María Luisa Gabriela de Saboya y Borbón-Orleáns

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: María Luisa Gabriela de Saboya y Borbón-Orleáns

Mensaje por Invitado el Vie Dic 23, 2011 12:08 am

Felipe V, impresionado por las palabras de su abuelo reacciona y defiende un escuadrón en las batallas de Santa Victoria y Luzzara, donde el ejercito hispano-francés conseguirá importantes victorias.
A la vez que en París y Madrid se celebran estas contiendas los Aliados de Austria preparan la conquista de la peninsula ibérica, donde Maria Luísa se halla sola y sin tropas para su defensa.

En septiembre de 1702 una flota de cincuenta buques anglo- holandeses al mando del duque de Osmond atraca en la bahía de Cádiz y saquea Rota y Puerto de Santa María.

María Luísa para alentar al pueblo propone viajar a Andalucia poniendo a disposición del país todas sus joyas para sufragarse el viaje.

Guiada por el Rey de Francia la Soberana intuye que la conservación de la corona depende únicamente de la voluntad del pueblo:

"
Desde Andalucía iré yo a campaña, e iré a exponer mi persona por mantener al rey lo que es suyo, y librar a sus vasallos de las hostilidades de los ingleses pues cuando el rey acabé allá y yo perezca acá por tan justa causa, habremos cumplido lo que ha estado de nuestra parte;
así mis joyas, oro, plata y cuanto tengo, ha de salir hoy conmigo de esta corte, para ir a la oposición de los enemigos"


Luís XIV le aconseja a María Luisa Gabriela que se vista "
a la española"
a pesar de lo mucho que ha criticado en un principio esta costumbre.

La escaramuza no tiene grandes consecuencias, y la flota decide retirarse en busca de otro objetivo: las costas de Galicia donde los galeones cargados con el oro de América depositan su mercancía.




Con la extensión de la guerra Maria Luísa no está segura en Madrid. Vive en el viejo Alcázar , en un extremo de la capital con escasa protección. Nadie tiene claro como reaccionarían los madrileños en caso de una revuelta de los partidarios del Archiduque Carlos de Austria o de una incursión del ejército enemigo.



Regresa Felipe V de Italia y trae consigo grandes trasnformaciones para el gobierno español que, lejos de solucionar los problemas de la administración causarán en la corte mayor confusión. El rey viene acompañado de el cardenal d'Estrées, consejero en Versalles y su sobrino el abad D'Estrées.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: María Luisa Gabriela de Saboya y Borbón-Orleáns

Mensaje por Invitado el Mar Ene 03, 2012 8:43 pm

La forma despótica con la que D'Estreés‚ asume su cargo de Primer Ministro, pone en guardia a toda la corte. Trata a los reyes con exceso de confianza, llegando al extremo de exigir permancer en las habitaciones de la Soberana si respetar la etiqueta. La princesa de los Ursinos percibe a D'Estreés como un estorbo. El cardenal Portocarrero se niega a convocar juntas de gobierno o despachos en presencia del francés. Empieza de esta forma una guerra entre la Ursinos y D'Estreés en forma epistolar, en la que pondrán en conocimiento Lu¡s XIV una serie de quejas y graves acusaciones de uno contra el otro. Al final Lu¡s XIV, el 1 de frebrero de 1703 le pide a la Ursinos que abandone el cargo de Camarera Mayor.

Mar¡a Luisa Gabriela agraviada, encolerizada y dispuesta a oponerse a la decisión del Rey le escribe a Lu¡s XIV, defendiendo a la Princesa de los Ursinos y calificando a D'Estrés de "
indeseable"
.

D'Estreés solicita audiencia a la Soberana para pedirle explicaciones. La Reina en un enfrentamiento durísimo cara a a cara con D'Estreés, le acusa de haber convencido a Luís XIV del mal reinado de Felipe V, y de la negativa influencia que ejerce sobre éste último la Princesa de los Ursinos. A raíz de esta situación María Luísa llega a enfermar, teniendo incluso que guardar cama. Su sentida reaccion impacta a Luís XIV que llega a sentir el efecto contraproducente del cese de la Ursinos. Sopesa su decisión pensando en los probelmas que podrían llegar a provocar que una saboyana o una española asumieran el cargo de camarera mayor y decide instar a la Princesa de los Ursinos y al cardenal D'Estreés a que limen sus asperezas y continuen en sus cargos como hasta el momento.

En la primavera de 1703 los reyes pasan su primera Semana Santa en Madrid. La guerra parece estancada y a la vez que están cumpliendo al pie de la letra las tradiciones religiosas de los Austrias surge la ocasión de cumplir con una cuestión a la que María Luísa Gabriela se siente moralmente obligada: visitar a su antecesora, Maríana de Neoburgo que, viuda desde hace dos años de Carlos II, vive aislada en Toledo servida por una reducida corte. A pesar de que Felipe V ya visitó a doña Mariana en agosto de 1701, la reina aun no ha tenido ocasión de conocerla. Los soberanos invitan a la reina a visitarlos en Aranjuez en abril de 1703. El rey pasea por los jardines acompañado de María Luisa y Mariana. Los tres se sienten reconfortados por el encuentro y María Luísa opina que la Neoburgo, a tenor de las criticas que ha escuchado previamente sobre ella, ha sido injustamente calumniada.



El posicionamento de Mariana por archiduque Carlos pretendiente al trono español las enfrentará en la guerra de Sucesión.

Mientras tanto el Cardenal D'Estreés y el marqués de Louville y el confesor real, padre Daubenton urden una trama contra la camarera mayor, la Princesa de los Ursinos. Daubenton utiliza la cercanía con el soberano para hacerle saber que su esposa y la camarera mayor ejercen demasiada influencia sobre él. Felipe V incapaz de ocultar nada a Maria Gabriela le explica la trama que están urdiendo el trío de franceses. María Luísa Gabriela amenaza con abandonar el trono si el Cardenal permanece más tiempo allí. Luís XIV se ve en la obligación de reclamarle en París, marchando con él el marqués de Louville, despedido sin pena ni gloria, después de haber sido preceptor durante muchos años de Felipe V. En españa quedará el sobrino del cardenal, el abad D'Estrées, en aparente mejor disposición a trabajar con la Princesa de los Ursinos.



En 1703 el archiduque Carlos es proclamado en Viena como rey Carlos III de España, viajando de inmediato a Lisboa para iniciar desde allí la conquista del trono español. El rey de Portugal se ha sumado en mayo a la Gran Alianza contra los Borbones pero lo mas insoportable para María Luísa Gabriela, es que su propio padre Victor Amadeo II de Saboya anuncia en el mes siguiente su adhesión a la alianza austriaca. La posición del duque de Saboya sorprende ya que se coloca en guerra contra sus dos hijas María Adelaida duquesa de Borgoña y Maria Luísa Gabriela ambas casadas con Borbones. Algunos atribuyen esta actitud al encuentro que el Duque y Felipe V mantuvieron en Italia durante el que Victor-Amadeo se sintió humillado por el tratamiento glacial y distante que le dedicó su yerno. Esa acción marca profundamente a la soberana que reacciona con lealtad hacia su esposo y a pesar de adorar a su padre le escribe duras críticas.

A pesar del comportamiento de Victor Amadeo, María Luisa Gabriela toda su vida seguirá sintiendo nostalgia por Saboya. Hay una zona en las afueras de Madrid, por la que le gusta pasear, llamada coloquialmente "
Chambéry"
en honor a la localidad Saboyana que le recuerda a su tierra natal.

La causa austriaca paulatinamente va ganando adeptos. Pedro II de Portugal publica un manifiesto declarando a Feliè de Borbón "
usurpador de la corona"
. Se espera que el archiduque Carlos inicie su ataque sobre España por la frontera portuguesa. Dada la precariedad en que se encuentra el ejército español, Luís XIV decide enviar tropas a la Península al mando de los mejores generales: Puysegur y el duque de Berwick. Su misión consiste en preparar la próxima campaña militar en la frontera portuguesa, a la cual se sumará Felipe V. El breve paso de los militares por la corte provoca un inesperado golpe de efecto contra la Ursinos. Ambos se sorprenden de la precariedad de medios económicos con que vivien los soberanos, sin lujos y acostumbrados a reutilizar los objetos y accesorios que antaño pertenecieran a Carlos II y Mariana de Neoburgo, residiendo en Madrid sin ninguna protección.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.