LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Gorgias el Vie Ene 13, 2012 12:46 pm



5 de noviembre de 1888, Madrid. Palacio de Oriente. Alfonso XIII, niño y rey, tiene un primito. Maria Cristina, que regenta, lo nombra INfante de España.

Su madre, Eulalia -Eulalia la descarriada- hija de Isabel II. Su padre, Antonio de Orleans, IV Duque de Galliera. Primos carnales entre sí.

Luis Fernando: una joya.

Fue "
el"
invitado de todas las fiestas, las cuales competían por ser la más ostentosa y extravagante. Célebre fue aquella en la que apareció con el torso desnudo totalmente pintado de azul sobre un elefante y con un turbante adornado por brillantes, a semejanza de un dios hindú. Su vida estuvo plagada de excesos, donde la droga, el alcohol y el sexo indiscriminado era moneda corriente. Su afición al juego y a la cocaína lo tenía siempre al borde de la ruina y llegó a traficar drogas para poder mantener sus vicios y su rumboso tren de vida. Junto a su inseparable Vasconcellos, un portugués apuesto y de pocos escrúpulos, protagonizó un escándalo mayúsculo cuando un marinero murió durante una orgía en la que ellos participaban. Don Luis trató de buscar refugio en la Embajada Española y terminó por ser expulsado del territorio francés. Para colmo en la prensa francesa apareció la noticia al lado de la foto del Príncipe de Asturias que publicaron por error. Esto fue la gota que derramó el vaso, tomando su primo, el Rey Alfonso XIII, cartas en el asunto: se le despojó de su título de Infante junto con todas sus preeminencias y honores, prohibiéndosele pisar territorio español.


Última edición por el Vie Ene 13, 2012 12:53 pm, editado 1 vez

Gorgias
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 927
Fecha de inscripción : 24/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Gorgias el Vie Ene 13, 2012 12:49 pm

Expulsado de Francia y España, se instaló en Portugal.

En 1929 la prensa publicó que don Luis Fernando estaba comprometido con Mabelle Gilman Corey, una actriz de Broadway y la antigua esposa de William E. Corey, un magnate del acero. El matrimonio nunca llegó a celebrarse. En julio de 1930 fue anunciado el compromiso matrimonial entre el ex infante y Marie Constance Charlotte Say (1857-1943),3 viuda del príncipe Enrique Amadeo de Broglie y propietaria del castillo de Chaumont;
Marie Say era hija de Constant Say, del cual había heredado la azucarera del mismo nombre. En aquel entonces Luis Fernando tenía 41 años, mientras que Marie contaba con 72.

El anuncio de las nupcias causó un escándalo considerable. El sobrino de Marie, François de Cossé, Duque de Brissac, llevó a don Luis Fernando a pleito en nombre de su familia ante el Tribunal de Alta Instancia del Sena para detener el matrimonio. Declaraba que su tía estaba mentalmente incapacitada para ser dueña de sus actos, a lo que ella repuso que pensaba en el matrimonio desde hacía veinte años, pero que lo había aplazado a causa de sus nietos. La corte determinó que el duque de Brissac no tenía derecho legal para oponerse al matrimonio de su tía, aunque primero se nombró una comisión de tres doctores que investigarían el estado mental de Marie Say. Los galenos acabaron confirmando el dictamen judicial.
En septiembre de 1930, Luis Fernando y Marie Say se casaron en una ceremonia civil en Londres, esperando hasta octubre para casarse en una ceremonia religiosa en la catedral de San Siro en San Remo, en la riviera italiana. La pareja se quedó a vivir en dicha localidad, en una casa cedida a Luis Fernando por su madre, la infanta Eulalia, con quien el ex infante mantenía una relación ambigua.

El desmesurado nivel de vida de Luis Fernando de Orleans obligó a su mujer a vender su castillo y sus tierras en Chaumont. En febrero de 1935 Luis Fernando fue nuevamente extraditado de Francia, pues había sido detenido en una redada de la brigada antivicio. Desde hacía años se había cuestionado su orientación sexual de Luis Fernando, abiertamente amanerado y al que el populacho madrileño llamaba "
el rey de los maricas"
. La esposa de Luis Fernando murió en 1943. Él pasó los dos siguientes años viviendo en París, en una residencia donde murió, en 1945, tras una dolorosa operación de castración. Está enterrado en la iglesia del Corazón de María, en la rue de la Pompe, en París.

Gorgias
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 927
Fecha de inscripción : 24/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Gorgias el Vie Ene 13, 2012 12:50 pm

Luis Fernando era el segundo hijo del matrimonio formado por don Antonio de Orleans, Duque de Galliéra, y su mujer, doña Eulalia de Borbón, hija menor de la despuesta Isabel II. Don Antonio y doña Eulalia eran primos carnales, y tenían personalidades irreconciliables dada su temperamental naturaleza. Casados por razones de Estado bajo las directrices del moribundo Alfonso XII, el matrimonio había sido una gran farsa desde el comienzo. Dos hijosy una hija nacida muerta fueron los únicos resultados dignos de alabanza de aquella real pareja, que no se soportaba ni hacía esfuerzo alguno por ocultar su odio mutuo. La unión hico aguas muy pronto, y se mantuvo en apariencia hasta que en 1900 decidieron separarse (pues un divorcio no era legalmente posible en España). Luis Fernando se crió pues en una casa repleta de frialdad y crispación;
no sabía lo que era la unidad ni el amor de una familia. Su padre pasaba largas temporadas en sus propiedades andaluzas, en Bolonia y en otras capitales europeas. Su madre, en cambio, se dedicó a viajar por todo el continente mientras dejaba a sus dos hijos, Luis Fernando y su hermano mayor, Alfonso (Ali) en colegios suizos e ingleses. Tanto Antonio como Eulalia se lanzaron desde muy pronto a los brazos de amantes, que no hacían más que dilapidar la fortuna de la familia.

Luis Fernando no tenía relación alguna con su padre;
a su madre la toleraba un poco más, pero con el paso del tiempo, una vez hubo madurado, vio lo que ella realmente era. No era de extrañar que en semejante ambiente, Luis Fernando acabase desorientado y solitario. Su nulo papel en funciones oficiales le impedía ser de utilidad para la monarquía como lo era su hermano Ali, el más devoto de los infantes hacia la figura del rey. Luis Fernando, además, era homosexual, hecho que no podría ser nunca comprendido (ya no digamos aceptado) por su familia. Siguiendo el ejemplo de sus padres, Luis Fernando se dio al vicio, y pronto cayó en el mundo de los amantes, de la prostitución e incluso de las drogas.

Muchas veces condenamos a este tipo de personas sin pensar que antes estaban ya condenadas por sus padres.

Gorgias
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 927
Fecha de inscripción : 24/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por glorisabel el Vie Ene 13, 2012 12:54 pm

Esos matrimonios entre primos no acababan en nada bueno . . . Crying or Very sad Crying or Very sad Crying or Very sad

glorisabel
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 8254
Fecha de inscripción : 07/06/2008
Localización : San Juan, Puerto Rico

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Gorgias el Vie Ene 13, 2012 1:02 pm



A él y a su hermano los mandaron a estudiar a Inglaterra, concretamente al Beaumont College, que por aquel entonces había pasado a ser de los jesuitas y se hacía llamar St. Stanislaus College, Beaumont.

El censo del colegio era: John Lynch, director, junto a otro sacerdote, tres novicios, ocho legos y 23 alumnos, entre los cuales había un estadouidense, un mexicano y los dos españoles ,los infantes.

Yo lo imagino insoportable, como un choque entre la estricta disciplina inglesa del S. XIX y los martirios católicos. El no va más.


Gorgias
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 927
Fecha de inscripción : 24/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por FERRAGUT VERA LAURA el Vie Ene 13, 2012 1:44 pm



Luís Fernando y Eulalia.
Aunque ella no supo comprender a su hijo y así lo reconoció con el paso de los años, probablemente de sus dos hijos era el que más se le parecía.
De los dos niños era el que más sufría con las disputas entre Antonio y Eulalia. Alfonso y Luís Fernando encontraban estabilidad y el calor de un hogar en el palacio de Nyphemburg en Baviera, el hogar de Luís Fernando y de Paz, hermana de Eulalia.

FERRAGUT VERA LAURA
Administrador

Mensajes : 5164
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por FERRAGUT VERA LAURA el Vie Ene 13, 2012 1:46 pm



Esta es una de las que más me gustan.

FERRAGUT VERA LAURA
Administrador

Mensajes : 5164
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por FERRAGUT VERA LAURA el Vie Ene 13, 2012 1:50 pm

Muchas veces condenamos a este tipo de personas sin pensar que antes estaban ya condenadas por sus padres.

Si no pasara esto, es decir, si los padres aceptaran ya no con resignación sino con cariño y valorando esas características posiblemente no pasarían estas cosas. Ni drogas, ni problemas. Vida normal sin más.

FERRAGUT VERA LAURA
Administrador

Mensajes : 5164
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Juanb el Vie Ene 13, 2012 1:51 pm

¿Martirios católicos? ¿Que no has sido educado en colegios laicos ingleses?.... Conmigo y mis compañeros nos aplicaron el "
caning"
. Para martirios no hacían falta los católicos.

Juanb
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 5184
Fecha de inscripción : 26/08/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por FERRAGUT VERA LAURA el Vie Ene 13, 2012 1:55 pm

Juanb ¿hablas de pegar con una fusta o me equivoco?.

FERRAGUT VERA LAURA
Administrador

Mensajes : 5164
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Juanb el Vie Ene 13, 2012 2:04 pm

Exacto. Debo admitir, sí, que no era práctica común. Lo que sucedía era que en mi colegio "
importaban"
ingleses a hacernos clases y con ellos llegaban prácticas inglesas que por supuesto una vez aplicadas eran llamados a rectificar.

Entre otras cosas que recuerdo (la mayoría era de educación física o rugby, pero también hacían clases en sala), está el que nos hacían correr y al que iba último le pegaban con una zapatilla imaginarás donde. Yo no era buen deportista, pero alto y delgado como soy al menos no iba de los últimos al correr, por lo que me libré, pero al principio y dado el poco interés que demostraba por los deportes, con un amigo nos fuimos conversando y bueno, vemos aparecer este energúmeno y "
patitas que te quiero"
aceleramos.

Otra cosa que recuerdo (y con el mismo profesor que nos hizo caning, el relato anterior era Mr. Lowell) es que a un compañero de otra sala al hablar con otro mientras hacía clases.... le tiró el borrador!! Suerte que no le apuntó.

Juanb
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 5184
Fecha de inscripción : 26/08/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Gorgias el Vie Ene 13, 2012 2:06 pm

Muchas veces -incluso demasiadas veces- es muy fácil caer en el error de pensar que hay, hubo y habrá personas cuya existencia es inútil. Quiero decir que, en no pocas ocasiones, nos hemos encontrado con la idea de que hay personas dentro de la Historia cuya existencia aparentemente consistió en pasárselo lo mejor posible. Nadie, absolutamente nadie es inútil. Prueba de ello es, por ejemplo, Luis Fernando: su profundo descenso a los infiernos de todos los vicios habidos y por haber, a primera vista, parece el típico camino decadente de un bon vivant, pero en realidad, si caminó sobre áspides y víboras fue para ser ejemplo -no de conducta, desde luego- de los regulares efectos del comprobadísimo hecho antroplógico del amor familiar. Es decir: si quieren que sus hijos no lleguen a esto, por favor, quiéranlos. Porque la carencia de unos moldes paternos positivos implican un desequilibrio sin rumbo. La vida de Luis Fernando sirve para que lo veamos, porque la Historia está para saber lo que hemos sido, pro también para saber lo que queremos ser.

Gracias por las fotos, Laura, y por darme pie a estos sermones.

Gorgias
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 927
Fecha de inscripción : 24/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por FERRAGUT VERA LAURA el Vie Ene 13, 2012 2:13 pm

Yo estudié en un colegio católico (Padres Teatinos), mi madre también (Sagrado Corazón), mi padre fue Flecha naval y mi marido estudió con los Jesuítas (Montesión), mis hijos (Pureza de María). A nadie ni a mis padres ni a mí ni a mis hijos, jamás nos han puesto una mano encima. Esó sí, riñas y castigos constructivos, todos los que quieras. Pero agredir jamás.
Con mis abuelos creo que fue diferente. Tendría que hablar con mi abuela y preguntarle.

FERRAGUT VERA LAURA
Administrador

Mensajes : 5164
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Gorgias el Vie Ene 13, 2012 2:13 pm

@Juanb escribió:¿Martirios católicos? ¿Que no has sido educado en colegios laicos ingleses?.... Conmigo y mis compañeros nos aplicaron el "
caning"
. Para martirios no hacían falta los católicos.

Si te fijas yo digo que convergen, confluyen y cohabitan los moldes de la pedagogía inglesa en el S. XIX....con los cruentos métodos de la letra con sangre entra.

No, yo no fui educado en colegios píblicos y mucho menos ingleses. Lo mío es de yeshivá.

Gorgias
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 927
Fecha de inscripción : 24/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por FERRAGUT VERA LAURA el Vie Ene 13, 2012 2:15 pm

Gorgias, pásate por el hilo de "
Al hilo de la vida"
Eulalia de Borbón la indómita, es un libro que acaba de lanzar Jordi Siracusa.
Me ha encantado.

FERRAGUT VERA LAURA
Administrador

Mensajes : 5164
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por dayla el Vie Ene 13, 2012 3:43 pm

No hace tanto se prohibieron los castigos físicos en los colegios ingleses.
Y las novatadas en la universidad todavia se permiten en algunos sitios, cuando han causado hasta muertes.

yo padecí acoso escolar en un colegio publico, no sé que fue peor, si el remedio ó la enfermedad.

dayla
Su Alteza Serenísima
Su Alteza Serenísima

Mensajes : 260
Fecha de inscripción : 15/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Juanb el Vie Ene 13, 2012 6:57 pm

El martirio es transversal no responzabilizo sólo a los católicos. Sigo pensando que los "
disciplinados"
métodos ingleses no se veían mayormente alterados ellos se bastaban solitos.

Ya sé que lo tuyo es Jeshivá pero es que yo también tuve varios compañeros de curso judíos... como también palestinos, n hay rollos en eso. En Chile si bien es cierto hay un Instituto Hebreo, muchos judíos optan por colegios ingleses laicos para sus hijos.

Juanb
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 5184
Fecha de inscripción : 26/08/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Gorgias el Vie Ene 13, 2012 11:26 pm

"
He nacido y moriré infante de España, como tú has nacido y morirás rey de España, mucho tiempo después de que tus súbditos te hayan dado la patada en el culo que mereces"
Luis Fernando a su primo cuando le quitó el título y le prohibió estar en España...

Gorgias
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 927
Fecha de inscripción : 24/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Gorgias el Sáb Ene 14, 2012 12:21 am



30 de mayo de 1912. Baile de Semana Santa.
8, rue de Christophe Colombe, Hotel de Chabrillan.



Entrada a la calle Christophe Colombe en 1910, con una boutique de vinos La Nicolas, con 716 puntos de venta en todo Paris. Hoy ocupada por una inmobiliaria.




“La sociedad parisina ya nada tiene que envidiar a Nueva York por sus extravagantes bailes de disfraces. Doce festejos de este tipo se destacarán en la temporada de 1912 y el primero de esta fabulosa serie acaba de ser celebrado por la Condesa de Chabrillan en su mansión de les Champs Elysées ,en el cual condesas y duquesas hicieron su arribo al gran salón en jaulas. El programa de la noche consistía en doce actos, los cuales eran descritos como la celebración de las “Mil y una noches”.



El baile comenzó con la reunión de los trescientos invitados, vestidos con los más variados trajes orientales y de fantasía, en una lujosa muestra de géneros de oro y plata, piedras preciosas y diamantes. Embajadores y ministros con sus esposas se mostraban junto a los Maharajaes en trajes de Durbar y los miembros de la alta sociedad en vestimentas persas.

La primera figura fue la entrada triunfal de Scheherezade. La Condesa de Chabrillan hizo su aparición, precedida de un cortejo de niños con pieles de tigre y portando flores. Cuando Scheherezade se sentó en una especie de trono, André de Fouquières, vestido como un heraldo oriental, anunció al sonido de una trompeta a “los animales favoritos del Sultán de Baibars” e hicieron su entrada la Condesa Charles de Vogue, Madmoiselle de Levis-Mirepoix y los Condes de Laus, de Pimodan y de Beaufort y M. Johnson.



La siguiente escena fue El sexto viaje de Simbad el Marino, con un baile introductorio ejecutado por la Condesa Bertrand D’Aramon.

La Duquesa de Bisaccia, la Vizcondesa de Tour du Pain y la Condesa C. d’Haurcourt hicieron luego su aparición vestidas como divinidades birmanas en un carruaje arrastrado por duques y príncipes vestidos en blanco y verde.

Seguidamente se ejecutó una danza, representando el día y la noche con un impactante despliegue de colores.

A esto siguió la escena descrita en el programa como “La historia de Jouvencelle, obra maestra del corazón, lugarteniente de los pájaros”. El programa era explicado del siguiente modo: Harun al-Rachid, Emir de los Fieles, agobiado por la tristeza en su palacio de Bagdad, envía a su poeta favorito, Ishel el-Nadim, a un país lejano en la frontera con Yemen para atrapar a una de las maravillosas mujeres aladas conocidas como “mujeres-pájaro”. M. Francel recitó la canción del poeta e hizo su entrada un cortejo compuesto por esclavas y sultanas con el acompañamiento de flautas a lo que siguió la aparición de las mujeres-pájaro en sus jaulas transportadas al hombro por esclavos negros. Las mujeres pájaros, al abandonar sus jaulas, resultaron ser la Marquesa de Noailles, la Condesa de Vogue, la Duquesa de Clermont-Tonnerre, la Condesa de Colombier, la Marquesa de Selve y la Princesa H. de Polignac.

Luego vino la escena del caballo mágico de ébano y la del elefante blanco, seguida de las momias de oro. Una procesión hizo su entrada llevando dos urnas inmensas de color azul y oro y al abrirse aparecieron dos momias envueltas en telas doradas. Eran la Duquesa de Grammont y la Condesa Stanislas de Castellane, y mientras avanzaban despaciosamente con andar majestuoso los vendajes dorados caían graciosamente mientras se movían en un baile místico con el cabello teñido de azul.”

“La suntuosa mansión de la Condesa Aynard de Chabrillan -cuyo marido pretende el trono de Mónaco- se convirtió el mes pasado en una escena de “La Mil y Una Noches”. Una inmensa tienda se erigió en los jardines y fue decorada con magníficos tapices y mobiliario persa mientras la alta sociedad parisina se congregaba vestida en impactantes trajes orientales. La Condesa presidió la celebración vestida en un espectacular traje persa en verde y oro con un gran penacho blanco en su cabello.

Cada una de las entradas fue anunciada por el “Beau Brummell” parisino, André de Fouquières.




La Princesa d’Aremberg arribó montada en un elefante ricamente adornado en telas indias.

Luego fue el turno de la Duquesa de Clermont-Tonnerre y la Condesa Stanislas de Castellane en jaulas doradas.



Elizabeth de Gramont, D. de Clermont Tonerre, doce años antes de la fiesta. Escritora lesbiana, toda la vida junto a la dramtaurga y poetisa norteamericana Natalie Clifford Barney, cuyo salón rigió los avatares literarios y lésbicos de Paris durante sesenta años. Amigas y a veces críticas de Marcel Proust, que para esta época está encerrado en su casa escribiendo y no sale jamás.


Fueron seguidas por la Marquesa de Brantes en una canoa egipcia adornada con flores acompañada del Faraón y sus esclavos. La Condesa de Lubersac ejecutó una danza oriental con una gracia encantadora mientras que el Príncipe Luis Fernando de España con un traje etéreo y sus facciones pintadas en un tono verdoso, deleitó con un baile hindú.”

Aquí, Luis Fernando, ataviado como su muy admirado Nijinsky, que por aquel entonces -que lo diga Proust- estremecía a todo París con lo que los Ballets Rusos eran capaces de ofrecer.





La Rue de Christophe Colombe, hoy, con el eco de aquel jolgorio. El Arco del Triunfo está a menos de cien metros al norte. Marie Bonaparte y el Príncipe Jorge vivían doscientos metros al sur (Estaban en Atenas para entonces)


Gorgias
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 927
Fecha de inscripción : 24/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Gorgias el Sáb Ene 14, 2012 12:38 pm

Al año siguiente, Alfonso XIII ordena al Estado Español comprar en París ,en el 51 bis, rue de la Pompe, una iglesia y unos locales donde fundar una parroquia para la comunidad española. La responsabilidad pastoral de la Iglesia Española de Paris, con el beneplácito del Arzobispado de Paris, es encomendada a los Misioneros Claretianos, Hijos del Inmaculado Corazón de María, desde el principio. Ello se debe, sin duda, a las huellas que el fundador de dichos misioneros dejó en la Casa Real de Madrid donde fue Capellán de la Reina Isabel II. Nos referimos a San Antonio Mª Claret.

Aquí fue enterrado el infante que dejó de serlo el 20 de junio de 1945, después de haber salvado las vidas de muchos judíos en el París que ocuparon los nazis. Nadie de la familia de Luis Fernando acudió al sepelio.

Hoy se levanta a su vera el colegio español, de nombre Federico García Lorca.

Gorgias
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 927
Fecha de inscripción : 24/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por glorisabel el Sáb Ene 14, 2012 4:03 pm

¿Por qué razón se somete Luis Fernando a esa operación tan terrible en la cual murió?

glorisabel
Su Alteza Imperial
Su Alteza  Imperial

Mensajes : 8254
Fecha de inscripción : 07/06/2008
Localización : San Juan, Puerto Rico

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Gorgias el Sáb Ene 14, 2012 11:31 pm

Para extirpar un tumor maligno en los testículos.

Gorgias
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 927
Fecha de inscripción : 24/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Gorgias el Dom Ene 15, 2012 9:16 pm



Las denuncias, las actas, los atestados se amontonaban en la prefectura de policía. Los expedientes del Infante podían aplastar una mesa. Muchas veces los altos funcionarios habían reprendido a don Luis. El les respondía sin altivez, con un candor cínico:

- “Es mi derecho… yo no le hago mal a nadie…”

Las fiestas extrañas, el gusto por lo curioso y particular tenían su epicentro en su pequeña planta baja de la rue de Descamps, en la rotonda de Longchamp.



Vasconcellos, un doméstico elevado a la categoría de secretario y anzuelo, organizaba las serenatas y las ceremonias rituales.

Este apuesto portugués -que se hacía pasar falsamente por el hijo de un rico importador de vinos de Oporto- ya había sido amenazado de expulsión en 1921. Pero el tierno Infante, que por nada en el mundo hubiese aceptado perder a su querido, puso en marcha todas las influencias políticas y mundanas de las que disponía y Vasconcellos fue salvado.

Para guardar las formas, se conformaron con expulsar a un valet de don Luis, Antonio Calero, cuyas posturas, a la noche bajo el claro de luna, nunca fueron edificantes.

Sobre sus relaciones, el Infante tenía algunas realmente admirables. El se hacía ver con una marquesa exótica, adornada con joyas maravillosas y tan rica que podía, sin cambiar en absoluto su tren de vida, dejarse arrebatar dos millones por don Luis. Pero él tenía el alma demasiado noble como para exigirle a una mujer que satisficiese sus deseos principescos. Pensaba que, viviendo en un país democrático, él podía, sin venirse a menos, ganarse su propia vida.

Valientemente, se tiró al negocio.



Realizó en efecto numerosos viajes a Italia en los automóviles de la marquesa. A la vuelta, jamás se olvidaba de traer siete u ocho kilos de cocaína. Los aduaneros jamás cometían la imprudencia de revisar su equipaje. Las maletas del Infante eran más sagradas que las diplomáticas.En París y en Niza, don Luis, con la ayuda de su fiel Vasconcellos, revendía “la nieve” con un honesto beneficio comercial del trescientos por ciento.

Cuando el Infante se gastaba los dividendos de su negocio, hacía una visita a la noble Faubourg. El se lamentaba de su suerte con las viejas duquesas. Y estas almas caritativas, que amaban a los príncipes en exilio y sostenían a los pretendientes, le abrían los cordones de sus monederos.
Cuando la colecta había sido fructífera, don Luis cenaba esa noche en un restaurant de Montmartre, en compañía de su fiel Vasconcellos.



“¡Les salgo más caro que el General Boulanger!” decía con orgullo.
Y luego, en voz alta:
"
¡Maître, háganos traer 'peras a la duquesa'!"


Pero, cada vez que abandonaba a la marquesa, el Infante, para purificarse, merodeaba la Villette, las Halles o La Bastilla. Frecuentaba junto a Vasconcellos los antros más sórdidos y ambos le habían dado un nombre a sus escapadas nocturnas: “La caza de los Apolos”. Con frecuencia paraban en un hotel amueblado de la rue des Tournelles, un caserón de quinientos años decorado con un portón siniestro. Los parisinos no conocían esta guarida a la que el vicio cosmopolita había dado una suerte de celebridad.
Allí, ni frisos ni tapices. Tres lámparas a gas iluminaban pobremente un mostrador pegoteado y agrietado, mesas cojas cubiertas de telas enceradas. En el fondo de la sala, entre la sombra lívida, hervían las figuras de este antro: golfos, delincuentes vestidos con pantalones largos de ciclistas y chaquetas entalladas, un pañuelo de seda al cuello y gorras sobre los ojos.

La otra noche, el Infante y Vasconcellos convidaron un trago, en este hotel de mala muerte, a dos Apolos venidos a menos. Pero, un cuarto de hora más tarde, en una habitación del primer piso los dos golfos se volvieron amenazantes

- "
¿Veinte francos? ¿Te burlas de nosotros, Infante? Sabemos quien eres...Suelta la pasta…"


El Infante se sintió aterrado, abrió la ventana y pidió auxilio.

Dos agentes ciclistas arribaron. Los dos mal vivientes fueron apresados, uno en la chimenea, el otro bajo la cama. Uno de ellos, con prohibición de residencia, fue enviado al hospital. El otro fue liberado, don Luis se negó a hacer la denuncia.

Otra ficha se adosó a su voluminoso expediente y, dos días más tarde, el gobierno emitió un decreto de expulsión contra el Infante y Vasconcellos.


Le Cri de Paris. N. 1438. 19 de octubre de 1924


Algo así como esto debía de ser aquello:




Gorgias
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 927
Fecha de inscripción : 24/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Gorgias el Dom Ene 15, 2012 11:37 pm

¿Pero quién era ella?



Marie-Charlotte Constance Say, nacida en 1857, había heredado una de las mayores fortunas de Francia cuando murió su padre, magnate del azúcar. Eran tan sumamente rica que un día vio el castillo de Chaumont, en la ribera del Loira, y dijo: lo quiero. Su padre se lo compró por la módica cantidad de lo que hoy serían unos cien millones de euros.





Entonces, la niña dijo, ya tengo el castillo y ahora necesito un príncipe: se casó con Amadeo de Broglie, hijo de un duque que era, además, ministro de Justicia en París. Tuvieron cinco hijos, de los que uno murió al nacer.





El castillo de Chaumaunt, que había recobrado su antiguo esplendor, fue epicentro de las más lujosas fiestas de su época. Así Marie, hacía traer de París, en tren privado, la orquesta de la Opera de París o la Comedia Francesa para amenizar los festejos... Entre sus célebres huéspedes se encontraron el Shah de Persia, la reina Isabel II de España, el maharajá de Khapurtala, Eduardo VII de Inglaterra, el rey Carlos de Portugal, los reyes de Suecia, de Rumania. De un viaje a la India que duró un año, Marie trajo consigo un singular presente: una elefanta a la que bautizaron "
Miss Pundgi"
y pasó a formar parte del paisaje de Chaumont.



En 1905 la azucarera quiebra , así que la castellana francesa parece verse en incordios de solvencia. La única medida que se le ocurre adoptar para hacer economías, y que pone de manifiesto hasta dónde esta mujer era snob, pasa por suprimir los sandwiches de foi grass...

Gracias a la buena administración del príncipe Amadeo, la fortuna de los Broglie-Say no se esfumó y la pareja continuó viviendo en su suntuoso castillo junto a sus cuatro hijos. Ya viuda del príncipe, Marie siguió con su rumboso tren de vida, siendo anfitriona de numerosas fiestas en las que el Infante Don Luis era siempre invitado. Ambos tenían puntos en común, pues la princesa no podía someterse a ningún tipo de disciplina o regla, conduciéndose según sus caprichos y fantasías. Sus tardanzas eran proverbiales, jamás podía someterse a la exactitud. A una recepción en la embajada de Turquía llegó a las diez de la noche, luciendo tan tranquila como si hubiese llegado a las ocho y media, hora de la cena, ante la impaciencia del resto de los invitados que la aguardaban. En su propio castillo donde la cena se servía a las ocho y cuarto, rara vez bajaba de sus habitaciones antes de las diez de la noche y lo mismo ocurría en las misas, a las cuales llegaba siempre tarde y a medio vestir.



Su último gran capricho fue casarse con Don Luis y convertirse en Marie de Orleáns (no confundir con la esposa del príncipe Valdemar, el tío amante de Jorge de Grecia) No importaba que Luis fuese más de treinta años menor que ella ni que tuviera una desastrosa reputación en toda Europa y parte del extranjero... Como aquella muchacha que quiso tener su propio castillo y se lo compró, Marie soñaba con ser otra vez princesa y nada ni nadie iban a impedírselo. Naturalmente la noticia escandalizó a toda la sociedad francesa y principalmente a su familia, la cual se unió para detener como sea la inminente boda.

Ante la súplica de los suyos, que le advertían que Luis la abandonaría luego de dilapidar toda su fortuna, Marie les respondió burlonamente que probablemente ella no llegaría a vivir el tiempo necesario como para que él pudiera hacer eso. Sus hijos encargaron al duque de Brissac, sobrino de la princesa, la tarea de impedir la bochornosa unión, la cual consideraban una locura que los llevaría a la ruina total. Como argumento se objetaba la diferencia de edad y el mal uso de su dinero que hacía la princesa. Por otro lado los abogados de Marie señalaban que ni el derecho ni la decencia permitían a un sobrino recriminar la conducta de su tía y que la diferencia de edades sólo molestaba porque ella era mujer dado que si fuese el caso contrario no habría cuestionamiento alguno. Además, la situación de dos de los hijos de Marie se puso en tela de juicio: los devaneos sentimentales de Jacques de Broglie con una pianista australiana que lo dejó en bancarrota debiendo ser ayudado por Marie con seis millones de francos mientras que Robert de Broglie tuvo cuatro matrimonios y numerosas amantes como la cantante Melodía, siendo ambos mantenidos por su madre.


Concluyeron los abogados que si en lugar de una princesa fuese un príncipe el que se quisiera casar con alguien treinta años menor, toda la sociedad parisina aplaudiría, dejando en evidencia el prejuicio y la desigualdad entre los sexos.

Los expertos en evaluar la salud mental de Marie manifestaron que si bien su conducta era algo particular nada podía impedirle casarse con quien quisiera... y así fue. Ante la mirada atónita de la sociedad, Marie, de 73 años y Luis, de 41, cruzaron el Canal de la Mancha contrayendo nupcias en el registro civil de Paddington en Londres, en un sencillo acto el 19 de septiembre de 1930, siendo testigos un abogado y el propio chambelán del Infante, M. Ronde Saint-Hilaire. La pareja arribó por separado a la pequeña oficina, bajo una lluvia torrencial. El príncipe se vistió con un traje azul y sombrero bombín mientras que su prometida llevaba un abrigo negro de seda con cuello de armiño y sombrero acampanado. Un mes antes habían intentado hacerlo en Ventimiglia, Italia, pero el cónsul de España en Génova se había negado a extender los documentos necesarios. De Inglaterra se dirigieron a Suiza, donde pasaron su luna de miel y finalmente el 4 de octubre se celebró la boda en la Catedral de San Siro en San Remo, Italia. El día anterior la pareja se había confesado con el padre Giacinto de la orden de los Capuchinos para luego recibir el sacramento de la Eucaristía. La ceremonia religiosa fue estrictamente privada y a puertas cerradas. Marie, que llevaba un vestido color lila, hizo su entrada por la puerta de la sacristía del brazo del conde de Saint-Hilaire, seguida del Príncipe Luis vestido de negro, el Coronel Guido Calvi, Monseñor Michele di Bellarosse y el General Barón Feodoroff, procurador Imperial, testigos de los esposos. El Monseñor Giacomo Lombardi leyó el acta de matrimonio y el canónico Martini procedió al rito de bendición, seguido de una Misa leída que fue escuchada con recogimiento por los esposos y los escasos invitados.

En la nochebuena de ese año moría en su domicilio de París, a los 64 años, solo y en la absoluta miseria, el padre de Luis, Antonio de Orleáns.

Los esfuerzos de Marie por hacer retornar a Luis a Francia dieron sus frutos y el Infante regresó a París gracias a su esposa. La flamante pareja se integró plenamente a la vida social parisina, asistiendo a numerosos eventos en su honor que contaron también con la presencia de la madre de Luis, Eulalia. La nueva princesa de Orleáns intercambiaba correspondencia con su suegra la Infanta, finalizando las misivas con la frase: “tu devota hija, Marie”, siendo la “hija” siete años mayor que la “madre”. Cohabitaron en el hotel particular de la princesa, en la rue de Solférino por un tiempo, pero pronto Luis volvió a las andadas. En 1935 otra vez fue expulsado luego de una redada de moralidad. Esta vez marchó a Venecia junto a su inseparable Vasconcellos ocupando una villa con jardines llamada Ca'Leone en la Isla de la Giudecca, que había pertenecido anteriormente a la pintora británica Mabel Holland. En 1936 alojó en su casa, en la que además de los criados tenía varios perros pequineses y un mono, a una vieja amiga, la excéntrica marquesa Luisa Casati, compañera de innumerables fiestas. Lejos de sus tiempos de esplendor, la marquesa, arruinada y perseguida por sus acreedores, buscó refugio en su gran amigo Luis. Lamentablemente, las amistades del Infante y la droga que circulaba no ayudaron en nada a la exótica marquesa quien se marchó a otros sitios más saludables.

Mientras tanto en 1938, el castillo de Chaumont pasó a manos del Estado Francés por la suma de 1.800.000 francos y Marie, despojada de la mayoría de sus bienes, se mudó a un modesto apartamento de París, en la rue Grenelle

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Luis logró retornar a París con un permiso especial de la policía. Al llegar la ocupación alemana, los nazis, respetuosos de los títulos nobiliarios, ofrecieron protección al Infante. No obstante lo peligroso de su actuación, el Infante ayudó a muchos franceses de la Resistencia, salvándoles la vida, contando para ello con la información que le suministraba su querida tía la Infanta Paz desde Alemania. Incluso Luis llegó a viajar a Berlín, en plena guerra, paseándose por sus calles con la estrella judía cosida en la ropa a modo de protesta. Cuando el propio Führer pidió explicaciones al embajador español, éste sugirió que sería mejor abstenerse de intervenir pues sólo conseguirían que el Infante se pasease con la estrella de David pintada en el cuerpo y que de todos modos tenía planeado marcharse pronto.

En 1941 Luis regresó a España para ver si podía sacar algún provecho de la finca familiar de Torre Breva que compartía con su hermano, el Infante Don Alfonso. “Ali”, como se lo conocía en familia, vivía junto a su esposa la Infanta Beatriz, nacida Princesa de Sajonia-Coburgo-Gotha en Sanlúcar de Barrameda, Cádiz.





Luis se alojó con ellos y durante su estadía, que se prolongó por varios meses, se interiorizó del estado de las cuentas. Beatriz intentó hacerle entrar en razones acerca de sus expectativas sobre los dividendos que podía conseguir de la finca, a lo que Luis respondió ironizando que nunca podría decir lo poco que le reportaba eso si pretendía que la gente creyera que era rico y así poder sacarles su dinero. El estado de Luis era lamentable, bebía en exceso y hasta cometía locuras como regalar dinero a desconocidos en plena calle. Si bien su familia quería que volviera definitivamente a España él se negaba argumentando que estaba muy enfermo y que no podía vivir como "
un pobre"
al igual que su hermano.

No mentía cuando decía estar enfermo. Don Luis se sometió en París a una delicada operación de testículos luego de un padecimiento de casi dos años, a cargo del prestigioso cirujano François de Gaudart d’Allaines. A su lado estaba una fiel amiga, la bailarina Raymonde Gitenet, que no dudó en alojarlo en su departamento parisino y correr con todos los gastos de internación. Su madre Eulalia, detestaba a Raymonde a la que consideraba una "
pequeña intrigante"
.

Con los días contados, Luis ayudó a un periodista a reencontrarse con su hermano condenado a muerte, debiendo para ello recorrer con gran esfuerzo París a pie a fin de entrevistarse con un jerarca nazi y evitar su ejecución.

Luego de mucho sufrimiento, el Infante Luis Fernando de Orleáns y Borbón dejó de existir a las once de la mañana del 22 de junio de 1945, a los 56 años de edad en la clínica parisina donde había pasado los últimos tiempos.
Tanto su lecho como su habitación eran blancos, sin ningún elemento que denotara su estirpe regia: un crucifijo, dos candelabros a la altura del rostro y un rosario entre sus manos como únicos aditamentos. Al ser avisada de la noticia, su madre la Infanta Eulalia se negó a creerla pues dos años antes le habían comunicado, falsamente, lo mismo. Ante la insistencia sobre el hecho, la Infanta aceptó la verdad aunque enseguida manifestó con una frialdad asombrosa, que, en el fondo, era lo mejor para Luis.

Ya viudo de Marie Say, quien había muerto dos años antes, planeó casarse con su amiga Raymonde, a la que tanto debía, en artículo mortis. No obstante su deseo, los papeles desde España fueron retrasados a propósito y Eulalia y su hermano Alfonso vetaron su testamento ológrafo argumentando que Luis ya no era conciente cuando otorgó el documento, negándole de esta manera, su última voluntad.

El cónsul de España colocó una cinta con los colores de la bandera nacional en la tapa de su féretro, que luego fue sellado con un lacre verde. Su cuerpo fue trasladado a la Iglesia de la Misión Española en la rue de la Pompe en París con la compañía de sólo diez personas. En el templo aguardaban el embajador de España y personal de la embajada. Ninguno de sus familiares asistió a la misa que se ofició ni al depósito de sus restos en la cripta de aquella Iglesia y hasta el día de hoy es el único miembro de la Familia Real española cuyos restos mortales no fueron repatriados.

(el texto no es mío, pero ha sido editado por mí en algunos puntos)

Gorgias
Su Alteza Real
Su Alteza Real

Mensajes : 927
Fecha de inscripción : 24/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Charly el Mar Feb 28, 2012 11:11 am

Esta biografía, publicada por Espasa estará en las librerías el próximo 10 de abril de 2012

Charly

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 28/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: LUIS FERNANDO DE ORLEANS Y BORBON

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.