a golpes y tajos (¿Se los hubiera dado el príncipe?).

La casa imperial no reportó a la opinión pública ni a los funcionarios encargados de la investigación esa circunstancia y propaló la versión del suicidio.

De aquí se desprenden varios indicios, que solo son eso indicios, pero NO RUMORES, y tienen su propio pesos específico:

1.- El primero es que es muy dificil que el príncipe se hubiera suicidado, dadas las lesiones que presentaba su cuerpo muerto.

2.- El segundo indicio señala que un asesino ajeno a la casa imperial tendría serias dificultades para atravesar la guardia que tenía el príncipe y que siempre lo acompañaba, aunque de manera discreta y a cierta distancia. Además al producirse el siniestro, la guardia hubiera acudido de inmediato y esto no ocurrió.

3.- El tercer indicio y más importante consiste en la circunstancia de que no se hizo público el homicidio y no se persiguió al o los asesinos.

Estas dos graves omisiones solo podían haberse hecho por orden de una persona tan poderosa en la corte que impidiera al emperador la posibilidad de investigar el homicidio de su hijo;
quien además era el heredero de un vasto imperio.

Pero resulta que según yo sé, no había ninguna persona con ese poder superior al del emperador, por lo que debemos concluir que solo el emperador pudo haber ordenado que se dijese que el príncipe se suicidó, para de este modo justificar que no se persiguiese al asesino.

De lo anterior resulta como corolario, que el asesino estaba protegido por el emperador y eso solo pudo haber ocurrido si fuese más importante para el emperador proteger al asesino delpríncipe que investigar la muerte de su hijo.

Por lo tanto,muchos, yo entre ellos;
consideramos que el principal sospechoso de la muerte (como autor intelectual) del príncipe Rodolfo fue el emperador de Austria;
Francisco José I,de apellidos Absburgo-Lorena y Wistelbach.

A mayor abundamiento,he de decir que en el carácter y manera de pensar del emperador no cabía la idea de no investigar y perdonar a los asesinos de los miembros de la familia imperial, pues cuando asesinaros en 1914 al archiduque Fernando, la investigación fue exahustiva y empleando medios brutales, humillando la dignidad de los gobiernos y los pueblos de Bosnia-Herzegóvina y de Servia,tan es así que su prepotencia, soberbia y altanería dió origen a la Gran Guerra.

¿O no fué así?, ¿Realmente Francisco José I fue un hombre lleno de bondad?




[/right]

Julio Blackaller

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por Helena el Vie Jul 27, 2012 2:57 pm

Julio, de todas las desgracias que le ocurrieron a la dinastía Habsburgo, de las infinitas y muchas que tuvo, una de tantas fue Maximiliano en México, que dejó al breve emperador mexicano como el héroe que no fue y que de ello surgieran las teorías más disparatadas sobre hijos, fantasmas, y demás espectros maximilianicos que pululan el imaginario monárquico mexicano.

Maximiliano era un ser débil y bastante ególatra, que se resintió siempre de vivir a la sombra de un hermano emperador. Maxi tenía mucho carisma y no entendía que sintiéndose como se sentía más inteligente que Francisco José, él careciera de un trono. Maximiliano era liberal sin medir las consecuencias de sus actos, era fiel a su hermano porque no le quedaba más remedio, y era tan ambicioso que se dejo arrastrar por Carlota, Napoleón III y Eugenia en una aventura tan disparatada como la mexicana, porque los Archiduques se aburrían en su hermoso castillo de Miramar, sin hijos y recomiéndose el alma porque no eran reyes.

Me he leído “Maximiliano y Carlota” de Comte Corti, quizás recuerdes lo que señala Corti sobre Juárez, palabras que no me atrevería a repetir aquí porque no soy mexicana, quizás tú sí puedas, porque hoy serían verdaderamente escandalosas. Así que no te fíes mucho de los juicios de Corti. También me he leído sus biografías de la emperatriz Isabel y otra sobre Francisco José I, son trabajos buenos, pero que se quedan corto en cuanto a investigación y muy subjetivos. Si realmente quieres saber si Francisco José tuvo el alma negra (que no la tuvo) te recomiendo:

Twilight of the Habsburgs
The Life and Time of Francis Joseph

Alan Palmer

Es lo más completo que he leído del Emperador de Austria porque más que una biografía es también una historia social, cultural, política y militar de Europa desde el final de las era napoleónica hasta el asesinato de Saravejo.

Francisco José sin duda se equivocó mucho, como todo gobernante que permanece 68 años en el poder. Era humano, no fue perfecto, no. No era brillante tal vez, pero sus actos iban inspirados a defender, cuidar y trabajar por sus pueblos a los que él sinceramente creía Dios los había encomendado a su cuidado. Y viendo el desarrollo de acontecimientos posteriores, hasta yo empiezo a creer que, en efecto, Dios los había puesto bajo su cuidado, pero eso es ya entrar en otros temas. Sigamos en lo nuestro.

¿Era tiránico el emperador austriaco? No lo creo si juzgamos lo que le tocó después vivir a sus pueblos bajo otras tiranías posteriores. Francisco José fue educado para gobernar y defender a sus pueblos como un autócrata, pero en el respeto a Dios.

La sorda rebelión que se vivía en la Lombardía, la región más rica de Italia ayer y hoy, fue durante el amanecer de los nacionalismos identitarios, esa funesta plaga de romanticismo provinciano que, ya sin remedio, invadió al mundo después de la caída de Napoleón I.
Antes de ello el mundo era más universal.
Los italianos una vez que expulsaron a los Habsburgo echaron de menos la administración austriaca mucho más eficiente y organizada que la que vino después bajo sus compatriotas, aun hoy te lo cuenta. Los intentos liberales de Maximiliano siempre fueron contra su hermano, siempre con la esperanza de obtener un reino…

Sí, Francisco José a los 18 años reprimió a los húngaros que quisieron matarle, aconsejado por su madre que era quien realmente gobernaba. Otro error político, no que tuviera el alma negra.

¿Pero quién os ha dicho que una monarquía es un sistema dictatorial de gobierno? Entiendo que habláis desde la jerga política actual en la que todo lo que no sea democracia es dictadura. ¿Realmente la humanidad para vosotros no existió hasta después de la revolución francesa? Habrá que ver si sobrevivirá a ella… En fin, dejo ese tema también.

Hungría finalmente terminó teniendo más libertades que la propia Austria, bajo la influencia del rapto de amor de la Emperatriz, que convenció al marido que la adoraba y, aunque el compromiso húngaro aportó décadas de paz, prosperidad y riqueza cultural al Imperio hasta convertirlo en leyenda, fue en detrimento de las otras nacionalidades que conformaban la monarquía y que finalmente le pasaron factura.

Volviendo a Maximiliano, Francisco José se opuso abiertamente a que su hermano aceptara el trono mexicano y, por insistencias de éste, terminó cediendo. Quizás se sintiera aliviado de verse libre de aquel hermano más popular que él, sí, pero no lo obligó a hacerlo y bastante que intentó disuadirlo, así como la archiduquesa Sofía y la propia emperatriz Isabel, pero empujado por la ambición de su esposa Carlota, Maximiliano fue camino de un destino presumiblemente desastroso, como termino siéndolo.

¿Y por qué tenía Austria, debilitada militarmente como ya lo estaba, que apoyar una locura como la mexicana en el otro lado del mundo? Un país totalmente desconocido y lejano que lo menos que quería era un príncipe europeo de gobernante, eso no era muy difícil de entender, por más que tres mexicanos de estirpe europea se presentaran hablando en nombre de los miles de millones de compatriotas que nada sabían de aquel enredo.

Julio, con todos mis respetos te digo que estás poniendo sobre el Emperador los juicios de intenciones de Corti que, si lees estos foros, ya sabes que lo considero un buen historiador pero muy permeado por valores europeos, que no podía entender la cuestión mexicana, si la hubiera entiendo no se hubiera expresado de Juárez como lo hizo.

También fue muy razonable que si Maximiliano quería irse al otro lado del mundo a emprender una aventura descabellada su hermano le hiciera renunciar a sus derechos al trono imperial. Con muy buen criterio Francisco José se cubrió las espaldas para prevenir a sus pueblos de posibles injerencias extranjeras en el futuro. Nunca antes ningún otro miembro de la Casa de Habsburgo había aceptado un trono extranjero tan lejano y precario.

Finalmente, Francisco José si aceptó devolver a su hermano sus derechos al trono, después de la irresponsable actitud de Maximiliano de seguir defendiendo tronos, con todo lo que le había sucedido. Max fue una víctima de Napoleón, o de intrigantes monárquicos, un chivo expiatorio para Juárez, de quien quieras, pero no fue victima de su hermano. Cierto que supo morir con dignidad. Era un príncipe de la Casa de Habsburgo, no podía hacer menos después de todo lo que solito se buscó...

En cuanto al asesinato de Rodolfo seré más breve porque de eso se ha discutido ampliamente en estos foros, lo puedes leer si te interesa.

Sí, coincidimos: todo indica que Rodolfo fue asesinado. Sabemos que tenía mala relación con su padre que pecaba de conservador, quizás porque ya sabía mucho sobre los humanos y era muy pragmático…. Sabemos también que solo personas cercanas al círculo íntimo del Archiduque pudieron llevar a cabo el asesinato. Pero jamás fue su padre que, pese a todo, le amaba y que su muerte lo sepultó en vida. Ningún historiador serio y que se precie, ninguno, de ninguna nacionalidad, jamás ha insinuado que el padre asesinara al hijo como si de una ópera de Verdi se tratará, eso sí que es parte de la rumorología de la época y que en efecto, el secretismo que rodeo todo lo referente a la muerte de Kronprinz dio pábulo a todo tipo de teorías descabelladas.

Y por último la Gran Guerra. Un anciano cansado, lleno de tragedias personales cedió a la presión de sus ministros y de Alemania para salvaguardar la dignidad del Imperio por el asesinato de su heredero, aquel sobrino al que no quería. Fue otro grave error de un pobre anciano que llegó muy joven y se fue muy viejo, fue quizás su mayor pecado como gobernante: vivir tanto.

Muerto el emperador, que aglutinaba a su imperio como un padre, la figura veneraba que unía pasado y presente, todo se vino abajo, por la saña de las potencias aliadas que quisieron destruir el Imperio y los provincianos nacionalismos emergentes. Quizás una federación hubiera ahorrado mucho dolor para esos pueblos que después solo conocieron nazismos y comunismos. ¡Cómo añorarían luego a la policía secreta del Emperador!

En mala hora los aliados ganaron la I Guerra Mundial, y así nos va.

Saludos.

Helena
Non

Mensajes : 10690
Fecha de inscripción : 21/07/2007
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

NUNCA FRANCISCO JOSÉ FUE BONDADOSO

Mensaje por Julio Blackaller el Lun Ago 06, 2012 12:33 am

HELENA: Nuevamente vuelvo a coincidir contigo, Comte Corti es un autor sesgado, puesto que era el sobrino del conde A. Corti, amigo personal de Maximiliano de Absburgo, sin embargo es un autor indispensable pues fue el único que copió multitud de documentos que estaban en el Archivo de Estado de Austria, antes del bombardeo en la 2a Guerra Mundial.

Pero existen otros autores que pueden dar fe de la conducta criminal de Francisco José, uno de ellos fue el señor Francisco de Paula y Arrangoiz, cuyo libro Historia de México de 1808 a 1867, es un documento primario pués Arrangoiz fue testigo de los hechos que narra (únicamente en la parte referida al pseudo imperio del archiduque Maximiliano).

Efectivamente el día 9 de abril de 1864, estando reunidos en Miramar el emperador de Austria y su hermano, con motivo de la negativa de este último a firmar el "
Pacto de familia"
y estando también en Miramar el señor Arrangoiz, discurrió el emperador ofrecerle a su hermano una escolta de 6,000 soldados austriacos, como incentivo para que firmara su renuncia a los drechos hereditarios y después de muchas discusiones accedió Maximiliano a firmar y trajo a México la escolta que le dió su hermano.

Los militares austriacos cometieron multitud de tropelías en México, como lo fueron los crímenes de guerra que ejecutaban cotidianamante durante el tiempo que estuvieron asignados a la "
Contraguerrilla"
que operaba en Tamaulipas y Verazcruz, bajo las ordenes del coronel Dupin(Asesino serial), entre tales canalladas estuvieron la quema de multitud de pueblos, la violación de niñas de hasta 10 años de edad, los fusilamnientos de señoras que se negaban a decir en dónde se encontraban sus hijos, hermanos o esposos que formaban parte de las guerrillas republicanas.

Ya supongo que me dirás que Francisco José no estaba enterado de las canalladas que cometían sus muchachitos, pero en realidad si estaban enterados, tanto Maximiliano como su imperial hermano, el primero protestó ante el alto mando francés que comandaba la guerrilla, solo cuando el descrédito que le resultaba de sus horrorosas hazañas lo empezóa abrumar, en cuanto a Francisco José ni siquiera se dignó a recibior a don Jesús Terán, representante del gobierno del Lic. Benito Juárez, que fue a Viena a suplicarle que retirara de México a sus "
muchachitos"
.

Una fuente confiable al respecto es el libro: "
Historia de la contraguerrilla de Tierra Caliente"
del conde Keratri, París 1869. que también tiene el caracter de fuente primaria, pues Keratri fue miembro y subcomandante de la infame "
Contraguerrilla"
. Su narración resulta muy amena, siempre que tengas el gusto por lecturas aterrorizantes.

Pero también Oaxaca, Michoacán y Chihuahua, son otros tres estados de mi patria en los que operaron los Austriacos y Húngaros de infausta memoria. Hago notar que tales soldados habían llegado a México comandados, pagados y transportados por orden de Su Apostólica Magestad Imperial, por lo que el es culpable y copartícipe de la criminal conducta de estos militares.

En Acámbaro Los Austriacos derrotaron al Ejército Republicano del Centro y tomaron preso a su comandante el general don José María Arteaga y a su estado mayor, mismos a los que entregaron al traidor general Méndez, que haciendo caso omiso a la circunstancia de que eran prisioneros de guerra los mandó fusilar a pesar de que el presidente Benito Juárez ofreció un intercambio de prisioneros de guerra de 500 soldados por la vida de Arteaga y sus acompañantes.

Arteaga era el gobernador del estado de Querétaro, era heroe de la batalla del 5 de mayo en Puebla, en donde perdió un brazo defendiendo la libertad de su patria, todo eso se le hizo saber a Maximiliano de Absburgo, pero no importó, lo fusilaron. Toda la prensa de los Estados Unidos protestó por tan tremendo crimen e incluso muchos generales norteamericanos pidieron licencia para venir a luchar en Méxicocontra los austriacos que habián entregado a un heroe lisiado a los imperialistas mexicanos que sin mediar juicio alguno fusilaron al general Arteaga, quien era un hermano masón de los militares niorteamericanos. Cuando el embajador de los Estados Unidos en Austria presentó una nota diplomática por la conducta criminal de los militares austriacos, Francisco José dijo que el no sabía donde estaba Acámbaro, ni quién era Artega, ni tampoco le importaba mucho.

Lo anterior no habla muy bien de un soberano que gobernaba según la ley de Dios. ¿O si? Pero es inegable de que si Su Apostólica Majestad Imperial había mandado a México una brigada de soldados austriacos, el era responsable de la conducta de esos soldados.

Tal vez lo único que le importaba al emperador Fco. José era bailar con donaire el vals "
Sangre vienesa"
o quizá un rigodón o una alegre tarantela,del brazo de la hermosísisma Sisy mientras sus soldados cometían canallada y media en México.

En contraparte cuando, después del fusilamiento de Maximiliano, en julio de 1867 los soldados austriacos se rindieron en México, D.F. al general Porfirio Díaz, comandante del Ejército Republicano de Oriente, se les autorizó a salir del país y embarcarse rumbo a su patria, a pesar de que entre ellos iba el general Kuverfptner que había entregado a Arteaga para que lo fusilaran.

Desde luego que tu defensa de Francisco José no es muy válida, porque dices que ó era muy joven o muy viejo cuando cometió sus más célebres canalladas, pero yo no creo ue la edad, si se es mayor de edad, sea un excluyente de responsabilidad.

Yo que soy abogado desde hace más de 40 años, jamás se me ocurriría alegar que mi cliente debería ser absuelto del crimen de homicidio, puesto que si matóa multitud de estudianes en Budapest, como respuesta a su pedido de libertad y justicia, únicamente lo hizo por que se lo pidió su mamá.

Con tal argumento veo muy dificil obtener la absolución del reo, más bien el criminal y yo nos convertiríamos en el hazmereir de toda la sociedad, de los abogados y de los jueces mexicanos.

Como justificar los crímenes sobre la población civil que cometieron los soldados austriacos en la guerra que emprendió el emperador de Austria en complicidad con el rey de Prusia contra Dinamarca.
Yo no alcanzo a ver en ello, la bondad y el respeto a la ley de Dios, que supones en la conducta del emperador.

¿Cuál es el argumento de justicia que se puede defender en esa guerra cuyo único propósito era el despojo de tres ducados?

Tampoco es excluyente de responsabilidad que la policía de Hitler haya sido peor que la de Francisco José.

Como un fuerte argumento acerca de la falta de ética del emperador, hago notar que aun no ha quedado desvirtuado el hecho de que Francisco José no mandó investigar el asesinato de su hijo, cualquier funcionario que incurriese en esa omisión debería responder ante la justicia por los delitos de falta de cumplimiento de sus obligaciones y felonía criminal y desde luego que quedaría imputado como encubridor de un homicidio.

Tu dices que ningún historiador le ha imputado a Francisco José el asesinato de su hijo, pero yo te puedo decir con total objetividad, que al menos es culpable de encubrimiento y según se derivara de la investigación del fiscal se podría establecer la corresponsabilidad, eso es un hecho histórico irrefutable. El emperador se valió de su alto cargo para eludir la investigación.

ATTE. Julio Alfredo Blackaller.




Julio Blackaller

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por Helena el Vie Ago 10, 2012 4:49 pm

¿El ejército austriaco estaba formado por criminales y el francés no?

¡Que ingenuidad histórica la suya a sus años! ¿No sabe que en las guerras se callan las barbaridades propias y se ventilan las del otro bando? Esto es una generalidad que debería observar ante de discutir sobre ejércitos imperiales o democráticos.

No voy a discutir su visión súper sesgada de la historia y mucho menos tiene sentido hablar con personas que, en su pasión por tener la razón, jamás matizan. Tampoco conozco a los autores que me nombra, mexicanos y parciales, por ende.

Francisco José poco o nada tuvo que ver en la descabellada aventura de su hermano en México. Si usted no lo quiere ver así, no lo vea, pero a la historia me remito. Puedo aportarle una lista de autores, aunque creo que no le interesa pues usted es de aquellos que tienen su opinión formada y va a misa. Yo también tengo la mía y se la matice. No sirvió de nada. Discúlpeme: no soy fundamentalista.

Sigo pensando que el emperador de Austria-Hungría era un hombre honesto que gobernó con errores COMO TODOS, que no era perfecto, pero gobernó lo mejor que supo para sus pueblos. Sé que para personas muy mayores imbuidas de la visión de la Europa que ganó la Gran Guerra, los austriacos y alemanes eran las bestias negras porque los vencedores siempre cuentan la historia a su manera, pero todo eso ha cambiado mucho a la luz que arroja el tiempo sobre la historia. Infórmese.

Que desaparecieran los archivos sobre la muerte de su hijo -NO que no fuera investigada, tampoco había mucho que investigar, aunque sí castigar y es cierto que no lo hizo por otros motivos-, pero eso no quiere decir que Francisco José tuviera nada que ver con la muerte de su hijo. Que no lo tuvo.

Quédese con su Napoleón III, que más allá de París (todo hay que decirlo) no hay por donde cogerlo. La tan breve historia del pobre Maxi solo vale para leyendas románticas, a las que no soy dada. No me vaya a comparar usted 68 años de poder legítimo, con apenas tres en un trono totalmente improbable.

Así puestos, por mi parte cancelo este diálogo de sordos ya que, lo que hubiera podido ser un buen debate, se convierte en unos alegatos irrefutables que según usted posee como verdad inequívoca. Pero yo en en materia histórica, suelo poner en duda los blancos y negros, prefiero la gama de colores.

Más aún, me barrunto que nunca podríamos converger usted y yo, no sólo por hechos puntuales, sino por la visión dispar que tenemos de la historia. Usted debe posesionarse por los nacionalismos tribales del XIX. Yo prefiero a los austro-húngaros por universales. ¡Cuánto perdieron al caer el Imperio! Luego no fueron más que satélites de las terribles imperios del siglo XX. Seguro que esto también me lo inventé.

Mis saludos y como diríais en México: no tiene caso seguir.

Ah... un sollo detalle antes de terminar. Si le permite Su Vuecencia a esta ignorante histórica, le diré que se escribe Habsburgo con h, aún en castellano.

Helena
Non

Mensajes : 10690
Fecha de inscripción : 21/07/2007
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por fpvaldez el Dom Ago 12, 2012 4:01 am

Una aclaración a Julio: Arteaga perdió una pierna, no un brazo. Saludos.

fpvaldez

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 12/08/2012

Volver arriba Ir abajo

Es cierto Arteaga perdió una pierna y tengo otro error.

Mensaje por Julio Blackaller el Lun Ago 13, 2012 8:45 pm

HELENA: Yo si estoy dispuesto a debatir, ya estoy buscando los libros que me recomendaste, en mi última intervención me equivoqué y lo reconozco, Arteaga perdió una pierna, y el militar que mencioné se llama en realidad Kevenhüller.

Por lo demás los autores que cité fueron funcionarios bajo el mando de Maximiliano, Arrangoiz fue su embajador en Inglaterra y Bélgica.

Procuro, aunque a veces no lo logro, no ser fundamentalista y reconozco que hoy en día TODAS LAS MONARQUÍAS son más democráticas que muchas "
dizque Repúblicas"
;
Los reyes de Inglaterra, España, Noruega, etc, lo son por voluntad de sus pueblos, al igual que los reyes de Cuba, de Corea del Norte o de Tailandia.

Creémelo tengo frente a mí 3 libros que llaman a los Habsburgo como "
Absburgo"
y el diccionario de Porrúa, también lo tengo enfrente dice que se puede decir de las dos maneras Pag.47.

Yo creo que se puede razonar y tal vez no llegar a acuerdos, pero si exponer las ideas de cada quien.

Pero también creo que muchas veces mi país fue agredido por que era y aún es débil, No solo por algún rey sino que también algunos presidentes democratas.

ATTE. Julio Blackaller

P.D.- Tolerancia, es una buena virtud.

Julio Blackaller

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por Pimpinela el Lun Ago 13, 2012 11:25 pm

Estimado Julio Alfredo:
Si ha leído usted alguna biografía de Franz Josef, todavía le queda mucha documentación por investigar antes de meterse en un tema como la Gran Guerra, que fue un conflicto de intereses generalizado, donde no se puede culpabilizar únicamente al Emperador. Piense en la cuestión eslava, que ha perdurado hasta nuestros días y perdurará. En los intereses de la Rusia zarista. Le aseguro que sé lo que me digo. Saludos cordiales

Pimpinela
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 852
Fecha de inscripción : 09/03/2009

Volver arriba Ir abajo

¿Qué se necesita para poder opinar? ¿Quíen da el permiso?

Mensaje por Julio Blackaller el Miér Ago 15, 2012 7:32 pm

Pimpinela:

Estoy de acuerdo, me falta mucho por aprender, quien no reconozca eso definitivamente está destinado a la ignorancia eterna.

Eso yo no discuto, por que entraría en una discusión inútil, que a nadie le beneficia, tal vez hasta tendría que aceptar insultos, que también es la peor forma de discutir. En realidades nó discutir y salirse de la racionalidad.

Una discusión frutífera será aquella en la que se aportan datos, se analizan, se evaluan y se plantean nuevos aportes, de este modo es posible acercarse a la verdad o al menos a la verdad de otros y tal vez hasta sea posible que yo modifique mi concepción de los hechos, vía el convencimiento y/o la demostración de los hechos

Mi tema del que no quiero desviarme por que en sí ya es una desviación, en fin mi tema es;
que el Emperador Francisco José
no fue una buena persona, tendría muchas virtudes, no lo sé, pero lo que si sé es que con motivo de la venida a México del archiduque su hermano, envió a una brigada de 6,000 soldados que cometieron innumerables tropelias en mi país que es México.

Francisco José que no era precisamente un autócrata, pero si un soberano con amplio poder y poca pulcritud, fue responsable de todas esas tropelías, porque él reclutó, entreno, pagaba y envió a México a esos canallas.

Estoes un hecho perfectamente comprobable, no puede ser ocultado con regaños o con prohibiciones de tocar alguún tema.

Al final el presidente Benito Juárez le impartió una gran lección al emperador y a su usurpador hemano, al declarar ante todo el mundo que :

"
Tanto entre los hombres, como entre las naciones, el respeto al Derecho ajeno es la paz."


Esa sí fue una gran lección para toda la humanidad y esa si es una lección para todos quienes compartimos este planeta , que es válida en cualquier tiempo y en cualquier lugar.

Al respecto yo creo que no se trata de reabrir heridas y discutir solo por hacerlo, sino más bien analizar las causas y circunstancias de los hechos pasados y procurar que, que si tales hechos fueron reprobables, tales causas y circunstancias no se repitan.


En cuanto a que el emperador de Austria no fué el único culpable de la Gran Guerra, estoy de acuerdo, hubo muchos otros, incluyenyo a los cárteles petroleros, a los miembros de las dos ententes, a los líderes de varios cultos religiosos. El zar Nicolás II tambien fue un gran culpable y muchos otros.

Incluso el viceministro de la guerra de Prusia, el señor Zimmerman, ya quería involucrar a México en la guerra, para tener una base cercana a Estados Unidos, nos quería usar como estacionamiento para sus tanques, aprovechándose de que en es momento, mi país estaba en una tremenda guerra civil que nosotrs llamamos "
La Revolución Méxicana"
.

Afortunadamente el primer jefe del Ejército Constitucionalista, don Venustiano Carranza (amigo de mi abuelo), mandó al Kaiser a hondear changos de la cola, hizo lo correcto, pues en la revolución arriba aludida murieron más de un millón de mexicanos, Zimmerman seguro que quería que se murieran otros más.

Además Zimmerman era re tonto, pues le mandó a su embajador en México un telegrama cifrado con la torpe propuesta, vía Nueva York, pero los gringos ya conocían la cifra y lo reportaron con el estado mayor del Reino Unido, de tal manera que los aliados contra los "
Imperios Centrales"
conocieron esta información antes de que el dichoso telegrama llegara a su destino.

Este hecho y el hundimiento del Mauritania, fueron los dos eventos que facilitaron, ante la opinión publica norteamericana al presidente Wilson entrar en la guerra a favor de Francia, Ingalterra y Rusia.

Japón a quien le faltó tiempo para traicionar a sus aliados los ingleses, ya estaba preparando la flota que iba a invadir a México, aunque no sabían sus líderes a favor de quien nos iban a conquistar.

Sin embargo todo los anterior no excluye de resposabilidades al emperador de Austria, pues no es válido decir;
¡Yo maté, pero no me castiguen por que esa era la moda en la época en que lo hice!

ATTE. Julio Alfredo Blackaller

Julio Blackaller

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por Pimpinela el Miér Ago 15, 2012 11:59 pm

Mi querido amigo: Estados Unidos puede poner las excusas que quiera, pero entró en la Gran Guerra para fortalecer a su ejército, empezar a ser reconocida como una gran potencia, y preservar sus intereses económicos. En cuanto a los 6.000 hombres que protegían a Maximiliano de las tropas de Juarez, no eran austríacos sino franceses, soldados de Napoleón III. El emperador Franz Josef siempre disuadió a su hermano de emprender aquella aventura. Léalo usted en sus memorias, y esto no le da derecho a juzgar la conducta de un hombre que hace más de noventa años que murió. ¿O acaso me dirá usted que Wilson y Clemenceau eran unos santos? Saludos.

Pimpinela
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 852
Fecha de inscripción : 09/03/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por Juanb el Jue Ago 16, 2012 4:49 pm

Don Julio pone ud. como causa el hundimiento del Mauretania, que debiera ser el Lusitania. Barco que se hundió en 20 minutos... ya podrá suponer ud. por qué, siendo que justo después de impacto del misil hubo un explosión que no fue precisamente por las calderas.

Por otra parte el Lusitania se hundió en Mayo de 1915 y la entrada de USA a la guerra fue en abril de 1917.... ¿no cree que un poco tarde? Lo que sí pudo predisponer a la opinión pública a un mayor afecto hacia la alianza, pero no se la puede considerar causal de la entrada a la guerra, por parte de USA, si sus efectos directos no fueron sino hasta 2 años después.

¿Cuanto tiempo medió entre el asesinato del archiduque en Sarajevo y la movilización general de tropas? ¿O cuánto tiempo pasó entre Pearl Harbour y la entrada de USA a la guerra?

No convenía que se investigara mucho lo que pasó en el Lusitania.

Juanb
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 5181
Fecha de inscripción : 26/08/2007

Volver arriba Ir abajo

No ando buscando santos, ando buscando la verdad.

Mensaje por Julio Blackaller el Jue Ago 16, 2012 8:40 pm

Pimpinela , apreciable amiga:

Bueno lo que pasa es que fuera de México se conocen pocos detalles acerca de la intervención francesa en México y el pseudo imperio mexicano (1861-1867), pero resulta que durante ese conflicto vinieron a México a cobrar las deudas que tenía mi país y como decía Napoleón III para formar en México un imperio latino y poner un valladar a la soberbia de los norteamericanos:

1° En 1861 vinieron contra México, como aliados;
6,000 soldados españoles, 2,500 franceses, que después fueron aumentados a 7,000 y 1,500 soldaos ingleses.

2° Después de los tratados de la Soledad y el rechazo de Francia a ese documento, se retiraron los ingleses y los españoles por que dijeron que Francia no quería cobrar la deuda, sino imponer a un archiduque austriaco por la fuerza en el trono de México, contra todo derecho de gentes, esto también lo dijo el diputado francés Julio Fabre en la Asamblea Francesa, el día 19 de enero de 1862, estando presente el emperador Napoleón III.

3° Despues de que el Ejercito Mexicano de Oriente al mando del general Ignacio Zaragoza, derrotó a los franceses en la Batalla de Puebla del 5 de Mayo de 1862, Napoleón III envió a México otros 30,000 soldados más.

4° Cuando llegaron a México el archiduque Maximiliano de Absburgo y la princesa Carlota, el 4 de junio de 1864 los acompañaban una escolta de 6,000 soldados austriacos, húngaros y yugoslavos y otra de 2,000 soldados belgas, que mandaron los soberanos, Francisco José I de Austria y Leopoldo I de Bélgica.

El que el rey Leopoldo de Bélgica haya mandado a esas tropas implicó una doble canallada;
según lo señalaré:

1.- Porque estaba mandando tropas a combatir en México, que era un país que nunca le había hecho nada y con el que tenía firmado un tratado de comercio, navegación y paz perpetua que se suscribió en 1832, recien se fundó el reino de Bélgica y se coronó a Leopoldo.

2.- Esas tropas estaban constituidas en un 50% por niños de menos de 14 años, que habían estado alojados en los orfanatos de Brujas, Lieja y Amberes.

Eran tan jóvenes que una vez en que combatieron contra el Ejercito Republicano del Centro al mando del general Vicente Riva Palacio y fueron derrotados en Apatzingan, Michoacán, las señoras mexicanas que los veían correr llorando y tirando los rifles, en un acto de humanidad los recojieron, los escondieron en sus jacales y los vistieron de niñas para que no los apresaran los soldados republicanos.

Después el alcalde del pueblo gestionó ante el general Riva Palacio que se les recluyera en esta comunidad, en libertad bajo palabra, pero arraigados.

Todo esto se pudo hacer por que en esa parte de mi pais las personas del campo no son de origen indígena, sino que son descendientes de los inmigrantes españoles y por tanto su tez es blanca y sus ojos azules o verdes, de este modo a nadie le podría parecer extraño que hubiera algunas "
niñas"
güeritas entre ellos.

En México no se considera de ninguna manera deshonroso para los niños belgas que hayan podido así escapar y salvar la vida, lo deshonroso es que el alto mando miltar y el rey de Bélgica hayan mandado a combatir a esos mocitos para satisfacer sus ambiciones.

En cuanto a los soldados mandados por el emperador austriaco, te debo decir que fueron los que incendiaron el pueblo (hoy ciudad) de Huauchinango, Puebla y violaron a las jovencitas, fusilaron a las señoras que se negaban a decir en donde se encontarban los "
Chinacos"
(guerrilleros republicanos que combatían a caballo)y se robaron hasta los cálices y ornatos de las iglesias.

Cuando eso sucedió los soldados belgas que habían sido salvados por las humildes campesinas michoacanas mandaron una carta al alto mando austriaco que operaba en México reprobando su canalla actitud en Huauchinango.Esa misiva se puede consultar en el libro "
México a través de los siglos"
, Tomo V, su autor fue José María Vigil, y se imprimió en Barcelona por la casa Balleres en 1886. se ha vuelto a publicar muchas veces en varios idiomas, yo poseo un ejemplar que es de la edición 56.

Por último, insisto;
el que otros hayan sido más sanguinarios que el emperador de Austria, no lo exime de culpas.

Pués de ser así todos los criminales del mundo podrían solicitar la absolución argumentando que Hitler fue peor que ellos, y de inmediato se vaciarían todas las prisiones del planeta, ya que pocos, pero muy pocos han cometido crímenes mayores a los del canciller y luego presidente del III Reich.

Ni Wilson, que entró a la guerra al último, para ver que sacaba ni los demás eran santos, tampoco Francisco José I.

ATTE Julio Blackaller

Julio Blackaller

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Señor de Gante,voy a revisar mi mensaje y lo vuelvo a enviar

Mensaje por Julio Blackaller el Jue Ago 16, 2012 8:54 pm

Sr. Juán de Gante;
voy a revisar mis datos y vuelvo a elaborar la respuesta.

Lo que si tengo seguro, seguro;
es lo del telegrama Zimmerman, que también tengo que corregir, su autor no era viceministro de la Guerra, era viceministro de Asuntos exteriores.

También tengo por seguro que se envió cuando aún Estados Unidos no había entrado en la Gran Guerra.

Zimmerman le prometió a Carranza que si se aliaba con los "
Imperios Centrales"
, en contra de Estados Unidos (que aún no estaba en guerra) y ganaban la guerra, le devolverían a México;
California, Texas y Arizona, que se perdieron en la guerra México- Norteamericana de 1845-48.

Que bueno que las cosas no sucedieron así, ¿Que habría hecho México con esos territorios llenos de norteamericanos, racistas y prepotentes?

ATTE. Julio Blackaller

Julio Blackaller

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por Juanb el Jue Ago 16, 2012 9:11 pm

Ni idea don Julio, pero antes de usar adjetivos o recurrir a generalizaciones, prefiero la argumentación.

Constatar que no digo que lo del Lusitania no influyó, pero fue más bien un pretexto que una causa, de lo contrario los estadounidenses habrían reaccionado mucho más rápido, si el real objetivo era hacer justicia.

No me gusta el Kaiser (Guillermo), pero la pérdida del imperio Austrohúngaro viendolo en la perspectiva del tiempo fue lamentable. A los hechos me remito.

Juanb
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 5181
Fecha de inscripción : 26/08/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por Pimpinela el Vie Ago 17, 2012 12:18 am

Mi querido amigo:En aquel momento Franz Josef, no estaba para tanto dispendio de hombres, pues los tenía a todos en el frente, Prusia le había declarado la guerra. Sí, sí, la guerra Austroprusiana ¿sabe usted? Y sucede que aquí muchos de los que foreamos, que respetamos sus opiniones aunque parezca que haya usted tenido una afrenta personal con el difunto monarca, no nos gusta como trata usted al Emperador de Austria, sin haber leído ninguna de sus biografías, es decir sin ninguna documentación que le respalde.
Saludos cordiales.

Pimpinela
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 852
Fecha de inscripción : 09/03/2009

Volver arriba Ir abajo

Estimada Pimpinela: Dos asuntos, dos respuestas

Mensaje por Julio Blackaller el Mar Sep 04, 2012 9:34 pm

Apreciable Pimpinela;
son dos asuntos, ambos son desviaciones del tema propuesto:
1.- Tu respuesta de ¿Cómo te attreves? o ¡No nos gusta! están cargadas de pura emoción, pero no encuentro ideas;
preguntas que si tengo un agravio respecto al emperador, pues tu dirás, mi tataraabuelo murió asesinado por las tropas austriacas en Huachinango, Puebla.
A mi tatarabuela no la matraron, nomás la violaron y a la hermana de mi bisabuela solo le cortaron un brazo con un sable, repito, ¡Tu dirás, si tengo algun agravio!, los mexicanos también tenemos agravios porque somos seres humanos, no nadamas en Europa existe la raza humana.

Desde luego que me quedan algunas dudas acerca de si tu eres la representante con poder amplio, cumplido y bastante para representar a todos "
LOS FOREROS"
, y si en base de tu representación me estas prohibiendo ser forero, por que yo no creo necesitar representantes.

¿Cómo sabes cuantos libros he leido o no leido? ¿Qué, estás verificando mis lecturas?
¿Eres la prefecta de lecturas?

2.- Respecto a mi afirmación de que el emperador Francisco José tenía el alma negra y era un soberano poco pulcro en sus asuntos de estado, hasta ahora nadie en este foro me ha podido contradecir al respecto, yo lo he probado con documentos originarios y la única respuesta al respecto que recibí fue;
de una persona que primero me invitó a debatir y cuando le probé que yo tengo elementos para sostener mi dicho, dijo que mejor ya no debatía por que yo solo usaba libros que ella no había leido pero que sabía que eran tendenciosos. Siempre me quedó la duda;
¿Cómo sabía que eran tendenciosos si no los había leido?

ATTE. Julio Blackaller.

Julio Blackaller

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Era realmente Justo Armas el archiduque Maximiliano?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.